Actualidad

¿Somos eficientes gestionando los sistemas tecnológicos de nuestra empresa?

Esta debería ser la cuestión que muchos CIO’s o responsables de IT se hiciesen continuamente. Es actividad clave de estos perfiles, pensar cómo pueden mejorar, desde todas las perspectivas, los sistemas tecnológicos que dan servicio a los procesos internos, a los clientes o a los proveedores.

En un mundo donde los valores por los que nos miden han cambiado, es importante conocer qué alternativas de gestión tecnológica existen a los modelos de gestión tradicional. Hoy día la eficiencia en costes, el “Time to Market” o capacidad para poner nuevos productos y servicios a disposición de los clientes o proveedores, la aportación de valor al negocio desde el área de IT son medidas que hasta ahora no se posicionaban en primer lugar. El actual crecimiento de las tecnologías de la información, los procesos de globalización, la aparición de nuevas tecnologías, como Internet, ha generado una situación en el mercado que ha permitido el nacimiento, o más bien la intensificación del negocio de outsourcing bajo tecnología internet. Tradicionalmente los procesos de externalización solo se acometían en grandes compañías y focalizados en tecnología MainFrame, donde las inversiones en estos sistemas rondaban cifras astronómicas: cientos de millones y en ocasiones miles.
La evolución hacia sistemas abiertos ha conseguido que el acceso a las tecnologías de la información por parte de las empresas, genere una importante demanda. Al mismo tiempo la evolución hacia las tecnologías abiertas ha provocado una demanda de profesionales técnicos cualificados muchas veces difícil de cubrir.
El apoyo por parte de las tecnologías de la información en los ciclos de negocio de las compañías tradicionales ha provocado que el sector de IT esté evolucionando a pasos agigantados. A su vez, este hecho deriva en que los periodos de asimilación de estas nuevas tecnologías sean cada vez mas cortos, en definitiva, los especialistas o los técnicos que deben optimizar el uso de estas tecnologías cada vez tienen menos tiempo para ello.
La competitividad de las empresas y la necesidad de mayor rentabilidad ha provocado que el sector de los inversores arrastre a muchas compañías hacia mercados de valores donde la globalización, el control de los costes, el foco en el core-business y la apertura de nuevos mercados sean máximas del día a día.
Por otro lado la capacidad de adaptación de los productos que una compañía ofrece a sus clientes y la velocidad de cambio o implantación de los mismos hace necesario gestionar de forma diferente para exigir un “Time to Market” bastante agresivo. También, cada día mas dentro de las organizaciones comienzan a plantearse que todos aquellos procesos que no aporten valor al negocio, merece la pena externalizarlos. En definitiva se trata de poder centrarte en tu negocio. Ser capaz de apoyar al negocio utilizando la tecnología, es mucho mas beneficioso que centrar los esfuerzos en operar sistemas complejos. Si bien es cierto que en España, parece que existen ciertas barreras culturales, durante los últimos estamos viendo como poco a poco está cambiando.
Todas estas razones han provocado que la evolución de las tecnologías, de las comunicaciones y la forma de demanda de ambas generen la aparición de un nuevo concepto en el que basaremos la contratación futura de servicios de aplicaciones: los proveedores de servicios de aplicaciones ( ASP ).
Si retrocediésemos un poco en el tiempo y revisásemos la evolución de los sistemas que han albergado aplicaciones y los sistemas de interconexión, nos encontraríamos con el desarrollo paralelo de las comunicaciones y las formas de acceder a las aplicaciones. Esta convergencia entre Redes de Comunicaciones y Arquitectura de Aplicaciones nos ha permitido inventar un nuevo modelo de acceso a las aplicaciones para las empresas llamado Applications Service Provider ( ASP ).
Hace ya algunos años comenzamos a escuchar términos como “Internet Service Provider”, “Housing Service Provider”, “Hosting Service Provider” que unidos a la nueva tecnología internet nos aportaba capacidad de acceso a un nuevo modelo de contratación de servicios. Sin embargo el fracaso, en muchos casos de la aplicación del concepto Internet en los negocios puso en duda estos modelos. Ha pasado el tiempo y términos como ISP, HSP, MSP han pasado ha formar parte de nuestro día a día en la gestión de las nuevas tecnologías. Ahora todos estos proveedores de estos servicios han decidido seguir creciendo en la cadena de valor. Están intentando convertirse en los gestores de las aplicaciones de sus clientes, en Applications Service Provider ( ASP ). En una primera fase, prácticamente todos, intentaron convertirse en ASP’s sin éxito demostrado. Comprobaron lo difícil que resulta conseguir la confianza de los clientes y externalizarles la gestión de sus aplicaciones y de sus datos. También comprobaron que sus organizaciones no estaban preparadas para gestionar aplicaciones.
Por otro lado, aparecieron jugadores en el mercado ASP centrados solo en la gestión de aplicaciones, sin embargo la falta de demanda no les ha permitido desarrollar mucho su negocio. Esto no quiere decir que no existan ASP’s en España que ofrezcan servicios y que facturen estos servicios, pero si es cierto que no existe una oferta plural donde el cliente pueda elegir ampliamente.
Lo realmente importante de la aparición de esta forma de contratación es la evolución que está llevándose a cabo. En el mercado americano la semilla ASP ha dado lugar a mas de 1.600 empresas que ofrecen servicios de contratación de aplicaciones para clientes ( Fuente: http://asp.thelist.com ).
En España, al igual que está ocurriendo en el resto de Europa, estamos aprendiendo en los dos extremos del servicio.
Por un lado los proveedores xSP están incorporando cada día más ofertas en sus porfolio de productos de mayor valor para los clientes. Hoy en día existen muchos servicios de empresas conocidas y no tan conocidas que ofrecen el servicio de entornos tecnológicos para que los clientes ejecuten sus aplicaciones. Siendo responsabilidad del proveedor tanto el hardware, como los servicios de software base. Considerando como software base el sistema operativo, los motores de base de datos y los servidores de aplicaciones.
Si nos centrásemos en la definición del modelo xSP, de su aportación a la explotación de aplicaciones, de los beneficios en ahorros de costes para la empresa contratante no tendríamos duda en seleccionar como alternativa estos nuevos modelos. No obstante hoy en día muchos responsables de tecnología son aun muy reacios a esta forma de contratar servicios.

Inhibidores para el desarrollo del modelo ASP.
Parece razonable pensar que si la oferta de estos servicios comienza a ser importante, que si las inversiones en curso son importantes, que si las ventajas para el cliente son también altamente interesantes, deben existir algunas razones o barreras que estén frenando el desarrollo de estos servicios en España. Y digo en España, porque como he comentado anteriormente en el mercado americano está altamente incorporado. Estas barreras, en algún caso técnicas y en otros casos culturales quedan englobadas bajo aspectos de seguridad, ley de protección de datos española, falta de e

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers