Software

La virtualización se enfrenta a nuevos retos

La virtualización está consiguiendo que los data centers sean más flexibles y eficientes, pero la tecnología también supone nuevos retos a los que deben enfrentarse las empresas, según muchos responsables de TI. Consolidar sistemas en menos servidores físicos es uno de los beneficios principales de la tecnología, sin embargo, según John Turner, director de redes y sistemas de la Universidad Brandeis de Massachussets, las necesidades de refrigeración de un servidor virtualizado son muy distintas de las que precisa un servidor que ejecute una sola aplicación. Para Turner, la virtualización aumenta un 70% la utilización de la CPU, “y eso genera mucho más calor”.
Utilizando tecnologías VMware y Xen, Brandeis ha virtualizado casi todos sus servidores en los últimos dos años, reduciendo el número total de servidores físicos de 120 a menos de 30, sin embargo, Turner apunta que el consumo de energía total se ha incrementado porque la virtualización ha permitido poner en funcionamiento muchas nuevas aplicaciones que no funcionaban sólo con recursos físicos. Además, también contribuye al consumo energético el uso de un cluster de ordenadores de alto rendimiento y al incremento de la velocidad de los procesadores según la Ley de Moore. En esta línea, Brandeis ha gestionado el aumento del consumo energético incrementando el tamaño de sus fuentes de alimentación ininterrumpida. “Hemos tenido que adaptar el data center (que se construyó en los años 60) a nuevas demandas que no existían en el pasado”, comenta. En última instancia, el objetivo es examinar el uso con el paso del tiempo para apagar los nodos que no estén en uso, “al tiempo que gestionamos de forma inteligente las posibilidades de migración en vivo”, afirma.

Oportunidades
Madge Meyer, vicepresidente ejecutivo de servicios de infraestructura global de la compañía State Street, es otra de las personas que ha comprobado las ventajas así como los retos a los que se enfrenta la virtualización en estos días, ya que ha conseguido aplicar la tecnología a cerca de la mitad de los 10.000 servidores que posee la compañía en todo el mundo. Según Meyer, la virtualización ha mejorado el entorno de desarrollo de State Street y hecho más sencillo y rápido el aprovisionamiento de nuevos servidores, pero no todas las cargas de trabajo son apropiadas para esta tecnología. “Las aplicaciones que requieren mucha potencia de procesamiento no son buenas candidatas para la virtualización”, indica Meyer. La tecnología de almacenamiento de red está sólo comenzando a ponerse al día de la realidad de la virtualización, con un creciente número de volúmenes de almacenamiento necesarios a medida que TI agrupa más máquinas virtuales en menos sistemas físicos, comenta Turner. “Pero la virtualización será esencial para nosotros, puesto que construiremos una nube privada de redes”, apunta Meyer. “Nuestro equipo está deseando aprovechar la virtualización, los servicios web y otras tecnologías para construir una red que permita a los usuarios solicitar nuevos servicios y obtenerlos rápidamente, sin tener que preocuparse por comprar un servidor o configurar el almacenamiento”.
En definitiva, “tenemos una gran oportunidad justo delante de nosotros. Es el mejor momento para posicionar TI, porque cuando el mercado vuelva a la normalidad lo hará tan rápido, que habrá que estar preparados”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers