Renovación tecnológica en Defensa

El Ministerio de Defensa continúa desarrollando su proyecto de renovación tecnológica, en el que juega el complicado protagonismo de gestionar idóneamente la evaluación y selección de proveedores, la Inspección General CIS (IGECIS). Es complicada y ardua la tarea porque en una organización tan compleja es inevitable que surjan críticos viscerales, dispuestos a cuestionar el acierto de unos profesionales con experiencia. Por ello, los profesionales de la IGECIS, marcándose como objetivo irrenunciable el lograr siempre la mejor solución o producto entre los propuestos por los proveedores, se empeñan en conseguirlo con prácticas transparentes comprobables por los ofertantes, por un lado, eligiendo, asimismo, entre las ofertas destacadas como ventajosas, la que más destaque en el criterio especialmente resaltado en los Pliegos de Condiciones.
El compromiso en la IGECIS por lograr buenos contratos se ha puesto de manifiesto recientemente con la preparación, evaluación y selección llevadas a cabo para realizar, por algo más de nueve millones de euros, diferentes adjudicaciones en el segmento del PC. Concretamente, la distribución del presupuesto según el tipo de equipos era el siguiente: PC, 6.700.000 euros; portátiles, 1.600.000; servidores, 510.000; e impresoras, 230.000. Siendo el presupuesto similar al de otro contrato análogo que tuvo lugar en 2007, las ventajas obtenidas ahora han sido las siguientes: En PC se han entregado 13.000 (10.000 completos + 3.000 CPU) lo que representa 4.000 más que en 2007; en portátiles, se han entregado 1.900, exactamente 600 más; en servidores, se han entregado 300, lo que significa 100 más; y en impresoras, se han entregado 800, resultando 500 más. Optaron al contrato de PC 20 compañías, resultando adjudicataria HP, con el equipo DC7900, de altas prestaciones técnicas; la adjudicataria en portátiles fue Toshiba, con los equipos M10 y R10, y en portátiles semirugerizados Panasonic, con el equipo CF-52; en servidores ganó Dell, con sus PowerEdge; y en impresoras se impuso OKI, con sus impresoras de red C5950 y B6300. Se incluían extensiones de garantía hasta cuatro años destacando, además, que las características técnicas solicitadas eran mayores a las de 2007, sobre todo en procesador y memoria RAM, con el fin de asegurar que los equipos fueran aptos para adecuarse a los sistemas operativos venideros. Satisfecho el cliente y agradecidas las compañías perdedoras por la oportunidad que les brindó el usuario de poder acceder a los puntos de interés que deseasen sobre las ofertas ganadoras y poder comprobar sus carencias respecto a éstas, con el fin de tenerlas en consideración en futuras confrontaciones para conseguir contratos.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes