Redes convergentes, una inversión plenamente justificada

El 26% de las empresas enmarcadas en el global 2000 está migrando hacia este tipo de redes

El término convergencia, conocido también como redes multiservicio, o comunicaciones IP, hace referencia a la integración de soluciones de datos, voz y vídeo en una única plataforma de red (basada en IP). Actualmente existen las tecnologías y herramientas necesarias para que las empresas empiecen a beneficiarse de tales plataformas multiservicio. Así lo demuestra un reciente estudio de Meta Group al señalar que el 26% de las empresas que conforman la lista Global 2000 se encuentra ya en el proceso de migración a una red convergente.

La convergencia ha progresado hasta el punto en que la mayoría de las organizaciones debe evaluar con seriedad qué papel va a cumplir en el futuro sus plataformas de red. Una red convergente puede jugar un papel esencial en ayudar a las empresas a identificar nuevas formas de generar ingresos, reducir costes operativos, incrementar la flexibilidad en la organización y generar una ventaja competitiva sostenible. Muchas de las nuevas aplicaciones corporativas que se están implantando en las redes convergentes proporcionan métodos inmediatos para incrementar la productividad personal y del grupo de trabajo, mejorando a la vez la atención al cliente y la capacidad de respuesta. La Convergencia puede, asimismo, acelerar los ciclos comerciales y ayudar a que la empresa disfrute rápidamente de las ventajas de las inversiones en TI.
Como inversión, la convergencia es un proceso singular en razón de su capacidad de impacto sobre toda la organización. Ya se trate de iniciativas para la optimización de la fuerza laboral, el comercio electrónico, la gestión de la cadena de suministro o la gestión de relaciones con los clientes, una plataforma de red convergente ofrece las bases necesarias para reducir los períodos de implementación y maximizar las inversiones de la organización en nuevas tecnologías.
Cambiar a una red convergente puede reducir notablemente los costes totales de propiedad de la misma, y reducir también los costes operativos necesarios para mantener y actualizar la red. Además, mediante la simplificación de una red, el personal de TI de una organización puede centrarse mejor en las iniciativas estratégicas que pueden generar beneficios incrementales a medio plazo para la empresa.

Justificar la inversión
Los Los proyectos de TI demandan actualmente un nivel de justificación muy alto. Las recientes fluctuaciones económicas han hecho que justificar el valor estratégico y financiero de las propuestas de inversiones tecnológicas sea un asunto mucho más importante para los directores de TI. Sin embargo, independientemente del entorno económico, las organizaciones deben continuar invirtiendo en proyectos TI que den soporte a sus metas específicas y puedan producir retornos rápidos. Una estrategia TI bien planificada permitirá a las empresas emerger de unas condiciones adversas del mercado con una mejor posición para sacar el máximo partido de las nuevas oportunidades.
Los distintos directores departamentales y financieros quieren conocer la forma en que las inversiones les ayudarán a conseguir sus objetivos de generación de ingresos incrementales, reducción de costes operativos, y a crear una aceptable ventaja competitiva a fin de mejorar o crear valor para sus accionistas. De acuerdo con Forrester Research, el 68% de las empresas cree que su plataforma de red es una fuente de esa ventaja competitiva.
A pesar de que la mayoría está de acuerdo en que la convergencia a una sola red basada en IP es inevitable, existen opiniones divergentes acerca de cuándo tendrá lugar. Un informe reciente de Meta Group sobre las empresas Global 2000 afirma que muchas empresas se encuentran bien encaminadas en la evolución de sus redes. De hecho, el 73% de las organizaciones Global 2000 está ya en el proceso de migración hacia una red convergente o tiene previsto hacerlo en los próximos dos años. Esta estadística señala que la tecnología para la convergencia de redes de voz, datos y vídeo ha pasado de una fase de adopción inicial, a una adopción masiva en el ciclo de vida de la tecnología.
El crecimiento exponencial del tráfico de datos dentro del tráfico total de la red es un elemento que añade urgencia al desarrollo de una estrategia de convergencia. Como resultado, la mayoría de las empresas necesitará abordar el problema y realizar significativas inversiones en nuevas infraestructuras de datos que vayan más allá del corto plazo y satisfagan las demandas de la red. Además de evaluar la compras de nuevo equipamiento de datos, deben también asegurarse de que el equipamiento adquirido podrá admitir no sólo datos, sino también voz y vídeo.
Una organización necesita evaluar los costes y las ventajas de sus actuales redes separadas (voz, datos y vídeo) y cotejar el resultado con las posibilidades que ofrece una red convergente. Sólo entonces saldrán a la luz las ventajas reales de la convergencia. La mayoría de estas ventajas se centran en los ahorros de costes directos derivados de las áreas de equipamiento, personal e instalaciones. Además, el análisis considera las ventajas empresariales relacionadas con la implantación de nuevas aplicaciones, que pueden mejorar la productividad y mejorar la atención al cliente.

La visión de Cisco
Según Cisco Systems, en comparación con el tráfico total de la red, el volumen de tráfico de datos está creciendo de forma exponencial. Como resultado, a corto plazo la mayor parte de las empresas tendrá que realizar importantes inversiones en una nueva infraestructura de datos para satisfacer dichas demandas. Al evaluar las adquisiciones de los nuevos equipos de datos, parece sensato, desde un punto de vista empresarial, asegurarse de que este equipo de red no sólo puede admitir datos sino que también puede transportar el tráfico de voz y de vídeo.
Una sola red convergente aporta muchas ventajas que permiten mejorar la productividad y los beneficios, y proporciona la base para una comunicación global en la empresa. Lo que conduce a:

• Una reducción de los costes de soporte técnico, mantenimiento y gestión de redes de una sola infraestructura
• Una reducción del espacio físico que ocupa el equipo
• Una reducción en los costes de las llamadas y la posibilidad de alcanzar el coste cero en algunas comunicaciones
• La portabilidad de extensiones, lo que reduce los costes de administración y permite el uso de un modelo de trabajo flexible para los empleados
• Unos sistemas consolidados de generación de informes y facturación

Los proveedores de telefonía se han dado cuenta de que para sobrevivir en el mercado actual de comunicaciones empresariales deben consolidar las ofertas de productos establecidas en un modelo arquitectural que sea abierto, sólido y con capacidad de ampliación. De ahí el paso hacia las soluciones basadas en IP. La mayoría de los proveedores de voz ha adoptado el modelo de IP y ha quedado claro en el mapa de carreteras para desarrollos futuros, que ya no se puede contemplar la centralita tradicional. La conclusión de esa transición significa que en el futuro la voz, el vídeo y los datos coexisten en una infraestructura común o convergente: la red de datos.
Las principales razones por las que las organizaciones se plantean el uso de redes convergentes son los ahorros de costes relacionados con la infraestructura, el personal y

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers