Microsoft deja en manos de los usuarios la decisión de migrar a Vista o esperar a Windows 7

Microsoft ha advertido esta semana a los clientes empresariales de que la migración de XP a Windows 7 no será más fácil que la de Vista y ha ofrecido una serie de recomendaciones sobre cómo migrar de versiones anteriores de la plataforma a otros sistemas más actuales.

Las empresas que hubieran tenido que reemplazar las aplicaciones al pasar de XP a Vista tendrán que realizar la misma tarea cuando migren a Windows 7, señala Gavriella Schuster, directora senior de gestión de producto Windows. Por el contrario, los clientes que ya hayan pasado a Vista, les será más fácil mover las aplicaciones a Windows 7, básicamente porque comparten el mismo código.

En un blog de la compañía, atribuido a Schuster, Microsoft da una serie de recomendaciones a las empresas para ayudarles a decidir si deberían actualizar a Vista o esperar a Windows 7, que se prevé que salga para finales de este año o, a muy tardar, el próximo.

Muchas compañías eligen seguir con Windows XP en vez de actualizar a Vista, lo que hace que Microsoft tenga PCs nuevos con XP preinstalado en el mercado más tiempo de lo que preveía inicialmente. Una vez que se lance Windows 7, Microsoft tendrá dos sistemas operativos construidos sobre el mismo código base en el mercado al mismo tiempo, por lo que los usuarios tendrán que elegir uno de los dos.

A nadie sorprende que Microsoft recomiende a las empresas que sigan operando en XP o en versiones anteriores de la actualización del sistema, citando como argumentos la seguridad y la capacidad de gestión remota tanto en Vista como en Windows 7 y que no se incluyeron en la edición original XP.

Lo que parece sorprendente en el mensaje de Microsoft es que la compañía no le preocupe  cuáles de sus clientes de sus sistemas operativos más recientes se mueven a Vista o a Windows 7.

"Lo que me choca es que Microsoft sea tan pragmático sobre qué opción elegirán sus clientes”, afirma Al Gillen, analista de IDC. "Microsoft parece reconocer la realidad de que los clientes no harán lo que Microsoft les diga que hagan sino que harán lo que creen que es mejor para ellos.”.

De hecho, Schuster ha manifestado que la compañía es “agnóstica” acerca de qué clientes del sistema operativo se decidirán por la actualización. Schuster reitera que la compañía sólo establece las expectativas para cualquier mejora que puede ser planificada o que esté en curso, de modo que los clientes no se sorprendan por problemas o complejidades que puedan surgir.

Los clientes deberían examinar su aplicación y entornos de hardware cuidadosamente para ver cuál les encajaría mejor. Ella les aconseja dependiendo del sistema operativo sobre el que actualmente operan y en función de si han empezado o no a migrar a Vista.

Para clientes que todavía operan sobre Windows 2000, Schuster considera que " tienen que moverse rápido y tiene que moverse a Vista”, en la medida que el soporte ampliado para Windows 2000 acaba en abril de 2010, lo que llevaría a una empresa entre 12 y 18 meses completar la actualización. "Ellos no pueden esperar a Windows 7”, puntualiza.

Para las empresas que están a mitad de camino de una migración al Paquete de Servicio de Vista 1, deberían seguir con la migración tal y como lo tenían previsto, explica. Sin embargo, si una empresa ha comenzado a pilotar Vista y aún no está a mitad de camino del proceso de migración, moverse al Paquete de Servicio de Vista 2 - que debería estar disponible en abril - es una mejor opción

Algunos clientes ya han dicho que piensan esperar a Windows 7 a pesar de que Microsoft no recomienda que cambien.

Cuando Windows 7 esté disponible, esto no será la primera vez que Microsoft tenga dos sistemas operativos sobre la misma base de código en el mercado al mismo tiempo. El Windows 2000 Pro y Windows XP Pro fue construido sobre la misma base de código también, y muchos clientes de negocio sobre el Windows 98 esperaron a XP en vez de pasar 2000, explica Gillen.

Windows 7 es, en esencia, la segunda versión de Vista, una actualización incremental que incluirá algunas prestaciones de usabilidad pero que no "provocan una discontinuidad para las aplicaciones Windows Vista durante la migración”, explica.

Es por esta razón por la que será más problemático para los clientes moverse de XP a Vista como de XP a Windows 7, señala Gillen, corroborando la advertencia de Schuster. El analista está de acuerdo en que una migración de Vista a Windows 7 será mucho más fácil.

No obstante, Gillen señala que el argumento de Microsoft de que los clientes deberían escoger uno u otro responde más a su propio interés que a una necesidad real de las empresas.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes