Actualidad

¿Tiene sentido el netbook en el entorno empresarial?

Con los grandes de la informática apostando por un nuevo segmento como son los netbooks que, según los últimos datos de IDC, han "salvado" las cifras del último trimestre de 2008 del mercado de PCs, es hora de preguntarse si estos equipos verdaderamente tienen un hueco dentro de las empresas.

Cuando los departamentos de TI se plantean la posibilidad de dar soporte a estos equipos, las dos preguntas inmediatas que surgen es: primero, ¿pueden los netbooks ejecutar tareas mejor que otros dispositivos ya existentes? Y, segundo, aparte de que sean equipos económicos y prácticos, ¿qué utilidades tiene para el personal que desarrolla su trabajo fuera de la organización?

Las configuraciones típicas de los netbooks son de 512 MB de RAM, de 2Gb a 4GB de almacenamiento flash y microprocesadores menos potentes que limitan el tipo de aplicaciones que se pueden ejecutar en el equipo. Además, presentan una pantalla y teclado pequeños y la mayoría de ellos vienen equipados con Linux y Windows XP. Aunque cuando esté disponible Windows 7, la idea es que también corran sobre esta plataforma.

Un campo de posibilidades

El uso de los netbooks es idóneo para muchas compañías de servicio, como las de transporte y logística, las de servicios de reparación, las de encuestas e incluso  las que prestan atención médica. Gracias a su pequeño tamaño y su reducido precio, las entidades pueden crear o correr aplicaciones personalizadas rápidamente sin incurrir en grandes costes, en la medida en que utilizan sistemas operativos estándar, a diferencia de otros dispositivos de mano.

La familiaridad con Windows o Linux significa una menor curva de aprendizaje tanto para el departamento de TI como para los usuarios. Además, la estandarización del hardware y el sistema operativo se traduce en costes de desarrollo más bajos y una adaptación más rápida que si el departamento de TI hiciera un desarrollo interno o pagara a una consultora por el desarrollo de una aplicación adaptada a su negocio.

El netbook: una herramienta de productividad básica

Hay otra área donde los netbooks pueden ir gannado terreno dentro de las empresas. Los netbooks son idóneos como sistemas básicos para muchos empleados que no trabajan sobre documentos complejos y que utilizan sólo una pequeña parte de las prestaciones de Microsoft Office pero, que, por el contrario, pasan mucho tiempo utilizando el email y aplicaciones Web.

La mayoría de los netbooks utilizan tres estándares de conexión- puertos USB, puerto Ethernet y una ranura para tarjeta PC- y tiene las mismas tarjetas inalámbricas estándar para conectarse a Internet que los portátiles. Sin embargo, todavía ofrecen problemas para soportar aplicaciones más pesadas como Microsoft Office pero el ahínco de Google y otros por seguir poniendo las aplicaciones de productividad en la nube, pudiera hacer que la barrera del rendimiento desapareciera.

En este punto cabe preguntarse si, de verdad, el netbook reemplazará al portátil. La respuesta: hay varias razones para pensar que esta posibilidad no se materializará.

No sólo por el reducido tamaño de su pantalla y teclado, señala Ken Dulaney, analista senior de Gartner. Incluso si se conectaran a un teclado y monitor para mejorar la ergonomía, las limitaciones de almacenamiento y procesamiento del netbook entrarían en juego, lo que confina su utilización a herramientas de productividad básicas.

A pesar de sus limitaciones, está claro que los netbooks tienen sentido en algunos entornos empresariales así como para usuarios que viajan mucho o personal de ventas que no tiene grandes demandas de software.

Además, los netbooks han aportado otra gran ventaja a las empresas, expresa Dulaney, ya que han conseguido presionar para reducir el precio de los portátiles.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes