Software AG se reestructura

Software AG España atraviesa en estos momentos un importante proceso de reestructuración y ajuste de plantilla, del que ComputerWorld ha venido informando en las últimas semanas. Hasta ahora, la compañía se había librado del aterrador fenómeno que, en despiadada constante, ha lacerado durante los últimos años la vida de las empresas, destrozando las economías, y obligándolas a drásticas medidas organizativas para superar la crisis. Más pronto o más tarde, parece que todas las organizaciones tienen que pagar el tributo de la incorporación a nuevos métodos de gestión y a la revolución estructural impuesta por una competencia -arrolladora- con hábitos y procedimientos que anteriormente sólo se utilizaban en circunstancias poco comunes. Ahora, la tradicionalmente envidiada Software AG, caracterizada en nuestro país por su ascensión rápida, contundente y firme, se ha visto también doblegada a penetrar en el túnel de las inevitables metamorfosis. Salir de él con vigor, con arropamiento adecuado, y con garantías de encarar con realismo el futuro, es su gran desafío actual.

Comprobando el hecho evidente de que la decisión de reajustar y de reestructurar se ha tomado en estado de necesidad, cabe preguntarse si las medidas debieran haberse acometido antes para haber paliado en parte los efectos de la decisión actual. Es posible que la boyante salud económica y de prestigio que venía disfrutando en nuestro país Software AG haya servido de confortable colchón amortiguador para permitirse el lujo de esperar, sin agobios exagerados ni presiones cargadas de nerviosismo, la llegada de unas soluciones procedentes de la casa madre, que propiciaran el punto de inflexión hacia un inmediato cambio de tendencia. Pero la impresión que se saca a la luz de los hechos es que el periodo de reflexión y aparente optimismo ha durado demasiado tiempo.

La prueba de fuego con que se enfrenta en estos momentos Software AG España consiste en infundir confianza a sus usuarios y covencerles de que esta coyuntura es transitoria. Y si este talante debe presidir siempre las relaciones de cualquier empresa con sus clientes, en el caso de Software AG hay que poner un énfasis especial por la relevancia cuantitativa y cualitativa de sus contrataciones con las grandes cuentas. Debe medir, muy seriamente, en qué conceptos y de qué manera la competencia ha sabido aprovechar su paréntesis de dubitaciones e incertidumbre, y reaccionar en consecuencia. No hacerlo así, significaría perder toda posibilidad de recuperar protagonismo en el mercado. Tardaremos poco en comprobar lo que la compañía es capaz de hacer.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers