"Queremos crecer democratizando el uso de la videoconferencia"

Juan Aracil, responsable regional de ventas para España y Portugal de LifeSize

Si hay una idea que esté presente en todo el proceso de desarrollo y crecimiento de la compañía LifeSize en nuestro país es la de convertir la videoconferencia en una herramienta al alcance de todo tipo de empresas y profesionales. Ésta es la idea que anima al responsable regional de ventas para España y Portugal de Lifesize, Juan Aracil, cuyo objetivo es democratizar la videoconferencia y extender su uso.

¿Cuáles han sido las claves que han marcado el nacimiento de LifeSize?
- Nuestra compañía nace hace unos siete años de la mano de dos profesionales que llevaban bastante tiempo en una de las empresas líderes de este sector, Polycom. Su visión era completamente diferente de lo que entonces existía en el mercado, apostaban por la alta definición como un elemento para conseguir el pleno desarrollo de una tecnología que lleva mucho tiempo en el mercado pero que ha sufrido una gran evolución en los últimos meses. LifeSize entra en este mercado con una tecnología nueva, apostando por la alta definición y nos convertimos en la primera empresa que ofrece productos bajo este estándar, lo que provoca que todos los fabricantes hayan tenido que reconocer que la alta definición es el futuro. Pero LifeSize va un paso más allá, hemos simplificado todo lo que rodea a la videoconferencia que siempre ha sido un producto elitista.

¿Qué pasos han dado para simplificar una tecnología que lleva mucho tiempo en el mercado y que es ya un estándar?
- En LifeSize hemos definido dos dimensiones que nos ayudarán a flexibilizar y llevar la videoconferencia a un mayor número de usuarios: por un lado en cuanto a los costes; la reducción de la inversión necesaria para contar con un sistema de videoconferencia eficiente y por otro mejorando o aprovechando mejor el ancho de banda existente. Hemos mejorado la relación rendimiento/precio. Nuestros productos son en este momento los más económicos del mercado, lo que nos permite incrementar nuestra cuota de mercado y además hemos generado los sistemas necesarios para que se pueda realizar una videoconferencia independientemente del ancho de banda que exista en casa del usuario, gestionando las restricciones del ancho de banda. Simplificando la arquitectura del sistema que puede crecer a medida de las necesidades del cliente, pasando de una aplicación muy básica hasta equipos de alta sofisticación..

Con estos elementos diferenciadores, ¿quién es actualmente su competencia?
- En estos momentos hay dos grandes jugadores, Tandberg, recientemente adquirido por Cisco, y Polycom. LifeSize se ha posicionado como el tercer jugador por número de terminales instaladas, sobre todo desde nuestra compra por parte de Logitech hace un año.

¿Qué crecimiento esperan para los próximos años?
- Según los datos de diferentes consultoras, el crecimiento orgánico del mercado para los próximos cinco años será de entre un 15 y un 20%, sin embargo nuestro objetivo es lograr un incremento de nuestra cifra de negocio de entre el 40 y el 60%. Trabajamos para democratizar el mercado, llevar la videoconferencia, tanto la tradicional como la de alta definición a cualquier sitio. Hay un factor que nos permite ser optimistas y es que el nivel de inversión que necesita un cliente para unir dos filiales a través de un sistema de videoconferencia el LifeSize ronda los 2.300 euros y esta cifra es fácilmente asumible por multitud de organizaciones. Otro elemento que nos va a ayudar a conseguir los crecimientos es que la actual crisis ayuda al desarrollo de la videoconferencia, ya que todas las organizaciones están obligadas a reducir sus gastos.

¿Qué nuevos sectores son estratégicos para su compañía en estos momentos?
- El abanico de potenciales clientes es muy amplio, todos los sectores son susceptibles de disponer de sistemas de videoconferencia, todas aquellas empresas que tengan varios centros de trabajos son potenciales clientes. Una vez que se supera la barrera cultural todos los usuarios se sienten a gusto con nuestros sistemas, incluso hemos visto que en algunos casos han extendido su uso fuera de su propia organización. Centrándonos en nuevos sectores, el sanitario, educativo, judicial o los centros penitenciarios o de menores están apostando por ello.

¿Cuál es el futuro de la videoconferencia?
- Tecnológicamente los desafíos a los que se enfrenta el mercado son, por un lado, conseguir un estándar y, por otro, introducir las comunicaciones de vídeo en el entorno residencial. Los retos de LifeSize pasan por crecer en el mercado español y captar a esas empresas que aun ven la videoconferencia como algo que no es para ellos.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes