Forrester: Windows 8 no convence a las empresas

El nuevo sistema operativo de Microsoft será incapaz de alcanzar el 50% de cuota de mercado en el ámbito profesional antes de la llegada de una nueva versión, afirman desde la firma de investigación Forrester.

Logo Windows 8

Windows 8, la actualización más importante para el sistema operativo de Microsoft desde Windows 95 y uno de los productos más disruptivos en la historia de la compañía, no logrará una buena adopción en las empresas, de acuerdo con Forrester Research.

 

Para el momento en que se lance la próxima gran actualización de Windows, Windows 8 estará presente en menos del 50% de los ordenadores de lugares de trabajo, muy por debajo de las espectaculares cuotas logradas por su predecesor, Windows 7.

 

Así, la mayoría de las empresas acabar de migrar recientemente de Windows XP a Windows 7 o están en proceso de hacerlo. Lo ponía de manifiesto una encuesta de la propia Forrester entre las empresas europeas y de América del Norte llevada cabo en el tercer trimestre del año pasado, cuando Windows 7 estaba presente en casi mitad de los PC y Windows XP aún ostentaba un 38% de penetración. Los encuestados afirmaron además que pronostican que Windows 7 estará pronto en el 60 por ciento de sus equipos un año después mientras que los que apostaron por Windows 8 fueron sólo un 26 por ciento.

 

Según Forrester, los profesionales de TI no están convencidos de que Windows 8 ofrezca a sus empresas una marcada mejora con respecto a Windows 7, que ya ha demostrado ser un sólido sistema operativo.

 

De hecho, muchos departamentos de TI están preocupados por algunos elementos de Windows 8, como su interfaz de usuario rediseñada radicalmente -a base de baldosas y optimizado para las pantallas táctiles- y la curva de aprendizaje necesaria para que los usuarios finales se adapten a ella.

 

Desde Microsoft parece que las esperanzas pasan por Windows 8.1, la primera gran revisión de Windows 8 y que anteriormente se conocía como Blue. Esta nueva versión verá la luz a finales de junio y podría recuperar algunos elementos históricos del sistema operativo como el botón de inicio o la posibilidad de arrancar el ordenador con el clásico escritorio de toda la vida.

 

Pero todo son rumores y especulaciones por lo que desde Forrester aseguran que es difícil saber si Windows 8.1 será lo suficientemente convincente como para cambiar los planes de adopción de las empresas, pero incluso si no lo hace, los departamentos de TI deben estar listos para implementar Windows 8.


Esos despliegues pueden estar limitados a grupos especiales de usuarios o escenarios, como una nueva flota de tablets, pero está claro que el interés en Windows 8 es más alto entre los usuarios finales que entre los profesionales de TI. Una encuesta de Forrester en el cuarto trimestre del año pasado mostró que el 38 por ciento de los empleados preferiría tener Windows 8 en su PC de trabajo, mientras que el 35 por ciento expresó su preferencia por Windows 7. 

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes