Del host a la Sociedad de la Información

Hacia la Informática Global

El sector de Tecnologías de la Información (TI) está penetrando en una fase nueva e importante de crecimiento y expansión. Algunos la llaman la "superautopista de la información", la "I-way" o la "Info-Bahn", mientras que otros consideran que se trata de las nuevas infraestructuras de información a nivel nacional y mundial. Sin embargo, no importa qué nombre se utilice, representa un cambio de modelo o paradigma que tendrá profundas implicaciones tanto para la actividad comercial como para la sociedad en general.

Las fuerzas que actúan tras este cambio se han estado acumulando durante más de una década. El hardware, y en particular el ordenador personal, ha crecido en potencia y en cantidad. Actualmente se están utilizando unos 100 millones de PCs en todo el mundo por las empresas, y más de 50 millones son utilizados por usuarios domésticos. El software de comunicaciones ha hecho que la conexión de PCs, que antes se encontraban aislados, se convierta en una operación rutinaria, y la tecnología de microprocesadores ha evolucionado hasta abarcar no sólo los PCs, sino familias de sistemas y servidores escalables y cada vez más potentes, que pueden almacenar y manipular cantidades sin precedentes de información en tiempo real.

En las telecomunicaciones, una tendencia mundial a la liberalización está conduciendo a una nueva era de innovación y competencia en el que antes era un sector nacionalizado y de escaso movimiento. El ritmo de cambio en esta área, y en particular en las comunicaciones de datos, está siendo impulsado por un progreso extraordinario en la microelectrónica y en los medios de transmisión. En la próxima década, los avances en telecomunicaciones deberán igualar, si no superar, a los de los microprocesadores. La unión entre potentes ordenadores de bajo coste y este vigoroso entorno de telecomunicaciones está conduciendo al que podría ser el periodo más fértil e interesante en la historia del sector de Tecnologías de la Información. Incluso si se dejan de lado las exageraciones de los proveedores y las dramatizaciones por parte de la prensa, estos cambios constituyen nada menos que la próxima etapa en la evolución del sector informático, una etapa de conectividad a todos los niveles, en toda la sociedad.

Actualmente, más de 30 millones de usuarios están enlazados a redes de todo tipo, cada vez más interconectadas entre sí. Para el año 2000, esta cantidad aumentará a más 100 millones, ofreciendo una masa crítica de interconectividad, similar al teléfono.

Sin embargo, aún más importante que los simples números, es el hecho de que esta nueva era cambiará la forma en que se hace uso de los ordenadores. Estos, que se utilizan siempre para mejorar la actividad comercial interna, pronto serán utilizados cada vez más para automatizar conexiones externas entre clientes y proveedores, de forma similar al teléfono pero con una potencia mucho mayor. Estas aplicaciones externas poseen todo el potencial necesario para mejorar la productividad en una medida que nunca había sido posible hasta ahora.

Aunque las tasas de adopción de nuevas tecnologías suelen ir generalmente por detrás de la disponibilidad, el interés por dominar y controlar la capacidad de las redes de ordenadores va en aumento. En muchas áreas económicas, los sectores en vías de madurez están observando cómo los márgenes disminuyen, la competencia mundial va en aumento, y la lealtad de los clientes se reduce. Al mismo tiempo, los consumidores, sobresaturados de mensajes comerciales, se están haciendo inmunes a formas tradicionales de mass media. Los líderes en las empresas prevén que la autopista de la información se convertirá en un nuevo canal de distribución -un canal que ofrecerá relaciones directas y potencialmente más beneficiosas- con los clientes.

En respuesta a estas nuevas demandas y oportunidades, International Data Corporation (IDC), la principal empresa de investigaciones de mercado y consultoría del sector de Tecnologías de la Información, entrevistó a unos 1.000 directores de Sistemas de Información en los Estados Unidos, para conocer cómo están cambiando sus prioridades. En este artículo se resumen los puntos más importantes de la investigación de IDC, identificando las actitudes, problemas y planes de los clientes durante los primeros años de este cambio de paradigma. Estas páginas mostrarán que los usuarios de muchos sectores están adoptando ya las aplicaciones, tecnologías y estrategias que darán nueva forma al panorama del sector en el año 2000.

Una perspectiva en evolución

Es importante observar los cambios que están dando nueva forma al panorama del sector informático dentro del contexto del pasado y del futuro. La figura 1 muestra la visión a largo plazo de las cuatro olas o corrientes de cambio para el sector de Tecnologías de la Información (TI). Puede observarse que, durante cada uno de los periodos previos, los gastos en TI se aceleraron, al mismo tiempo que cambiaba la forma de utilización por los clientes. Otra de las constantes fue el hecho de que en cada uno de los periodos cambiaron las identidades de los principales proveedores.

La primera etapa, que dominó el periodo comprendido entre 1964 y 1981, estaba centrada en las grandes máquinas -mainframes y miniordenadores propietarios- y localizada en las grandes empresas e instituciones. No obstante, en esta etapa intervenía una cantidad relativamente limitada de personas relacionadas con la información; aproximadamente diez millones en todo el mundo. Su presencia en el mercado alcanzó su valor máximo a comienzos de los años 80 y desde entonces ha ido declinando paulatinamente. Uno de los sectores desaparecidos fue el de las conexiones de terminales. Estas, que eran el modelo o paradigma de la primera etapa, han ido desapareciendo hasta carecer actualmente de relevancia.

Enfasis en las personas

La segunda ola de expansión del sector coincidió con la llegada del PC de IBM en agosto de 1981, y con el consiguiente sector de PCs compatibles. Esta corriente estuvo localizada en las personas como tales; en el lugar del trabajo (especialmente en el área de los empleados de oficina y los profesionales), en las escuelas y, cada vez más, en el hogar. Aunque el centro tecnológico de esta corriente ha estado situado en el PC, tanto autónomo como conectado en una red LAN, ha abarcado ampliamente toda la revolución de los sistemas abiertos, aportando nuevos niveles de estandarización a lo que había sido un sector cerrado y propietario.

Durante los 10 últimos años, la comunidad comercial ha estado actuando en dirección a una integración del PC dentro de un entorno de empresa global. Los primeros años 90 se han visto dominados por el proceso cliente/servidor, cuyo énfasis principal se ha dirigido hacia diversas actividades de automatización interna. Las tres áreas más frecuentes de proceso cliente/servidor han sido las de downsizing, reingeniería de procesos comerciales (BPR) y sistemas de mensajería.

¿Cuál será el factor que hará que la próxima era se convierta en la tercera gran ola de expansión del sector? La respuesta es: un cambio de paradigma, de una automatización principalmente interna a unas comunicaciones cada vez más externas. La prioridad que definirá la próxima década será el establecimiento de una conectividad en todas las áreas y niveles, es decir, una ubicuidad similar a la del teléfono, pero con toda la potencia de un ordenador de utilización general.

En esta nueva era, la comunicación instantánea entre ordenadores se convertirá en algo corriente entre empresas, consumidores, organizaciones educacionales y gobiernos estatales y locales. Cada segmento quedará transformado por la capacidad de superar fácilmente las barreras de tiempo, distancia y volumen. Este periodo estará caracterizado por la conexión fácil y eficiente entre compradores y vendedores.

Es este es

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes