Actualidad
Estrategias
Programación

La piedra angular de la empresa del siglo XXI

El almacenamiento interconectado en redes

¿Por qué es tan importante el almacenamiento? ¿Por qué las empresas se preocupan por éste, aparte de abrir sus talonarios de cheques para comprar más y más montones de gigabytes y terabytes cada año? La respuesta es simple: la manera en la que las empresas utilicen el contenido de esas cantidades de almacenamiento para distanciarse de sus competidores, mientras gestionan el almacenamiento de forma que les permita utilizar eficazmente esos contenidos, será cada vez más importante para el éxito de la empresa. Ni el ancho de banda ni el código de aplicación constituirán probablemente ventajas competitivas duraderas para una empresa. Se olvida con frecuencia, en la fiebre actual para conseguir anchos de banda más rápidos (redes) y procesos más eficaces (aplicaciones) para distinguirse de los competidores, el hecho de que las ventajas que proporcionan el ancho de banda y los procesos se deteriorarán con el tiempo. El aumento del ancho de banda sigue básicamente una curva de tiempo y dinero. Hace tiempo que muchas empresas decidieron que los suministradores externos de software podían proporcionar códigos de aplicación de una manera más eficaz. Si resulta necesario, un competidor puede copiar los retoques que una empresa realiza en una aplicación. Por el contrario, los datos que constituyen los contenidos almacenados son exclusivos de cada empresa (ya sea el historial de relaciones con los clientes, el diseño de productos o, simplemente, el correo electrónico). El contenido continuará siendo el último recurso exclusivo de ventaja competitiva. El almacenamiento no es un recurso estático. Los contenidos deben ser protegidos, trasladados y resultar accesibles cuando son necesarios. Sin embargo, a medida que el almacenamiento crece de forma exponencial, las plantillas y los presupuestos de Tecnologías de la Información permanecen casi constantes, por lo que aumenta la necesidad de gestionar el almacenamiento de manera eficiente y eficaz. Los departamentos de TI deben tomar decisiones para adquirir hardware de almacenamiento y software de gestión de almacenamiento que reduzcan esta necesidad. Si no se hace así, se pone en peligro la capacidad de usar eficazmente el elemento clave diferenciador de una empresa, el contenido. SAN y NAS El almacenamiento no es sólo un recurso dinámico, sino también un recurso en red. Se puede llegar a casi cualquier almacenamiento a través de una red. Esto se aplica por igual a una presentación PowerPoint de Microsoft descargada a un ordenador portátil por medio de un anexo de un mensaje por correo electrónico como a un almacén de datos de muchos terabytes en Oracle. Visto desde la perspectiva de un usuario (por ejemplo, un trabajador itinerante que accede a Internet), los archivos empresariales (tratamiento de textos), los datos (hoja de cálculo) y los contenidos generales (archivos de vídeo, por ejemplo) pueden cargarse, descargarse o enviarse por correo electrónico a un departamento de una empresa, un centro de datos corporativos a través de una intranet, una instalación de almacenamiento externalizada de la Red (tal como un suministrador de sistemas de aplicación) o Internet, abierta al público. Desde una perspectiva de TI, los datos de importancia crítica para el proyecto, de los que tiene la responsabilidad de la gestión de su custodia, pueden ir desde los medios extraíbles de un ordenador portátil hasta los sistemas de almacenamiento internos o externalizados ubicados en un ámbito mundial. Resulta esencial para la organización de TI disponer en la práctica de una estrategia de almacenamiento interconectado en redes para que los usuarios puedan acceder a los contenidos cuándo y dónde deseen. El almacenamiento interconectado en redes es un término amplio que abarca las SAN (storage-area networks) y el almacenamiento conectado a redes (NAS, network-attached storage). Esto no significa que se pueda utilizar el mismo tipo de almacenamiento interconectado en redes en todas las ocasiones. Por ejemplo, una SAN se considera normalmente una solución en ámbitos que se miden en decenas de kilómetros. No obstante, incluso aquí, las soluciones SAN WAN empiezan a estar disponibles en determinadas situaciones. El almacenamiento se independiza El hecho de que todo almacenamiento es almacenamiento interconectado en red nos lleva a otra conclusión: el almacenamiento se ha convertido no sólo en un elemento diferenciador fundamental, sino también en un componente separado y distinto de la infraestructura de Sistemas por derecho propio. Resulta fácil encontrar almacenamientos independientes de un servidor en una SAN y en una NAS que no deben obediencia a ningún servidor determinado. Incluso el almacenamiento externo conectado con el cordón umbilical de un bus a un servidor único puede considerarse independiente si el usuario real contempla al servidor simplemente como el conducto para acceder a los datos. De hecho, podría reemplazarse al servidor por otro más potente y, aparte del tiempo de inactividad debido al encaminamiento del usuario final, la única diferencia que se percibiría podría ser la de un funcionamiento más rápido. Sin embargo, si el sistema de almacenamiento se cambiara sin una transferencia de datos que llevara tiempo, el usuario final apenas lo notaría, aunque se pusieran a su disposición una capacidad mayor y un almacenamiento más rápido. Resulta fundamental considerar el almacenamiento como un elemento independiente para comprender por qué es necesario gestionarlo como un componente de la infraestructura de Sistemas por derecho propio. Pero establecer una infraestructura de almacenamiento no es un proceso sencillo. El almacenamiento es tan complejo como los componentes de la infraestructura tecnológica que gozan de mayor consideración, tales como el hardware de los servidores y las redes, así como el software de las aplicaciones, las bases de datos y los sistemas operativos. La gestión del almacenamiento es lo que hace funcionar al almacenamiento. Y es mucho más que software de respaldo y recuperación. La gestión del almacenamiento también comprende el diagnóstico del estado del sistema de almacenamiento y el software de reparación, el software de gestión de los recursos de almacenamiento para mejorar la planificación del almacenamiento (y así evitar el quedarse sin espacio de almacenamiento) y las funciones especializadas, como la copia momentánea que permite que el respaldo se realice sin tener que poner fuera de línea un sistema de proceso de transacciones generador de ingresos. Las adquisiciones de almacenamiento no se reducen simplemente a cómo y cuándo comprar más gigabytes de capacidad. Las decisiones sobre el almacenamiento no se refieren sólo a cómo adquirir hardware y software; también pueden ser decisiones sobre normas de actuación, tales como la forma de respaldar datos distribuidos que son fundamentales para el proyecto. Estas normas de actuación también pueden referirse a cuándo recurrir a la externalización del almacenamiento. El servicio de almacenamiento Un servicio de almacenamiento es semejante a otros servicios -el teléfono, la electricidad y el agua- en cuanto a que siempre tiene que estar disponible y ser relativamente barato. En la actualidad, un servicio de almacenamiento es más un marco conceptual que una realidad tangible. Solamente en entornos de almacenamiento muy controlados, de un proveedor único, el servicio de almacenamiento se acerca en la actualidad

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers