Windows, 25 años después

Hoy, nueve de cada diez ordenadores ejecutan alguna versión del sistema operativo de Microsoft

Cuando Microsoft lanzó la primera versión de Windows hace 25 años, el 20 de noviembre de 1985, ya era tarde. Su debut fue discreto ya que Windows 1.0 ofreció pocas novedades al sector informático donde los Macintosh de Apple ya funcionaban a base de ventanas y la computación estaba dominada por la estructura del DOS (Disk Operating System). Con este comienzo, nadie se habría atrevido a predecir que Windows dominaría el mercado del PC 25 años después. La realidad es que hoy, el 90% de los ordenadores ejecutan alguna versión de Windows. Para Luis Martín, director de Estrategia de Plataforma de Microsoft Ibérica, este aniversario supone “25 años de innovación, democratizando la tecnología, revolucionando el entorno de las interfaces y creando un ecosistema industrial incomparable”.

Windows 3.0, el principio del dominio
Superado el estreno inicial, los creadores de Windows se pusieron manos a la obra para mejorar su herramienta y en 1987 vio la luz la versión 2.0 pensada para los procesadores Intel 286 y que ya incluía el panel de control, iconos de escritorio, tenía una mejor calidad gráfica y permitía superponer ventanas. La fama de Windows, le llegó en mayo de 1990 con el lanzamiento del Windows 3.0 que coincidió con la popularización de los ordenadores personales en los países más industrializados. “Las versiones 1 y 2 sirvieron para recibir mucho feed-back del cliente que fue utilizado para en el desarrollo de Windows 3.0, que no sólo cumplió con las necesidades del momento sino que justifica la madurez tecnológica de aquel periodo. Sin duda la versión fue toda una explosión pero esto no sería posible sin versiones precedentes”, señala Martín. La popularidad de Windows 3.0 creció con el lanzamiento de un nuevo kit de desarrollo de software (SDK) de Windows, que ayudaba a los programadores a centrarse más en escribir aplicaciones y menos en escribir los controladores de los dispositivos. Su mayoritaria aceptación entre otros proveedores de hardware y desarrolladores de software contribuyó a disparar el éxito de esta actualización. Microsoft comercializó más de 10 millones de copias de Windows 3.0 con lo que pasó a liderar en 1998 la lista de empresas de software por ventas.
En 1993 se estrenaba Windows NT, que quedó eclipsado dos años después con el lanzamiento de Windows 95. En las primeras cinco semanas se vendieron más de siete millones de copias de Windows 95, un sistema preparado para la era de Internet y en el que por primera vez aparecía capacidades de plug & play que facilitaban a los usuarios la instalación de hardware y software. “Esta actualización ofrecía capacidades de multimedia al alcance de cualquiera ya que hasta entonces no se podía oír música de forma digital si no era a través de unos equipos tremendamente caros”, explica Martín. Este sistema operativo se tradujo ya a 12 idiomas. Por aquel entonces Windows operaba ya en el 80% de los ordenadores del mundo.
Entre 1998 y 2000, Microsoft lanzó Windows 98, Windows 2000 y Windows Millenium Edition entre numerosas críticas por fallos de sistema que se trataban de subsanar con sucesivos parches de software. Ante estas críticas, Microsoft aceleró las mejoras para el sistema operativo, aunque la sombra de Windows 95 pesó sobre las siguientes actualizaciones que no lograron convencer a la mayoría de los usuarios hasta el nacimiento de Windows XP en octubre de 2001. Con este lanzamiento, Microsoft fusionó sus dos líneas de sistemas operativos Windows para consumidores y empresas, unificándolos entorno a la base de código de Windows 2000. XP sobrevivió a la llegada de Windows Vista en 2006, que no cuajó a pesar de los millones de unidades que se comercializaron. Vista se enfrentó a problemas de incompatibilidad con multitud de periféricos y accesorios como tarjetas de vídeo o sonido además de que era un sistema que no podía ejecutarse en hardware antiguo. “Los problemas de rendimiento fueron sólo al principio pero fue algo que nos lastró la imagen del resto del producto”, señala Martín. En 2009 llegaba al rescate Windows 7, tan esperado que se convirtió en récord de ventas incluso antes de salir al mercado. En el primer año vendió más de 240 millones de licencias. Windows 7 es considerado como más estable que Vista, y la mayoría de los usuarios que actualizaron de Vista a Windows 7 no detectaron los problemas de hardware que se encontraron cuando migraron de XP a Vista. “Esta vez tuvimos más tiempo y recursos”, explica Martín. Windows 7 introduce algunas mejoras como una mejorada barra de tareas y un menú de inicio ligeramente rediseñado. Windows 7 se presentó en varias versiones, incluyendo Windows 7 Home Premium y Windows 7 Professional Windows 7 Ultimate.

¿Qué es lo próximo?
Preston Gralla, autor de más de 35 libros entre ellos muchos sobre el sistema operativo de Microsoft, señala que “Windows experimentará más cambios en los próximos 25 años que en su primer cuarto de siglo, principalmente porque si en la informática actual el ordenador de sobremesa o portátil ha sido el dispositivo principal no está claro que en los próximos 25 años lo continúe siendo, habida cuenta de la popularidad de teléfonos inteligentes y tablets”. Por su parte, Luis Martín señala que “la tendencia nos lleva hacia entornos de cómputo infinitos, una capacidad de inteligencia en la nube muy alta y dispositivos capaces de presentarnos esta realidad de una forma humana y natural”.


Primer usuario de Windows en España: Campsa
-------------------------------------------------------------------
Juan Carlos Yustes, responsable del área de Electrónica de Red de Repsol, siempre ha sido un vanguardista en lo que a la tecnología se refiere. Además de ser pionero en nuestro país en utilizar los AS400 de IBM, Yustes fue de los primeros en comprar licencias de Windows. Por aquel entonces trabajaba en Campsa y su compañía adquirió entre 200 y 500 licencias de Windows 3.0. “Trabajábamos con un procesador de textos, denominado Multitexto, que se decidió cambiar por Word ya que era más fácil de configurar y sencillo de utilizar pero, sobre todo, era una solución estándar para muchas impresoras”. Aunque por entonces Microsoft no disponía de oficina en España, Yustes señala que conoció Windows gracias a la lectura de revistas como PC World.
En cuanto al monopolio de Windows, afirma que hasta el año 2000 “Microsoft arrasó con cualquiera que intentara entrar en el mercado de sistemas operativos y aplicaciones de tratamiento de texto ”. No obstante, apunta que la compañía debe mejorar algunos aspectos relacionados con la licencia ya que es difícil entender por qué “hay que pagar por una licencia cuando sólo se utiliza una parte de ella”.
La confianza y el compromiso de Campsa, hoy integrada en Repsol, con la tecnología de Microsoft, al menos en el campo del Office, sigue adelante y además se ha hecho extensible a cada una de la empresas que se han ido incorporando al grupo energético.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers