La transformación energética en Europa pasa por las redes inteligentes

Oracle, en colaboración con la consultora The Future Laboratory, ha presentado "Future of Energy", un estudio que analiza el papel que jugarán las redes inteligentes en la reducción de las emisiones de carbono.

Según el informe Future of Energy, presentado por Oracle junto con con la consultora The Future Laboratory, las redes inteligentes jugarán un papel clave para cumplir los objetivos de eficiencia energética fijados en la Estrategia de reducción de las emisiones de carbono para 2050 de la Unión Europea, que se plantea un recorte de entre el 80 y el 95% de las emisiones de efecto invernadero en 2050 respecto a los niveles de 1990. El informe destaca los problemas de suministro de electricidad que deberán ser resueltos en las próximas cuatro décadas y las tendencias que se combinarán para lograr la eliminación de los combustibles fósiles, es decir, la “descarbonización” de la industria y de la sociedad.

Para llevar a cabo el estudio, The Future Laboratory reclutó a un panel de expertos procedentes de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) para examinar cómo pueden cumplirse los objetivos de emisiones contaminantes para 2050, a través de la inversión comercial, la implicación de los consumidores y las iniciativas públicas. Asimismo, los expertos aportaron sus puntos de vista sobre el papel que jugará la tecnología en el camino hacia un futuro de energía inteligente. energia

El estudio afirma que gobiernos y operadoras deben introducir políticas “de empuje” y arquitecturas adecuadas para fomentar el cumplimiento de los objetivos de eficiencia energética. Esto incluye ganar el apoyo del consumidor, ofreciéndole diversos incentivos que ayuden a reducir la demanda energética sobre la red eléctrica por parte de los usuarios domésticos; e introducir nuevas leyes que promuevan el cambio.

El informe declara que las redes inteligentes son capaces de integrar las tecnologías limpias, como la energía eólica y la solar, y también capaces de alinear eficazmente el suministro y la demanda energética, por lo que jugarán un papel crítico para lograr la reducción del uso de carbón.

Por otro lado, los datos serán tan importantes como la energía en sí misma en la red eléctrica del futuro, y la correcta interpretación de estos datos tendrá una importancia central para salvaguardar la seguridad energética. Por consiguiente, utilizar las TIC para la convergencia de los datos será también necesario para garantizar la transformación energética.

España

El informe presenta algunas conclusiones específicas para el caso español. Entre ellas destaca que la capacidad de energía solar instalada en España en 2008 fue mayor que la capacidad de energía solar instalada en todo el mundo en 2007.

Por otro lado, una de las iniciativas de la UE para reducir las emisiones de gas es la instalación de contadores inteligentes y, mientras que países como Italia ya los han instalado en todos los hogares y Escandinavia en el 50%, España tiene previsto llevarlo a cabo en 2018.

En producción de energía fotovoltaica, Alemania lidera el ranking con 17.000MW anuales, y España es el segundo mayor productor con 4.000 MW.

Por último, España ha reducido un 11% el consumo energético a causa de la crisis,  pero la tendencia es que la demanda se incremente en los próximos años; y ha aumentado la proporción de energía nuclear de un 3% a un 11% en los últimos 40 años para contrarrestar la dependencia del petróleo. En este mismo periodo, ha aumentado el peso de las energías renovables de un 5% a un 9% gracias al apoyo de políticas gubernamentales.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes