Estrategias

El empeño por identificar y gestionar los datos críticos

Consolidación de almacenamiento en Sanitas: Symmetrix, la estrella

Lo mejor que puede ocurrir en nuestras relaciones con una aseguradora médica como Sanitas es desconocer por completo la bondad de sus servicios, aunque paguemos la cuota religiosamente. Sanitas es una compañía perteneciente desde 1989 al Grupo BUPA (British United Provident Association), una organización sin ánimo de lucro creada en 1947.
El Grupo tiene en este momento 5 millones de socios en 180 países.
BUPA es propietaria de 30 hospitales, 233 residencias, 34 centros de salud y dispone, asimismo, de otros servicios complementarios como atención domiciliaria y enfermería.

Ficus nítida; Ravenala megasariensis; Dypsis Lustescens. No son denominaciones desconocidas de protocolos de comunicaciones de última generación. Ni siquiera son tecnologías de almacenamiento recién acuñadas. Son nombres de plantas. Como lo leen, plantas del magnífico jardín interior que tiene el edificio de la central de Sanitas en Madrid. Sin duda es una metáfora, porque emprender un proceso de consolidación es, precisamente, meterse en un auténtico jardín, por más que el concepto tenga mucho de eufemismo y venga a referirse a lo que en cristiano solemos llamar, poner la casa en orden.
“Durante el año 2000 empezamos a hacer el ejercicio de consolidación en el que estamos. Se prolongó durante el ejercicio 2001 y es en esta etapa en la que se llevó a efecto realmente toda la consolidación de nuestro almacenamiento. Pero es un proyecto diferido y, por tanto vivo”. Habla, por la mano de quien esto escribe, Ricardo Sánchez González, Director de Atención al Cliente Interno, un departamento que depende directamente de Sistemas.

Un sistema de gestión de datos
Aún cuando ya sabemos que en el inicio de cualquier proceso de consolidación lo que hay no es tanto el deseo de incorporar nuevas prestaciones, de mejorar la tecnología, sino más bien una decisión –a menudo estratégica- que viene motivada por una necesidad bastante perentoria, las situaciones de partida no son idénticas como resulta obvio: “en el caso de Sanitas partíamos de un estado de cosas que podríamos definir como muy descentralizado, es decir, que cada sistema o servicio tenía un almacenamiento propio, con los problemas que eso conlleva. Asimismo, buena parte de los datos estaban distribuidos entre delegaciones, oficinas y otras unidades. Cuando nos planteamos la posibilidad de consolidar el almacenamiento, nuestro objetivo no era desde luego y simplemente consolidar el hardware. Al contrario, queríamos ir un poco más allá. No se trataba sólo de implementar un sistema de almacenamiento de nuevo cuño. El paso que debíamos dar era ir propiamente a un sistema de gestión de datos, un sistema que gracias al hardware, el software y la conectividad pudiéramos ver desde un punto de vista diferente, como algo nuevo y distinto al escenario en el que nos movíamos entonces y que, evidentemente, ya no respondía bien a nuestras necesidades”, sostiene Ricardo Sánchez.
Y, como suele ser lo más sensato, comenzaron por el principio, esto es consolidando todos los datos en un sistema de almacenamiento EMC, con cabinas centralizadas en la sede de la aseguradora en Madrid: “Tratábamos pues, primero, de simplificar toda esta estructura de almacenamiento; simplificar implica también –recuerda con buen sentido Ricardo Sánchez- tender a la consecución de un ahorro de costes significativo, sobre todo en línea con una administración centralizada del sistema. Además, para nosotros la segregación de entornos era un asunto que nos interesaba mucho; queríamos poder segregar entornos de producción, desarrollo, pruebas, y entornos –digamos- de almacenamiento secundario. Estos eran los objetivos y en eso nos empleamos”.
Sánchez está satisfecho: “optimizamos mucho nuestra infraestructura de TI. Ahora los datos críticos desde el punto de vista del negocio están centralizados por completo. No tenemos ni un solo dato fuera del sistema de almacenamiento, no los hay en las oficinas, en los PCs que hay repartidos por todas nuestras delegaciones y filiales”.
Aunque es corriente a la hora de discurrir sobre consolidación atenerse a ciertas tipologías, a cánones que establecen las posibilidades en cuatro enfoques que de forma muy sucinta vienen a ser la reducción del número total de servidores, la consolidación física, la racionalización de las bases de datos y la migración a una arquitectura única o una combinación de varias arquitecturas, Sánchez se apunta a la idea de que es difícil encontrar estas formas en estado puro. No es así, desde luego en Sanitas: “Somos un compendio de todo eso. Por un lado hemos tratado de unificar todo el hardware y por otro lado, al trabajar también sobre el software hemos podido hacer esta segregación de entornos importantes a la que antes me referí. Antes era muy difícil trabajar en entornos de desarrollo o de pruebas con bases de datos grandes. El paso es justamente este: pasar de un almacenamiento puramente basado en las máquinas a uno en el que se gestionan verdaderamente los datos. Con las cabinas (se refiere a las Symetrix 8730, 3830 y 3430, esta última de próxima sustitución por una 8530, aunque con destino algo diferente a su actual uso) hemos ganado mucho en conectividad y hemos resuelto muchísimos de los problemas que antiguamente teníamos en nuestros CPDs”.
Sanitas tiene básicamente dos socios tecnológicos, EMC y Comparex. Esta última compañía pasó de ser un suministrador tradicional de hardware y software a establecer una relación de carácter muy integrador en todos los procesos y desarrollos. ¿Cómo se comportan?: La verdad es que muestran siempre gran interés en lo relativo a informarnos a cerca de las mejoras, soluciones y nuevos planteamientos de cara al futuro. De hecho, los proyectos los iniciamos con ellos, siempre con un objetivo. Naturalmente hay dificultades, más que nada porque son soluciones bastante caras y difíciles de llevar a efecto pero estamos satisfechos, los proyectos se están llevando a término”,afirma Ricardo Sánchez.
Quien marca la pauta es Bupa Group el holding al que Sanitas pertenece. “Todo el almacenamiento del grupo está en manos de EMC, por el momento, y yo creo que continuará durante tiempo. Por supuesto esta firma mantiene una ventaja importante sobre todo en la parte software con relación con sus competidores”.
Sanitas mueve un volumen de datos de entorno a los 7 u 8 teras y su infraestructura es compleja como corresponde a una organización grande y dispersa que, no obstante integra a franquiciados (RDSI y VPN) financieras y proveedores (a través de líneas X.25-EDI), usuarios móviles a través de Internet, VPN o por medio de RTC /RDSI, delegaciones y oficinas, un centro autorizador, un centro de contingencia, etc. Con una estructura actual de cliente-servidor en proceso de migración, la conectividad se basa en una LAN Celerra, aunque están en la idea de desarrollar un sistema a modo de una SAN que lespermita determinados avances en conectividad. La producción está sobre una cabina Symmetrix 8730, el desarrollo sobre un modelo 3830 y la ofimática y el backup sobre una 3430; el futuro cercano es incorporar otra cabina, ésta un modelo 8530 cuyo destino sería el desarrollo y pruebas, dedicando la actual 3830 al plan de negocio (business continuity plan).

S

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers