Actualidad
Administración

Tecnología española a bordo del Curiosity en Marte

Una antena de comunicaciones y un instrumento llamado REMS, tecnologías nacionales en Marte fruto de la colaboración entre la agencia espacial NASA y el sector espacial español para desarrollar el robot Curiosity.

Por primera vez en la historia, tecnología desarrollada en España ha pisado otro planeta, en este caso Marte. Y es que a bordo del vehículo todoterreno Curiosity (pilar fundamental de la misión MSL de la NASA) se encuentran dos importantes elementos desarrollados por la industria aeroespacial española.

En concreto, los dos componentes creados en nuestro país son la antena de comunicaciones de alta ganacia o High Gain Antenna (HGA, desarrollada por EADS CASA Espacio y Sener) y el instrumento REMS (Rover Environmental Monitoring Station, de Crisa), que medirá por medio de unos sensores el viento, la presión, humedad y temperatura de la atmósofera, así como los niveles de radiación ultravioleta y la temperatura del suelo marciano.

La contribución española a esta misión asciende a 23,5 millones de euros, de los que el CDTI ha aportado 14,8 millones, el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) 6,8 millones y el Plan Nacional de I+D+i otros 1,9 millones de euros. Cabe recordar que en esta misión participan, además de EEUU y España, países como Rusia, Canadá, Francia o Alemania.

Si nos atenemos a los precedentes, podemos esperar grandes cosas de este proyecto. Y es que las colaboraciones puntuales que durante los últimos cincuenta años han mantenido España y la NASA han llevado a algunos de los descubrimientos más importantes en la carrera espacial. Por poner un ejemplo, la llegada a la luna en 1969 fue dirigida, entre otros centros, por la estación de telecomunicaciones de Robledo de Chavela. 

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers