Sebastián Mas, Subdirector General de Estudios y Sistemas de Información del Ministerio de Economía y Hacienda

"Estamos asistiendo a la explosión en la utilización de herramientas SIG

La utilización de herramientas de información geográfica ha conocido, en los últimos meses una explosión inusitada. Sin embargo, como toda nueva tecnología que inicia su desarrollo, ha sido necesario que todas las partes implicadas se pongan de acuerdo para intentar encontrar unos puntos de referencia comunes para el intercambio y la interpretación de esta información, Distintas iniciativas, tanto nacionales como internacionales, han surgido en todo el mundo y desembocarán en los próximos años en unas normas generales de intercambio y captura de la información geográfica.

¿Cuáles son los motivos que llevan a distintos organismos a plantearse la necesidad de una normalización en el terreno de los Sistemas de Información Geográfica, SIG?

- Los Sistemas de Información Geográfica son una tecnología relativamente moderna. Es a finales de los años 70 cuando comienzan a existir y hasta finales de 1986 no empiezan a aparecer herramientas SIG de tipo comercial. En los 90 esta tecnología ha tomado ya una importancia fundamental, la gran mayoría de los centros y de las administraciones que utilizan información territorial están trabajando con herramientas de este tipo. Pero hay una gran desconexión entre ellas. Hasta que se comienzan a utilizar, se trabajaba con mapas, y era fácil pasarlos de un organismo a otro, simplemente tenías que explicarle la simbología que habías utilizado, los propios mapas eran autosuficientes. Sin embargo, cuando lo que se pasa es un disquete u otro soporte con información geográfica, lo primero que hay que explicar son las características de lo que le estoy traspasando y cómo estoy interpretando y modelizando la realidad, por ello es necesario establecer unas normas para el intercambio de la información geográfica. Ya existía a mediados de los años 80 una inquietud, a nivel mundial, por cómo intercambiar información, había grupos sobre todo en Estados Unidos, que estaban definiendo cómo intercambiar la información entre las agencias federales u otros organismos de la Administración, en Europa también, existía el Comite Europeo de Responsables de Cartografía Oficial, donde un grupo ya estaba trabajando sobre estos temas e incluso antes ya existió algún intento, pero se puede decir que el momento más serio de tratar de normalizar la información geográfica se produce en el año 92.

¿Cómo ha sido la participación de España en todo este proceso de creación de organismos y comités de normalización?

- En este momento, el Comite Europeo de Normalización, CEN, pone en marcha un Comite Técnico de Normalización, específicamente para la información geográfica. Se crea un TC, concretamente el 287, dedicado específicamente a esta información. Al CEN pertenecen los organismos de normalización de los distintos estados que forman parte de la Unión Europea entre ellos AENOR en representación de España y cuando en AENOR se recibe la noticia de que existía la iniciativa de crear un grupo de normalización en el que toman parte los especialistas de los distintos organismos que tenían ya experiencia en el campo de la normalización decide la creación de un organismo que haga el mismo trabajo en nuestro país. Paralelamente existía, desde 1991, una asociación AESIG, que es la Asociación Española de Sistemas de Información Geográfica y ésta propuso a AENOR crear un comite técnico de normalización en España específicamente para la normalización de la información geográfica y que ha recibido el nombre de Comité Técnico de Normalización 148.

A la vez el organismo internacional ISO tuvo también la iniciativa de crear un comite de normalización geográfica que es el 211 y que ha empezado a trabajar a finales de 1994, El CEN en Europa y el del ISO a nivel mundial no mantiene ningún tipo de pugna entre ellos sino que trabajan coordinadamente cuando se produce una coincidencia en uno de los puntos en los que están trabajando se ponen de acuerdo, y de alguna forma se repartirán los temas, hay un gran trasvase de información. Todos los aspectos de la normalización geográfica se están resolviendo de forma muy rápida.

¿Quién forma parte de este comite creado por AENOR?

- Dentro de él están integrados desde organismos públicos, a Universidades, empresas, tanto desarrolladoras de herramientas SIG, como empresas de servicios que son usuarios principales de herramientas SIG, usuarios porque tienen que utilizarlos y porque tienen que preparar información para centros y empresas que van a utilizar a su vez, herramientas SIG. En estos comites están todos los interesados en lo que es la tecnología SIG.

¿Cual es la dinámica de funcionamiento de este comité?

- Su creación se concretó en 1994 y desde ese momento está funcionando en base a unos grupos de trabajo paralelos con los grupos de trabajo del CEN. Una de sus proyectos principales es el programa MIGRA.

A la vista de la falta de capacidad de intercambio y además, aunque las normas europeas están en marcha no se podrán implantar antes de 1998, desde el comité anteriormente citado, el 148, se nos ocurrió que hacia falta establecer una norma, un sistema que durante un período de tiempo, con carácter temporal, viniese a constituir una especie de norma nacional de intercambio y que tuviera validez hasta que se implantasen y se utilizasen masivamente las norma internacionales y por eso nació MIGRA. Hay que tener en cuenta además que ahora a nivel por ejemplo de ayuntamientos hay una actividad tremenda en el campo de la utilización de herramientas SIG y además necesitan referenciar la información sobre el terreno, manejar información de cartografía digital. Hasta el momento de la aparición de MIGRA los intercambios se estaban realizando en virtud de acuerdo bilaterales o con la norma establecida por el Catastro. Pero era necesario ir un paso más allá y eso es MIGRA, un mecanismo pactado, acordado, entre el Catastro, El Instituto Geográfico, los organismos cartográficos de las Comunidades Autónomas, la FEMP, el Ministerio de Administraciones Públicas y todas las empresas que desarrollan y suministran herramientas de tipo SIG o incluso de tipo CAD con cartografía, porque lo que pretende este mecanismo es definir, sobre un modelo de datos, formatos de intercambio, clasificación y códigos de identificación de la información, definir el sistema de trasvase de la información y añadirle a eso los desarrollos lógicos, es decir, el software, para que cada una de las herramientas comerciales puedan poner su información de acuerdo a ese mecanismo o recogerla. Eso facilita que cualquier usuario que quiere utilizar información geográfica, elige libremente la herramienta que quiera y el único requisitos es tener una aplicación que le permita entregar o recibir en el formato y las normas MIGRA. De esa forma sabe que la gran masa de información que se genera, por ejemplo en el Catastro, en el Instituto Geográfico, etc. está a su disposición a través de este mecanismo de intercambio. Se trata de una manera muy rápida, a lo largo de 1996, estará definido el mecanismo, existirá un punto de encuentro para la información geográfica.

¿Cual es el nivel de utilización en España de herramientas de información geográfica?

- En España a nivel de herramientas SIG estamos muy bien. En gran medida el culpable ha sido el Catastro que ha actuado como motor al manejar muchísima información, y ha hecho que ésta esté en forma digital, organizada para trabajar con un SIG. Ello ha forzado que todos se adaptarán a esta tecnología. A nivel de organismos, en la Administración del Estado, todos aquellos que trabajan con información geográfica lo hacen con herramientas SIG, casi en todos los ministerios hay algún organismos que está trabajando con ellas, y a corto plazo será todo el mundo, pues hay muy poca información que no sea susceptible de referenciarse geográficamente. A nivel de Comunidades Autónomas, está produciendose una auten

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes