El minimalismo llega a los centros de datos

El concepto del minimalismo o del "menos es más" está llegando al diseño de los centros de datos que, en un futuro próximo, no sólo reducirán su espacio físico, sino también el consumo energético, además de ser más inteligentes y estar más centrados en el core del negocio. Así lo asevera Gartner, que afirma que para ello serán esenciales cuatro aspectos: el auge de un diseño más inteligente, de la presión medioambiental, de los entornos de alta densidad y de cloud computing.

El centro de datos se está transformando a pasos agigantados en los últimos años. De hecho, según Gartner, antes de que finalice esta década los CPD requerirán mucho menos espacio que el que precisan en la actualidad, gracias al impacto de cuatro tendencias ahora en boga: un diseño más inteligente, una mayor eficiencia energética, el auge de los entornos de alta densidad y el potencial de cloud computing.

David Cappuccio, director de investigación de infraestrutura de Gartner, asegura que “en el mundo de las TI todo tiene un efecto en cascada. En este sentido, los métodos tradicionales de construcción de los centros de datos no serán válidos si no tienen en cuenta aspectos que impacten directamente en su coste, en su tamaño y en su longevidad. Elementos que, por otra parte permitirán desarrollar diseños innovadores, reducir los costes de capital y operación de los centros de datos, incrementar su escalabilidad y lograr que estén alineados con el negocio”. 

centros de datosAnte esta nueva realidad, Gartner recomienda a los gestores de los centros de datos que se centren en estos cuatro factores para desarrollar sus proyectos:


Diseños más inteligentes
Los métodos tradicionales de diseño de los centros de datos nacieron en la era de los mainframes y desde entonces ha habido una mínima variación en lo que respecta al consumo de energía de éstos. Sin embargo, los CPD actuales son distintos; tienen múltiples demandas de sistemas eléctricos y mecánicos dependiendo de la función y la antigüedad del equipamiento. Los nuevos diseños deben tomar estos aspectos en cuenta añadiendo distintas zonas de densidad para diferentes tipos de cargas de trabajo.

La presión de la sostenibilidad
La mayor parte de los responsables de los CPD hasta ahora no prestaban atención a los aspectos relacionados con la sostenibilidad medioambiental, a no ser que sufrieran presiones por parte de los directivos de su empresa o de la Administración Pública. Pero, a medida que se ha expandido la concienciación medioambiental, se ha extendido también la tendencia a hacer centros de datos más sostenibles. De este modo, los responsables de estos centros deberán tener en cuenta para sus futuros diseños aspectos relacionados con la eficiencia energética, tanto en lo que se refiere al diseño en sí como al consumo que tendrá el CPD una vez que esté en marcha.

La conquista de la densidad
Con diseños más inteligentes y presiones en pro del medio ambiente, los responsables de los CPD deberán focalizarse en el aspecto de la densidad de computación. El espacio suele estar infrautilizado en la mayor parte de los centros de datos, así que los nuevos diseños tendrán que tener este aspecto en cuenta y subsanarlo mediante la introducción de servidores en torre que permitan optimizar el espacio todo lo posible. La llegada de entornos de nube privada proporcionará también métodos para mejorar la escalabilidad vertical en los centros de datos, al mismo tiempo que se optimiza el ratio de productividad por kilowatio.

Cloud computing
Los gestores de los centros de datos están empezando a considerar la posibilidad de derivar cargas de trabajo que no sean esenciales a un proveedor de cloud, liberando el tan necesario espacio en planta, y con lo que pueden centrarse más en las cargas de trabajo de procesos críticos de negocio, ampliando a su vez la vida útil del centro de datos. Esta práctica de llevar los servicios a la nube implica que la propiedad y la gestión de los activos de TI se externalice a un proveedor. Una vez que se extienda esta práctica, el panorama de los activos que permanecen en el centro de datos corporativo se transformará significativamente. Sólo las funciones del core del negocio –aquellas que diferencian a un negocio de su competencia o que son de misión crítica– permanecerán en el centro de datos primario. Todo el resto de servicios que no sean críticos podrán migrar de forma eventual a proveedores externos, posibilitando que los centros de datos cada vez requieran menos espacio físico. No en vano, Gartner precide que para 2018 los requisitos de espacio para los centros de datos supondrán el 40% de los requisitos que se precisan hoy. Además, el foco de estos centros de datos estará en los servicios del core del negocio.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes