Comunicaciones
Estrategias

Sanidad informatizada: hacia la reducción de costes y satisfacción de los usuarios

El Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica al Personal Municipal del Ayuntamiento de Barcelona (PAMEM)

El Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica al Personal Municipal del Ayuntamiento de Barcelona (PAMEM) está llevando a cabo el Programa Integrado de Salud. Se trata de un proyecto que integra una historia clínica personal en un sistema web a través de Internet y una centralita para los pacientes además de una intranet y una base de conocimiento clínico compartido para los profesionales sanitarios. La prueba piloto se está realizando con una grueso de unos 7.000 afiliados mayores de 60 años. Los planes son extenderlo a la base de 29.000 y desarrollar sistemas de informáticos móviles que faciliten la accesibilidad de la información.

Creado en 1950, PAMEM (Instituto Municipal del Ayuntamiento de Barcelona) proporciona la cobertura integrada de servicios sanitarios a los funcionarios del consistorio y sus familiares, unas 29.000 personas distribuidas en el entorno urbano de Barcelona. La institución cubre la asistencia primaria y la especializada extrahospitalaria, posee una estructura de prestación farmacéutica propia y concierta la asistencia hospitalaria, principalmente con los hospitales municipales.
Desde hace 15 años la entidad dispone de una base de datos poblacional individualizada, con un identificador personal (tarjeta sanitaria) que ha generado un registro longitudinal de prestaciones económico asistenciales informatizado y por paciente. “Durante los últimos años se evidenció la necesidad de emprender nuevas estrategias de gestión del continuum asistencial, basándose en disponer y compartir una información flexible, adecuada y adaptada a los usuarios, profesionales y gestores”, señala Josep M. Picas, director asistencial del Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica al Personal Municipal (PAMEM).
El Programa Integrado de Salud se ha centrado en el entorno de la asistencia primaria, en coordinación con la hospitalaria, concretamente en la gestión integrada de las patologías geriátricas más prevalentes, “con el objetivo de mejorar los resultados clínicos, la satisfacción de los pacientes y disminuir los costes de las prestaciones sanitarias”. El proyecto se inició durante en 1998 en colaboración con la Unidad Geriátrica Municipal de Barcelona, el Hospital del Mar y MEDCO, división de gestión sanitaria perteneciente al laboratorio farmacéutico MSD.
En un primer momento, como explica Picas, los médicos fueron introduciendo en el sistema sus diagnósticos. Además se les puso a su disposición en una intranet con 18 guías de práctica médica publicadas, que se actualizan continuamente. Dentro de este marco se han desarrollado un conjunto de subprogramas complementarios como programas de gestión de la prescripción y revisión de la utilización de exploraciones diagnósticas y otras prescripciones terapéuticas, con el objetivo mejorar los hábitos prescriptores de los profesionales sanitarios en especial en las enfermedades de larga duración y/o elevado coste. También disponen de un programa de gestión de casos, coordinado por personal de enfermería, con la misión de proporcionar la alternativa asistencial más eficiente a un grupo de pacientes con necesidades de atención sanitaria superiores a la media poblacional. Actualmente están conectados en red un total de 19 facultativos de atención primaria (quince de ellos en consultorios propios y conectados mediante líneas RDSI), veinte especialistas extrahospitalarios, seis geriatras en el Centro Geriátrico Municipal y consultas externas del hospital del Mar, diez enfermeras de PAMEM, ocho administrativas de atención al público y cinco personas con funciones de gestión. El desarrollo de la base de conocimiento se ha realizado con Lotus Notes y la intranet con XML “porque se intuyó que era un posibilitador estándar comunicación entre diferentes tipos de sistemas. Además actualmente casi la totalidad de los proyectos de salud y movilidad en el mundo se están llevando a cabo con este lenguaje XML es fácil de programar”, señala Picas. La aplicación funciona sobre Tamino, el servidor de XML de Software AG. “De momento está en sus instalaciones pero estamos buscando un centro de alojamiento de máquinas para ubicarlo”.
Para los profesionales sanitarios y pacientes se ha desarrollado un programa de accesibilidad a con el objetivo de facilitar un canal de comunicación bidireccional continuo, utilizando inicialmente la mensajería SMS. “Así los médicos reciben los avisos domiciliarios con la información de la dirección de los pacientes; si piden alguna información que ellos no tengan accesible en ese momento, pero que esté introducida en el sistema, se le hace llegar”, explica. “Está previsto que los médicos tengan acceso a la historia de los pacientes a través de dispositivos móviles pero de momento estamos esperando a ver cómo evoluciona la tecnología y sobre todo la tercera generación. Esta en pre-proyecto pero es evidente hacia dónde conduce el camino: facilitar la información tanto a los pacientes como a los médicos allá dónde estén”.

Importancia del paciente
La información que puede proporcionar el propio paciente es fundamental “y a veces no la da porque no se acuerda, no tiene tiempo o no se atreve, por ejemplo una persona que acuda a medicinas alternativas como la homeopatía. Estudios americanos demuestran que en las historias clínicas personales donde los pacientes tienen oportunidad de introducir su propia información la gente se siente más libre”. Al facilitarle esta información al médico se eliminan posibles interacciones con otros medicamentos y le otorga más libertad al paciente para acudir a otros médicos ya que puede disponer de su historia clínica. “También en el caso de urgencias o emergencias se dispone de una información más estructurada”.
Para ello se ha elaborado en soporte web, también con lenguaje XML, una historia clínica personal que permite al paciente introducir información sanitaria respecto a su propia historia clínica, sobre signos y síntomas de sus enfermedades crónicas para facilitar su seguimiento por parte de personal sanitario, acceder a diagnósticos y tratamientos establecidos para sus enfermedades y consultar información complementaria sobre hábitos de vida saludable. También disponen de una línea telefónica de acceso gratuito a los servicios de la entidad, con una centralita que asimismo realiza llamadas de seguimiento a las recomendaciones de las guías. La centralita está llevada por el cuerpo de enfermería que tiene acceso a lo que está en la web. “También se controla si los enfermos van a buscar las medicinas a los doctores y si lo compran en la farmacia, gracias a la tarjeta sanitaria y porque el colegio de farmacéuticos nos factura directamente. Si vemos que alguien se despista se le puede hacer una llamada”. En cuanto a los sistemas móviles, se ha hecho una prueba piloto con algunos de recomendación de seguimiento de medicación. Así como los médicos disponen de un sistema de alertas en su aplicación de las guías de práctica clínica se está pensando que también funcione para el paciente en algunas enfermedades. “Se trata de intentar reducir la intervención humana en trabajos reiterativos”, apunta Picas. Este sistema de alertas a

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers