Venta de fábricas, despidos de empleados

Lucent, Ericsson y Alcatel ponen a la venta sus factorías

La desaceleración económica afecta directamente a las empresas de telecomunicaciones, que han visto cómo ha caído la demanda especialmente durante este año. Este hecho se traduce en la venta de las plantas de producción en nuestro país, con el consiguiente despido de empleados. Así lo han anunciado Lucent Technologies, Alcatel y Ericsson. La crisis que vive el sector de las telecomunicaciones llega a nuestro país con la venta de las plantas de producción de varias compañías . A esta “moda” se han apuntado ya Lucent Technologies, Alcatel y Ericsson. Una vez abortada su fusión con Alcatel, la americana Lucent continúa con su plan de ajuste para alcanzar la rentabilidad y obtener dinero con el que hacer frente a sus proyectos. En este sentido, la compañía ha anunciado recortes en la producción que se traducirá en la venta de sus fábricas en varios países del mundo, con el consiguiente recorte de la plantilla. En España, Agere Systems, filial que Lucent controla el 58% del capital, ha anunciado su intención de vender la fábrica de semiconductores que posee en la madrileña localidad de Tres Cantos. “Lamentamos tener que tomar esta decisión, nos vemos obligados a llevar a cabo una reducción de costes para adecuarnos a las condiciones y a la estructura del mercado con vistas a asegurarnos nuestro crecimiento en el futuro”, aseguraron fuentes de la compañía. De no encontrar un comprador, la compañía ha anunciado su intención de cerrar la fábrica en un plazo de seis meses. Esta factoría comenzó su actividad en 1987 y emplea a 950 personas en la fabricación de semiconductores CMOS para comunicaciones de equipos de networking. Su producción ha descendido en los últimos meses cerca del 25%. No obstante, Lucent ha confirmado que continuará con su actividad en nuestro país, aunque estudia otra reducción en torno a los 10.000 empleados. Por su parte, el grupo francés Alcatel ha anunciado la venta de 50 fábricas –posee en torno a un centenar-, de las cuales 27 están situadas en Europa y el resto en Estados Unidos, así como el despido de 13.500 empleados de los 130.000 que emplea en todo el mundo. En España, no se sabe bien todavía cómo afectará esta situación, ya que el presidente de la compañía, Serge Tchuruk, tiene previsto reunirse de nuevo con el comité de empresa a la vuelta de vacaciones. La compañía emplea en nuestro país a 4.600 trabajadores, y posee tres centros de producción en Villaverde (Madrid), donde fabrica sistemas de commutación; Toledo, donde elabora sistemas de acceso y transmisión; y Santander, donde produce cables y fibra óptica, además de un centro de desarrollo tecnológico en Barcelona. Asimismo, la compañía Saft, filial del grupo, fabrica en Vitoria baterías. Precisamente, Tchuruk anunció la venta de cinco fábricas de Saft, sin precisar todavía el futuro de ninguna de ellas. Por otro lado, la sueca Ericsson anunció también su intención de vender la única planta de producción de móviles que la compañía posee en España, ubicada en Zamudio (Vizcaya), debido a la “insuficiente y deficiente carga de trabajo”, según justificaron portavoces de la compañía. Ericsson ya anunció en abril la eliminación del 16% de la plantilla mundial, unos 17.300 trabajadores, para recuperar la rentabilidad de la compañía, que pasó de unos beneficios de 109.000 millones de pesetas en 1999 a 11.000 millones en el 2000. La planta de Zamudio se inició en 1993 y emplea a 440 personas, 350 fijos y 90 eventuales, en la fabricación de módulos para terminales móviles, así como en labores de I+D. El pasado año esta planta facturó 22.000 millones de pesetas, y para este año las previsiones apuntan a 15.000 millones. Se da la circustancia de que tras el anuncio de la venta, se produjo un incendio en la factoría vasca. Este hecho ha levantado algunas suspicacias en torno al origen del incendio, aunque la empresa asegura que “fue un cortocircuito en el cuadro de mandos”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers