El dinamismo de la nube modificará gran parte del negocio del sector TIC

Doce directivos de relevantes empresas de la industria TIC debatieron, en una mesa redonda organizada por ComputerWorld, sobre los pros y los contras de ‘cloud computing’ y el futuro de este modelo en el mercado. La coexistencia de la nube pública y la privada es una de las conclusiones del encuentro.

‘Cloud computing’ o la informática en la nube es un modelo de suministro y comercialización de las TI que de un tiempo a esta parte está ganando adeptos, favorecido en gran medida por el complicado entorno económico en el que nos encontramos. Sin duda, se trata de una alternativa que representa un punto de inflexión en el uso y consumo de la tecnología por parte de las empresas. Al menos, así lo corroboran las principales consultoras de TI: según Gartner, este modelo será estratégico en las organizaciones en un plazo de tres años. Por su parte, IDC vaticina que el gasto en servicios en la nube se triplicará en los próximos años, hasta alcanzar los 44.200 millones de dólares en 2013.
No obstante, son muchas las dudas que plantea este nuevo modelo tecnológico, como los retos que debe superar para establecerse como un modelo de suministro de tecnología maduro. Para conocer la percepción que tiene la industria TIC y qué movimientos van a realizar, ComputerWorld ha reunido a doce directivos de empresas relacionadas con esta nueva forma de provisión de servicios que está cambiando muchos aspectos del mundo TIC.
Para entender en qué consiste, Pau Contreras, director de soluciones tecnológicas y estrategia de producto de Oracle, nos ofrece una sencilla explicación: “Es un nuevo modelo de provisión de TIC para ser utilizado de forma segura y cómoda por los clientes, siendo una evolución de distintos conceptos que ya estaban en la industria hace tiempo, como son SOA y virtualización, pero incluyendo novedosos conceptos como son el autoservicio y la posibilidad de medirlo”, siendo “el aspecto de la seguridad es el principal reto”, añade Alfonso Ramírez, director general de VMware en Iberia.
Aunque existen muchos puntos en común, cloud supone una realidad muy distinta para unas compañías y otras. Algunas llevan ofreciendo este modelo durante años, como Salesforce.com, que ha ido “evolucionando poco a poco hacia la gran cuenta”, señala Xabier Ormazábal, senior manager y product marketing EMEA de la compañía, o Panda Security, que por la propia idiosincrasia de su negocio ha sido necesaria una continua actualización de sus soluciones de seguridad a través de Internet desde hace mucho tiempo. Al otro lado, nos encontramos con empresas como Cisco, que cada vez están “poniendo más foco en cloud”, como explica Luis Palacios, director de data centers y virtualización, o NetApp, que según Jorge Palomero, ingeniero de sistemas de la compañía, están viviendo un gran auge ahora mismo debido “a la gran demanda por parte de los clientes”. Para muchas otras, como los suministradores de infraestructuras de almacenamiento, es una nueva oportunidad “para crear alianzas estratégicas”, afirma José Manuel Marina, director de alianzas globales de EMC.
Aun así, para todas ellas es una oportunidad para ofrecer a sus clientes una forma de hacer frente a sus demandas con “ahorros de costes muy importantes, siendo una evolución de las TI”, asegura Juan Claudi Agüi, responsable de la oferta de servicios de integración de tecnología de IBM para España, Portugal Grecia e Israel. Además, ahora mismo, cobra mayor importancia por el momento económico en el que nos encontramos, “especialmente para las pymes”, puntualiza Pilar Fernández, jefa de producto cloud services de Vodafone, “por ser una línea de negocio que democratiza el acceso a los servicios a los que estamos acostumbradas las grandes compañías”. Alfons Buxó, director de preventa de HP para Iberia y cloud advisor para EMEA, asevera que el modelo es “un catalizador de la crisis”, y abre el debate sobre las diferencias entre la llamada nube pública y la privada.

¿PRIVADA O PÚBLICA?
Por su parte, Enrique Fernández-Laguilhoat, director de desarrollo y plataforma de Microsoft para Iberia, que asegura que “la nube no es una moda, sino una realidad”, cree que el “principal crecimiento estará en la nube pública”, ya que aunque por el momento las grandes corporaciones estén poniendo foco en clouds internas, muchas acabarán migrando a nubes públicas, y la gran mayoría de pymes no tendrán otra opción por sus limitaciones presupuestarias. Por ello José María Sabadell, director de operaciones de SAP Iberia, sugiere que lo mejor es “encontrar la mejor combinación entre ambos modelos, dependiendo del cliente”.
En este sentido, hay también distintas visiones. El directivo de Microsoft asegura que “en cinco años veremos una increíble migración a la nube pública por parte de la gran cuenta, por los grandes ahorros que supondrá en cuanto a electricidad y mantenimiento”, aunque Oracle confía en que se impondrá el cloud privado en la gran cuenta, aunque de aquí a tres años coexistirán ambos modelos porque así “las compañías pueden decidir, con el catálogo de servicios en la mano, qué quieren tener dentro y qué fuera”, afirma Pau Contreras, y además añade que “será imprescindible adoptar este modelo si el CIO quiere introducir la idea de negocio dentro de su ocupación”. Al mismo tiempo, “la nube privada será clave por el tiempo de respuesta que supone”, concluye el representante de IBM.
Cloud también supondrá, según Sabadell, “una nueva forma de relacionarse con los clientes”, a la que habrá que adaptarse, y su vez, “familiarizarles con los catálogos de servicios”, apunta Marina. Con respecto a esto, y en comparación con el modelo de outsourcing, Luis Palacios comenta que el cambio de operación será importante por “pasar a un mayor dinamismo: con el outsourcing debías tener claro antes de empezar qué querías hacer”. Además, Agüí agrega que será beneficioso porque se podrá integrar un modelo en el otro, ya que el cloud incorporará la estandarización en un proceso que se hace a medida, y al mismo tiempo, la colaboración será más ágil y “recortará el periodo de renovación de los proyectos”, comenta el portavoz de Salesforce.com.
Para gestionar la transformación que provocará la nube dentro de las empresas, los proveedores de servicios deberán “ayudar para adaptar los nuevos protocolos”, comenta Palacios, “y preparar el camino para cloud”. Por su parte, el director general de VMware añade que “aunque la virtualización no es cloud, sí será un requisito”.
Alfons Buxó confía en que el concepto “supondrá una clara ventaja competitiva que permitirá diferenciarse”, y forzará a los CIO a “aprovechar las necesidades comunes que tengan para centrarse en las oportunidades que produzca la explosión de aplicaciones que vamos a ver”, agrega Castellote.

LOS RETOS DE LA NUBE
Como suele ocurrir ante cualquier transformación, hay una serie de retos que habrá que superar para consolidar el modelo. Uno de los princi

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes