Si pagas por lo que consumes, la "nube" te ayuda a reducir costes

Actualmente vivimos un contexto económico que obliga a los CIO a ajustar al máximo los costes de TI sin que sus decisiones deban influir en la calidad de los servicios que ofrecen en sus compañías. En este sentido, el cloud computing, lejos de ser una tendencia tecnológica más, ofrece grandes ventajas que ayudan a la reducción de costes y que hacen que el camino “hacia la nube” sea aún más ligero. Parece claro que el ahorro de costes es un argumento de peso para “probar” el cloud computing, sobre todo en un momento en que los presupuestos son más restringidos que nunca. No obstante, creo que deberíamos ir un poco más lejos ya que quedarnos con esa idea sería como afirmar que usar teléfono resulta más barato que desplazarse para hablar cara a cara con la otra persona.
Hay ciertas situaciones en las que el cloud computing puede ayudar al desarrollo del negocio:
- Aplicaciones con cargas predecibles. Cuando sabemos con anterioridad que vamos a tener un pico de consumo mayor que la media de uso normal como, por ejemplo, como consecuencia del lanzamiento de una campaña publicitaria.
- Aplicaciones con cargas no predecibles. A diferencia de lo anterior, no sabemos cuándo se producirá el momento de mayor demanda, pero igualmente tenemos que estar preparados para asumirla cuando esta suceda. Por ejemplo, aplicaciones que repentinamente tienen un gran éxito y se incrementa su uso de manera exponencial.
- Aplicaciones on/off como los servicios de la declaración de la Renta que solo están activos en los meses propios de la campaña.
El cloud computing nos permite contratar recursos informáticos en la cantidad y durante el tiempo que queramos. Escalar de uno a quinientos servidores de un minuto a otro. Pagando por lo que consumimos, como es el caso de la electricidad, el agua o el gas. ¿Por qué tener grandes servidores y comunicaciones dimensionados para soportar los picos de mayor demanda si el 95% del tiempo estos están infrautilizados? Ahí es donde más claramente vemos el ahorro de costes. En definitiva, si pagas por lo que consumes, la “nube” te está ayudando a reducir tus costes.


Luis del Barrio. Business development. Raona

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers