La innovación y la colaboración entre las instituciones públicas, factores esenciales para el éxito de las smart cities

La colaboración entre las Administraciones Públicas se convierte en pieza clave para armonizar las inversiones tecnológicas que hacen posible las smart cities bajo una estrategia de innovación común.

La Jornada Smart Urban Technologies (SUT), celebrada el 9 de noviembre en la Universidad Politécnica de Cataluña y promovida por UPCnet, ha servido de punto de encuentro para que los distintos actores implicados pusieran de relieve los importantes ventajas que conllevan las inversiones en infraestructuras y servicios TIC realizadas de forma inteligente y la necesidad imperiosa de no perder el tren de la modernización.

Alrededor de la gestión inteligente han girado muchas de las aportaciones realizadas en el SUT, como la experiencia de Sant Cugat en su camino hacia un nuevo modelo de gestión. "El modelo de smart city es la solución a la crisis de las finanzas locales", afirmó con esta rotundidad Jordi Puigneró, teniente de alcalde de Gobernación, Seguridad, Movilidad y Tecnología del Ayuntamiento de esta ciudad.

Para Rosa Castro, directora de Innovación de UPCnet, es fundamental poner todo este esfuerzo en común utilizando plataformas en la nube donde la complejidad se gestione desde las herramientas y simplifique la interacción con el ciudadano. La plataforma Neópolis, desarrollada por la empresa de servicios TIC de la UPC, es un buen ejemplo de este nuevo entorno de e-administración que, además de ser una sede electrónica, incorpora módulos de comunicación, canales 2.0 de participación ciudadana , cuadro de mando e incluso herramientas de e-learning.

BiscayTIK, fundación dependiente de la Diputación Foral de Vizcaya, es otro ejemplo destacado de cómo las soluciones tecnológicamente "ligeras" pueden contribuir a la modernización de la administración local. La iniciativa, presentada en el SUT por el director de esta entidad, Ibon Oñasmart cityte, ha resultado finalista de los ComputerWorld Awards.

Inteligencia colectiva

Las tecnologías de gestión inteligente, combinadas con el acceso abierto a los datos públicos, se manifiestan como una palanca multiplicadora de la inteligencia colectiva de los ciudadanos, auténticos protagonistas de las smart cities. Manel Sanromà, gerente del IMI del Ayuntamiento de Barcelona las ha llegado a calificar "de auténticas armas de construcción masiva", en referencia a su capacidad de conectar a los ciudadanos con un entorno físico y virtual cotidiano, marcado por "la Internet de las cosas ".

En este contexto la transparencia y la participación ciudadana convierten elementos fundamentales de este nuevo modelo de ciudad, como ha apuntado Susana García Dacal, desde la Junta de Castilla y León. La directora general de Telecomunicaciones de esta administración autonómica ha desgranado, en este sentido, 10 ideas de aplicación muy directa, pensadas para que cualquier ayuntamiento pueda evolucionar hacia un modelo abierto.

Apuestas estratégicas

Joan Olivares, director gerente del Consorcio de Administración Abierta de Cataluña (AOC) constató ayer el intenso esfuerzo realizado en estos años desde el sector público para consolidar la e-administración en Cataluña y la dificultad con la que las TIC son adoptadas para gestionar los ayuntamientos. Una realidad que, como destacaba Olivares, se entiende mejor si se mira de cerca a un tejido local en el que sólo 64 municipios superan los 20.000 habitantes.

Una dificultad a la que también hacía referencia Carles Flamerich, Director General de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Generalitat de Catalunya, al hablar de las barreras sociales que aún existen en el uso de las TIC. En su intervención, Flamerich explicó las grandes líneas estratégicas del Plan iDigital, iniciativa del Gobierno que tiene como objetivo potenciar el sector industrial tecnológico catalán y convertir el país en un polo de innovación. Así, los clusters sectoriales e infraestructuras de alta capacidad como la Anella Industrial convertirían elementos fundamentales de este modelo.

El interés que despiertan las smart cities ha quedado bien patente durante toda la jornada y de forma muy especial en la mesa redonda que ha tenido lugar como clausura. Más allá del consenso general en impulsar las estrategias y las soluciones tecnológicas que las hacen posibles, no han faltado visiones que se han mostrado especialmente críticas hacia una etapa reciente en el que las inversiones municipales han primado la construcción de grandes equipamientos, mucho más valorados por los ciudadanos, en detrimento de las infraestructuras tecnológicas "invisibles" que podrían marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso del modelo de desarrollo económico en un plazo no tan lejano.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes