El gobierno facilita la informatización del hogar con rebajas fiscales

Fundetec ha presentado una enmienda para evitar que la disposición adicional vigésimo quinta de la Ley 35/2006, que regula la iniciativa Hogar Conectado a Internet (HCI), expire el 31 de diciembre de 2010 para facilitar la conexión a Internet y la adquisición de equipos informáticos para su uso en el hogar.

La Fundación para el Desarrollo Infotecnológico de Empresas y Sociedades (Fundetec) está difundiendo y concienciando a la sociedad sobre el papel que pueden jugar los beneficios fiscales aplicables en el impuesto sobre sociedades y el IRPF de los programas HCI (Hogar Conectado a Internet), que persiguen el aumento del uso de las TIC en los hogares, con el fin de reducir la brecha digital de nuestro país y así avanzar en el desarrollo económico de los ciudadanos. 

La Ley 35/2006, que regula los programas HCI, afecta a los 12 millones de trabajadores que podrían beneficiarse durante 2011 de las ventajosas condiciones en la adquisición de equipamiento informático y conectividad a través de sus empresas, para su uso personal en el hogar. Esta ley expiraba a finales de año, pero se ha realizado una campaña desde Fundetec poniéndose en contacto con todos los grupos parlamentarios para que presentasen una enmienda en el Congreso para incluir estas medidas en el proyecto de Ley de Economía Sostenible, y se incluyera también como posibles beneficiarios a los empleados públicos.

Así pues, desde el Grupo Mixto, se presentó el 16 de noviembre una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para incluir una partida destinada a sufragar el porcentaje de IRPF que se desgravan los empleados gracias a HCI, de manera que esta iniciativa se amplíe por un año más como mínimo. La propuesta, de la que ya se han beneficiado más de 400.000 hogares, se aprobó por unanimidad de la Cámara ya que consideraron relevante la aportación del HCI a la competitividad del tejido empresarial español y su contribución al desarrollo de la Sociedad de la Información.

“Los beneficios para el trabajador no suponen un coste adicional a la empresa”, explica Alfonso Arbaiza, director general de Fundetec, “y su aplicación es muy sencilla”. Las empresas en las que sus empleados los soliciten podrán obtener equipos informáticos y contratos de Internet más baratos al comprar en grandes volúmenes. Posteriormente se fracciona el pago en mensualidades, descontando ese dinero del bruto del salario y aplicándose el IRPF sobre la cantidad restante. Según la Ley 35/2006 del IRPF los equipos y servicios adquiridos se consideran gastos de formación profesional, y no renta en especie en el IRPF del empleado, por lo que quedan exentos de este impuesto, al tiempo que la empresa puede aplicarse una deducción de entre el 5 y el 10% del Impuesto de Sociedades.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers