GPRS avanza entre problemas técnicos y terminales escasos

El fabricante Motorola ha presentado en nuestro país el primer teléfono móvil capacitado para redes GPRS. El nuevo Timeport 260 para GSM y GPRS permite recibir llamadas y navegar por Internet de forma simultánea, y dispone de tecnología tribanda, lo que le hace funcionar en Europa, Asia, África y América.
La tecnología GPRS permite una conexión permanente y contínua a Internet, tanto desde el navegador WAP incorporado en el dispositivo, como si se conecta a un PC mediante puerto infrarrojo. Esto reduce el coste de la conexión a Internet, ya que el usuario sólo paga por la información que obtiene, no por el tiempo de conexión por WAP.
En España, Telefónica Móviles ya ha comenzado a ofrecer servicios de datos basados en la tecnología GPRS. La compañía comercializará estos servicios, dirigidos a empresas, profesionales y usuarios particulares con cobertura nacional. Serán servicios que no requerirán alta ni cuotas mensuales, dirigidos inicialmente a clientes de contrato.

El problema: la tarificación
General Packet Radio Service (GPRS) es un estándar de tecnología basado en la conmutación de paquetes, que se integra en la estructura de las redes GSM y soporta servicios de valor añadido de datos. Sin embargo, la propia naturaleza de la tecnología GPRS (el usuario siempre está conectado a la red del operador, independientemente de que use o no los recursos disponibles) es la que causa el desconcierto entre los operadores de red y proveedores de contenido, a la hora de tarificar el servicio. Se debaten dos modelos de tarificación básicos: por volumen o por contenidos. La solución más probable es esta última, empleada en el sistema iMode. Los usuarios de iMode no pagan coste alguno de conexión, pero en base a un sistema de pago por uso, pagan una determinada cantidad por cada contenido descargado en el móvil. Posteriormente, el operador (DoCoMo, en Japón) destina una parte de lo facturado a cada proveedor de contenidos. Precisamente, DoCoMo planea exportar el sistema iMode en Europa a partir de septiembre, a través de sus socios operadores: la alemana KPN y Telecom Italia, que cuentan a su vez con filiales en Bélgica, Holanda, Francia, y España, con Amena.
La red GPRS utiliza el protocolo IP, que puede ofrecer muchas más informaciones relativas a los contenidos transmitidos, y por lo tanto representa el primer paso real hacia Internet Móvil y la tercera generación móvil.
La duda es si se podrán desarrollar nuevos servicios a tiempo de la implantación de GPRS, y paralelos a las soluciones técnicas necesarias para hacerla realmente útil y atractiva al usuario.

www.motorola.com
www.mytimeport.com

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers