El negocio debe primar entre los agentes implicados en la telefonía multimedia

El éxito del SMS ejerce una fuerte presión sobre el MMS, todos los actores del mercado coinciden en que será uno de los servicios más usados con las nuevas generaciones de tecnología móvil. Las capacidades multimedia de los nuevos móviles abren una amplia gama de posibilidades para enganchar a los usuarios desde el ocio, sin embargo, la falta de una visión de negocio entre los distintos actores para poner en marcha una solución multimedia está mermando el desarrollo de un mercado con un amplio potencial.

Al menos así se desprende de la mesa redonda celebrada ayer en el marco de e-Mobility en SIMO TCI titulada “El ocio. Del SMS a las aplicaciones multimedia” que fue moderada por Fernando R. Cabello, director de la revista iWorld. La discusión contó con la asistencia de representantes de los distintos actores del mercado: proveedores de contenidos, fabricantes de móviles y operadores.

Michael Novack, responsable de medios y entretenimiento de Ericsson Multimedia Móvil expresó claramente su opinión afirmando que “la palabra clave es negocio” en un momento en el que la dramática situación que se vive y el estancamiento del mercado provocando una lucha contracorriente de un mercado que no se deja desarrollar. “Lo básico es hablar de negocio porque la tecnología no es negocio por sí misma sino por su utilidad”, comenta el responsable, señalando que en la actualidad ninguna empresa está por la labor de invertir de forma fuerte en el desarrollo de un servicio potente.

Según Novack “todos quieren cobrar y ninguno pagar”, señala en referencia al modelo de negocio de cobro compartido que se trata de imponer en los desarrollos de este tipo de servicios y que ha provocado que nadie sepa quién tiene que pagar y por qué convirtiendo la “cadena de valor en una cadena de voluntades”.

Para el responsable es necesario hacer un esfuerzo por hacer algo más coherente, hay que romper el estancamiento y aclarar quién tiene que pagar por todos estos desarrollo. Hasta que no se tengan claros estos aspectos, según el responsable la gran oportunidad con el ocio móvil no será un negocio.

Desde el lado de los proveedores de contenido, por su parte, Emilio Plana, director general de Broadmedia hizo hincapié en que las incertidumbres del mercado está provocando una parada de los desarrollos: “el mercado es inexistente, no hay terminales y cuando los haya 100.000 usuarios no serán rentables, por lo que hasta que no haya una masa crítica de usuarios no nos arriesgaremos” por lo que la tecnología permitirá hacer muchas cosas y desplegar muchos servicios que no serán una realidad ni siquiera en los próximos años, y tal vez nunca.

Otras dificultades como la reticencia de los clientes a ser localizados en aquellos servicios que lo requieran, los precios de los servicios y de los terminales y la necesidad de un cambio en la concepción de la forma de cobro de los mismos “se trata de pasar de un modelo fijo a otro variable, algo muy complicado de hacer llegar al usuario”, comenta Oril Ros de Latinia, son temas que las empresas implicadas deben solucionar antes de poder hablar del paso hacia la tecnología móvil multimedia de cara al ocio.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers