Premios ComputerWorld 2005

La institucionalización del evento de entrega de Premios ComputerWorld como acontecimiento al que conviene asistir lo ratifican, año tras año, los cientos de profesionales que nos suelen acompañar –en torno a los 500 habitualmente– dando consistencia y razón de ser a su organización. El refrendo a la manifiesta utilidad de nuestro evento mediante la asistencia de un elevado número de usuarios y proveedores dispuestos a compartir tiempo, intercambiar ideas, e iniciar o aproximar gestiones de negociación, obliga a la organización a procurar que exista una gran concurrencia de quienes –tanto del ámbito comparador como del vendedor– tengan capacidad de decidir, o elaboren informes de ayuda a la decisión. Cuidar los detalles y dar libertad a los asistentes a que conformen su propia distribución de tiempos es lo que motivó que cambiáramos la fórmula de cenas –finalizando siempre con espectáculo singular– por la de cóctel. Con las cenas, por limitación de espacio, no podíamos lograr que asistieran todos aquellos profesionales que nosotros deseábamos, más los que nos manifestaban sus intenciones de querer acompañarnos; con los inconvenientes añadidos de que –salvo el rato de la copa anterior a la cena, no compartido por todos por imponderables de tiempo– una vez sentados en la mesa, se departía con los mismos comensales hasta la finalización del programa. Con el cóctel, en cambio, no habiendo servidumbres de tiempo ni de espacio, cada cual llega cuando le parece bien, y se marcha cuando le apetece.
Propiciando una vez más el ambiente adecuado y cómodo que los profesionales añoran para rentabilizar tiempos, en el evento recientemente celebrado se ha podido apreciar –mediante diálogos entre dos o más personas; sólo entre proveedores; sólo usuarios; o mixtos– un generalizado reconocimiento de que hay dinero en el mercado para invertir pero, sin embargo, el potencial comprador continúa mostrando, y agudizando, los hábitos desarrollados durante los últimos años de intentar rebajar los precios de los proveedores insistentemente. En las conversaciones entre usuarios, recalcan que la responsabilidad de esta situación recae en concesiones muy generosas por parte de proveedores, y no están dispuestos a dar el primer paso para corregir la tendencia. Los proveedores, pos su parte, reconociendo transigencias indebidas –aunque fueran puntuales o coyunturales– esperan que los usuarios recapaciten y, por el bien de todos, se reconduzca la situación, ahora anómala, a otra que pueda ser catalogada de normalidad. También constatamos conversaciones de usuarios con proveedores, tendentes a buscar puntos de equilibrio entre los intereses de ambas partes. La cordura debe prevalecer.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers