Informática Móvil
Software

Fórmulas para monetizar las aplicaciones móviles

Publicidad móvil, pago por la aplicación o servicios premium dentro de apps gratuitas son las tres principales formas de ganar dinero con una aplicación móvil. Te contamos las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

tablets smartphones

Con cientos de miles de aplicaciones disponibles en las tiendas de nuestros smartphones, cabe preguntarse cómo sus desarrolladores logran ganar dinero con ellas, más teniendo en cuenta que muchas de ellas son gratuitas.

 

En ese sentido, los modelos más habituales de monetizar las apps móviles siempre han sido la publicidad en aquellas que no tienen coste para el usuario o, por el contrario, el pago de un determinado precio por la descargar la aplicación. Sin embargo, en los últimos tiempos se está imponiendo una tercera vía que apuesta por un punto intermedio en el que se evita la molesta publicidad al mismo tiempo que no se cobra directamente al usuario por descargar la app. Es el pago por servicios in-app o servicios premium.

 

Apps de pago

Más en la App Store de iOS que en la Google Play de Android, muchas aplicaciones móviles cobran por ser descargadas, con precios que oscilan entre unos pocos céntimos (entre 0,80 y 0,90 euros), un par de euros (principalmente juegos, que suelen valer unos 1,5 o 2,20 euros) y los 30 euros que se llegan a solicitar por usar determinadas apps de navegación GPS o suites ofimáticas.

 

Por el lado positivo, este modelo logra una monetización inmediata de la app al recibir dinero de los usuarios antes incluso de ser usada. Sin embargo, las reticencias de los usuarios son numerosas, empezando por la desconfianza a pagar por una app que no conocen (barrera que se ha solucionado creando versiones de prueba o limitadas que se pueden usar gratuitamente) hasta el temor a dar datos bancarios o de tarjetas a través de smartphone. Por otro lado, si estas apps de pago compiten contra otras que, aunque ofrezcan menos funcionalidades, son totalmente gratuitas, su fracaso esta garantizado.

 

De hecho, dada la competencia del mercado y el éxito de la publicidad móvil el 45% de las aplicaciones de pago tuvo que reducir su precio en 2012, según un estudio elaborado por Madvertise.
 

Apps gratuitas financiadas por publicidad

En estos casos, la descarga y el uso de la app son totalmente gratuitos a cambio de que el usuario visualice publicidad mientras la app esté abierta. En ese sentido, las molestias que pueden generar determinados tipos de anuncios es el principal inconveniente de esta fórmula que, sin embargo, es una de las alternativas que mayores ingresos generan. En ese sentido, el 60% de las apps que bajaron su precio en el último año se hayan vuelto gratuitas.

 

Cabe señalar que entre los sectores que más dinero invieren en publicidad móvil se encuentran el de las telecomunicaciones y el automovilístico; sectores que dedican más del 30% de su presupuesto global de marketing a este tipo de soporte. En cuanto a formatos, el rich media se ha convertido en el favorito de los anunciantes al animar las compras hasta un 30% y multiplicar por siete el interés de los consumidores.

 

Servicios in-app o servicios premium

Otra alternativa para que los desarrolladores ganen dinero manteniendo su app gratuita es generar ventas dentro de la propia aplicación. Esto se consigue cobrando por servicios in-app, un modelo de negocio que está en auge desde el boom de las apps móviles. Un ejemplo claro es Orbyt y sus servicios de pago por contenido.

 

También populares juegos como Angry Birds o Los Sims utilizan este tipo de servicios premium dentro de la propia app gratuita, ofreciendo a los usuarios herramientas de pago que les ayudan a pasar niveles más fácilmente, conseguir créditos o acceder a nuevos mundos de fantasía.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers