Valdemoro agiliza su gestión catastral con un sistema modular adaptado a sus necesidades. El crecimiento urbano de los dos últimos años ha propiciado 5.000 altas por año

Valdemoro está viviendo un gran crecimiento urbanístico, con una media de 5.000 altas anuales. Para facilitar y agilizar la gestión catastral del municipio, este Ayuntamiento del sur de Madrid ha implantado una solución que les permite llevar todo el proceso desde el propio consistorio, en el marco de un convenio de colaboración con la Agencia Provincial.

Valdemoro se ha convertido en un municipio joven, con una población y una actividad industrial en constante crecimiento. En los dos últimos años ha pasado de 37.000 a 43.000 habitantes, siendo más del 40% ciudadanos que oscilan entre los 15 y los 35 años. Para desarrollar su actividad industrial, la zona cuenta un centro de empresas, seis polígonos industriales y está previsto que esta zona se amplíe en 2,5 millones de metros cuadrados más. Este crecimiento ha ocasionado que el suelo urbanístico sufra el mismo proceso. El suelo urbano va ganando terreno hacia el oeste dentro del desarrollo del Plan General de Ordenación Urbana, aprobado en mayo de 2003, lo que ha propiciado un ritmo de crecimiento urbano de una media anual de unas 5.000 altas de unidades urbanas por obra nueva.
Esta evolución ha hecho que el Ayuntamiento de Valdemoro decidiera agilizar sus procesos administrativos y, más concretamente, la gestión del catastro. Para esto se ha implantado la solución de la empresa Seintex, denominada Seintellus.
Hasta hace dos años el Ayuntamiento recogía los expedientes y los reenviaba a la Gerencia Provincial, desde donde se tramitaban. Con la herramienta que han implantado la gestión catastral se realiza en el propio consistorio a través de un convenio de colaboración firmado con la Agencia Provincial. Esto ha permitido agilizar los procesos y contar con un mayor control de la información.
Para realizar una gestión catastral completa son necesarios tres componentes: uno alfanumérico, otro cartográfico y, un tercero, que se encargue de la realización de los croquis catastrales (también denominados CU-1). Los principales objetivos de Seintellus pasan por el mantenimiento de los datos jurídicos, y físicos, así como el mantenimiento de la cartografía catastral, la edición de los CU-1, el análisis de la información catastral y la sincronización de las bases de datos de la Gerencia Territorial y la Municipal. Para Carlos Mingorría, responsable de la Oficina del Catastro de Valdemoro, Seintellus era la opción que mejor se adaptaba. “Era la herramienta que respondía a los requerimientos que precisábamos y, además, da cumplimiento legal a los convenios de colaboración de las Administraciones Locales. Para desarrollar nuestro tipo de convenio adoptamos el sistema completo, tanto la parte gráfica, como la alfanumérica, dos módulos que están integrados pero que pueden funcionar de manera independiente. Este sistema nos permite el intercambio tanto de la cartografía catastral como de los datos asociados a cada inmueble con la Gerencia Provincial”.
Para implantar esta herramienta en el Ayuntamiento de Valdemoro se han desarrollado tres niveles: uno base, dirigido a los convenios de colaboración que no requieren la actualización de la cartografía; otro, avanzado, que incorpora herramientas específicas para la modificación de la cartografía catastral; y un tercero, analítico, que aporta la capacidad necesaria para análisis de los datos cuyo objetivo es optimizar la calidad y congruencia de la información.
La combinación de las distintas variables a tener en cuenta en cada inmueble, es las que finalmente determina el valor catastral a partir del cual se obtiene el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). En el último ejercicio, el IBI de Valdemoro supuso un montante de 4.246.012 euros, mientras que el valor catastral, de las 22.053 unidades urbanas registradas, ascendió a 982.723.000 euros.
La herramienta de Seintex proporciona la base para llevar a cabo todo este proceso, pero en la Administración Local en la que se instala hay que crear una estructura que realice una actualización continuada y como afirma José Carlos Sastre, director de proyectos de Seintex, “es preciso contar en la entidad con un buen experto en la materia, alguien que conozca con detenimiento la normativa catastral. Éste es el 60 por ciento de una buena gestión”.
Por este motivo, en Valdemoro se han definido cuatro perfiles. Una persona que atiende las demandas de información; otra que resuelve expedientes sencillos, como los cambios de titularidad; una tercera, que actualiza los datos alfanuméricos; y, por ultimo, un experto en cartografía.


Quince años de evolución
------------------------------------
La solución Seintellus está sustentada sobre una plataforma de red de área local Ethernet 10/100/1000 que incorpora distintos servidores (principalmente de HP y Dell) que funcionan sobre entorno Microsoft, que están unidos con circuitos de 3Com y donde se utiliza como protocolo principal TCP/IP.
Cada uno de los edificios consistoriales dispone de su propia red, estando algunas de ellas conectadas entre sí a través de fibra óptica o de tecnología inalámbrica. Sólo un edificio, dada la proximidad, está comunicado mediante par trenzado. Actualmente se está intentando unificar todos los edificios en una única red de comunicaciones utilizando distintos medios, tanto de voz como de datos.
La situación tecnológica actual del ayuntamiento de Valdemoro es fruto de una evolución que se ha ido produciendo desde hace más de quince años. Hasta 1992, su estructura se basaba en un sistema NCR, bajo sistema operativo IMOS, al que estaban conectados ocho terminales. En esta fecha se migra al entorno de los ordenadores personales y el sistema operativo MS-DOS que, poco a poco, se iría sustituyendo por Windows.
En 1997, coincidiendo con el cambio de la centralita telefónica, se instala una red local en el edificio consistorial y se ha ido ampliando hasta la plataforma actual. La conexión a Internet llegaría un año más tarde, mientras que la web oficial no se haría patente hasta el 2001, año en el que se crea una página presencial que permanece hasta hoy.
El año 2002, supone la implantación total del entorno Windows, así como la entrada de las soluciones de voz sobre IP. Próximamente, se va a sustituir la centralita digital por otra IP que se conectará a otras dos que han sido instaladas.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers