"Outsourcing" y gobierno de las TI

No es necesario recurrir a análisis exhaustivos de mercado para afirmar que estamos de nuevo ante un aumento en la demanda de externalización de servicios de operación y explotación, especialmente en las capas más cercanas a las infraestructuras básicas y para los tres entornos clásicos de estas: data center, redes y sistemas distribuidos y puesto de trabajo.
La capacidad para establecer y gestionar un marco de trabajo que fomente la colaboración entre todas las entidades participantes y que pueda adaptarse con rapidez y eficacia a unas situaciones cambiantes se está convirtiendo en una habilidad clave para la dirección de sistemas de información, no se trata ya de seleccionar y controlar el mejor proveedor, admitiendo que mejor sea un calificativo válido, sino de crear y liderar un consorcio, formal o no, de empresas que, en conjunto, nos proporcionen, ahora y en el futuro, la solución que mejor se adapte a la situación cambiante de nuestra organización. Esta actividad es lo que denominaremos gobierno estratégico de la externalización de las TI, entendiendo por tal el conjunto de sistemas de liderazgo, relaciones, estructuras organizativas, procesos y responsabilidades a través de las cuales una empresa puede obtener valor y realizar sus objetivos estratégicos mediante el empleo de las tecnologías de la información, apoyándose en suministradores externos.
Un buen modelo de gobierno agrega valor a la empresa y asegura la eficacia de la organización. En particular, asegura que la estrategia de la empresa está apoyada por los proyectos y servicios adecuados; fomenta la innovación en el servicio; mejora el proceso de decisión en lo que atañe a inversiones en personas y activos; asegura que los proyectos y programas de cambio se diseñan bajo la perspectiva de sus resultados para el negocio; contempla la mejora continua como principio guía para la prestación de los servicios; asegura el alineamiento entre los diferentes procesos que configuran el servicio; permite identificar en las primeras etapas aquellos proyectos e inversiones que no tienen visos de producir los retornos esperados, y los mecanismos para discontinuarlos si fuera necesario; y, posibilita una clara asignación de cometidos y responsabilidades entre los diferentes partícipes.


Manuel Valenciano es director de soluciones de Fujitsu Services.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes