Microsoft se enfrenta a una nueva demanda antimonopolio en la Unión Europea

La Asociación Española de Usuarios de Linux ha acusado a Microsoft de imponer barreras técnicas y contra la libre competencia por medio del sistema operativo Windows 8.

Microsoft

La Asociación Española de Usuarios de Linux (Hispalinux) ha presentado una acusación ante la Unión Europea contra Microsoft por supuestas prácticas anticompetitivas, alegando que Windows 8 impide que los usuarios instalen sistemas operativos rivales en sus equipos.


La raíz del problema parece ser Secure Boot, la herramienta de carga del sistema operativo que agiliza y securiza el acceso al ordenador pero que al mismo tiempo obliga a cargar el equipo con Windows, haciendo imposible seleccionar entre distintos sistemas. Esta aplicación se sustenta en la UEFI (Unified Extensible Firmware Interface), reemplazo de las tradicionales soluciones de arranque basadas en la propia BIOS, y que obliga a tener en el ordenador un determinado firmware para arrancar el equipo con seguridad, solo disponible en entornos Windows.

 

Hispalinux, que representa a cerca de 8.000 usuarios y desarrolladores de código abierto en España, ya ha aportado sus pruebas a la Comisión Europea, la cual está sopesando abrir una investigación a Microsoft por “obstrucción”, "competencia desleal" y "daño irreparable a la industria europea del software".

 

Alternativas al bloqueo de Microsoft

Los principales distribuidores de Linux, como SUSE, Fedora y Canonical, ya han lanzado al mercado soluciones para saltarse el bloqueo del arranque de UEFI y Windows 8. Sin embargo, las distribuciones menos populares o integradas en otro software mayor han quedado fuera de los nuevos ordenadores con Windows 8, a menos que se compre por 50 dólares una llave para poder acceder al equipo.

 

Reacciones de la UE y Microsoft

Ante estas acusaciones, Microsoft defiende que “UEFI es un estándar de la industria destinado a mejorar la seguridad del equipo y estamos seguros de que se ajusta a la ley”. Por su parte, la Comisión Europea no ha hecho declaraciones al respecto de esta nueva demanda pero Joaquín Almunia, comisario de Competencia de la UE, dio luz verde en enero a este sistema en una sesión en el Parlamento Europeo ante una pregunta del Partido Pirata sueco.

 

Sin embargo, la Comisión podría cambiar de opinión y repetir otra multa ejemplar como la aplicada a principios de este mes, cuando Almunia multó a Microsoft con 732 millones dólares por no cumplir un acuerdo de 2009 que obligaba a ofrecer a los usuarios de Windows la opción de instalar navegadores alternativos a Internet Explorer.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes