Sin código, el futuro de las aplicaciones empresariales

Hace una década, cuando las empresas se planteaban implantar una solución de gestión tipo ERP, SCM o de RR.HH, era muy habitual que una de las opciones a considerar fuera realizar un desarrollo a medida.
Ésta es una opción que hoy en día casi nadie se plantea debido a dos factores: el coste y el go-to-market. Por un lado, a raíz de la industrialización que se ha vivido en el sector TIC, existen muchas soluciones ‘paquetizadas’ adecuadas para todo tipo de empresas, a unos costes muy competitivos. Esto hace incomparable el coste que le puede suponer a una compañía desarrollar y mantener su propia aplicación frente a adquirir una solución de mercado. Por otro lado, y aún más importante, los tiempos de desarrollo de una solución desde cero hacen muchas veces inviable plantearse esta opción: para cuando se tendrá cubierta la necesidad, ésta habrá cambiado y será muy distinta a la inicial.
Una evolución similar se está empezando a producir con las aplicaciones ‘paquetizadas’. Las empresas siguen buscando soluciones completas en cuanto a su funcionalidad, altamente escalables y flexibles para adaptarse a sus necesidades actuales y futuras, pero cada vez están menos dispuestas a “sufrir” un proyecto largo y costoso, que desemboque en una alta dependencia de la empresa que ha implantado la solución y, por lo tanto, una menor flexibilidad frente a los muchos cambios que se producen todos los días dentro de las organizaciones.
Y es ahí donde nuevos modelos de entrega del software como SaaS, ayudan a acortar tiempos de implantación y simplificar la personalización y el mantenimiento. Pero donde realmente se logran optimizar costes y plazos es en el caso de soluciones que, además, se configuran sin necesidad de escribir código, mediante interfaces gráficos, que reducen la complejidad de la implantación, simplifican el mantenimiento posterior y maximizan la autonomía del cliente para evolucionarlas de forma sencilla. Esta idea, que hace unos pocos años podía parecer casi utópica, hoy se está convirtiendo en una realidad.
Parece que el dicho “para hacer una tortilla hay que romper huevos” puede no ser del todo cierto en este caso y que mediante la combinación de SaaS y personalización sin código se consiga realmente reducir el TCO de las aplicaciones empresariales.

Eduardo Martínez, director general de Staff&Line España.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes