Proteccionismos.

La nueva administración estadounidense con Bill Clinton a la cabeza, se ha estrenado con otra nueva muestra de proteccionismo. Si las conversaciones en curso no lo remedian, a partir de próximo mes de marzo estará prohibido exportar equipos europeos de telecomunicaciones y productores de energía a Estados Unidos. Fantástico.

Parece que esto es lo mejor que se le ha ocurrido al nuevo equipo socio económico de la Casa Blanca para restablecer las maltrechas cuentas de explotación de las empresas estadounidenses del sector. ¿Se imaginan, sólo por un momento, que la Europa de los 12 tomase una medida semejante?. Además, ¿sería posible aplicarla sin provocar el más completo colapso económico, dada la dependencia de multitud de empresas y organismos públicos de los equipos made in USA?.

Realmente, es inimaginable una medida de este tipo. Como es inadmisible tolerar estas actitudes de prepotencia comercial y seudo-colonial por parte de los Estados Unidos.

Claro que, como alternativa, proponemos a la Comisión Europea adoptar otro tipo de medidas de presión. Entre ellas, podemos citas las siguientes: prohibir los conciertos de saxofón (sobre todo si toca Clinton); prohibir las exhibiciones de mal gusto y ordinariez (de una tacada, nos cargamos la práctica totalidad de la estética cutre) y, finalmente, prohibir la venta de hamburguesas (y lo siento por mi hijo y sus amigos).

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers