Avances y limitaciones hacia una verdadera Sociedad de la Información

Celebración de la II Diada de las Telecomunicaciones en Cataluña

A pesar de los buenos indicadores existentes en aspectos como los referentes al índice de penetración de Internet o el número de PC’s por habitante, lo cierto es que las expectativas generadas por la Sociedad de la Información en España no están alcanzando los niveles deseados. Falta de inversión, pública y privada, modelos de negocio deficitarios o la falta de capital financiero son algunas de las causas, entre otras muchas, que los expertos señalan como principales motivos del no cumplimiento de las perspectivas de la Sociedad de la Información.

Si bien todo depende del prisma con que se mire, lo cierto es que, a pesar del difícil panorama que algunos expertos manifiestan sobre la actual situación de la Sociedad de la Información en España y, por ende, en Cataluña, otros apuntan hacia un estado no tan catastrófico. Eso sí, todos muestran un acuerdo casi unánime sobre la necesidad de revisar las acciones presentes y futuras a emprender y aprender de los errores pasados. Si para Ricard Ruiz de Querol, director de Relaciones Institucionales de Telefónica en Cataluña, para que la Sociedad de la Información sea una realidad “es fundamental saber priorizar y concentrarnos en no demasiados proyectos ambiciosos”, para el decano del COETTC (Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicaciones de Cataluña), Ferrán Amargo, la necesidad de que la sociedad no identifique el sector de las telecomunicaciones sólo con Internet y la telefonía básica, resulta esencial.
Sin embargo, uno de los principales escollos que encuentra la Sociedad de la Información en su avance es, sin duda, de carácter económico. La escasa inversión procedente tanto de la iniciativa pública como de la privada en telecomunicaciones repercute en una lentitud de la propia actividad de la Sociedad de la Información. Para Joan Trullén, director académico de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y profesor de la UAB, “nuestras empresas no disponen del mismo capital financiero que el resto de empresas, lo cual no nos permite competir a escala planetaria y, aunque las TI han permeabilizado la sociedad catalana, no han generado ni industria ni sector terciario autóctono”, señala el académico en clara alusión a las escasas repercusiones que las TI han tenido en la generación de valor.

La Administración Pública, motor de cambio
Ante este panorama, la necesidad de generar dinámicas que cambien esta situación y que así impulsen el desarrollo de la Sociedad de la Información se hace cada vez más patente. Algunos, como es el caso de Ginés Alarcón, director general de Colt Telecom en Barcelona, apuntan hacia la necesidad de un cambio cultural. Según Alarcón, “el modelo de liberalización de las telecomunicaciones, basado en el eléctrico, ha supuesto un freno al desarrollo de la SI. Hasta que la sociedad no esté concienciada de que ha de pagar por servicios tales como los de Internet, la Sociedad de la Información no avanzará, si bien hay que hacer una oferta de valor y contenido capaz de despertar el interés para que paguen por ello”. Asimismo, el responsable alude a la responsabilidad de la Administración para que apliquen las propuestas elaboradas en los diferentes planes directores. “La Administración ha de ser ejemplo y motor de cambio”, puntualiza Alarcón.
El papel de la Administración Pública resulta, pues, fundamental tal y como también señala Ferrán Amargo, para quien “la propia acción de la Administración debería ser más activa en el sentido de recuperación en conjunto a nivel económico y, sobre todo, la necesidad de que la TDT (Televisión Digital Terrestre) sea otra punta de lanza, junto con la telefonía móvil, con tal de activar el mercado de contenidos catalanes y la creación de un cluster propio”, sostiene el responsable.
Todas estas reflexiones han tenido lugar durante la celebración de la II Diada de las Telecomunicaciones en Cataluña organizada por el COETTC. El evento reunió cerca de 500 asistentes, contó con una serie de mesas redondas y debates en las que se ha reflexionado sobre las diferentes visiones del estado del sector de las telecomunicaciones en Cataluña y el resto del territorio español. Entre las principales conclusiones, la idea de que los catalanes son buenos usuarios de las TI pero no han sabido dar el valor añadido para obtener rendimientos económicos y sociales de las TI ha sido una de las más extendidas.
En el evento, también se han hecho entrega de tres distinciones, un galardón a la excelencia en telecomunicaciones por su contribución a la expansión de este mercado al Grupo Abertis; un premio a la innovación tecnológica a la empresa Fractus y otro galardón a la excelencia al desarrollo sostenible a la empresa CESVA. Asimismo, el COETTC ha otorgado una distinción de honor al presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol por su contribución al desarrollo y sostenibilidad del sector de las telecomunicaciones.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers