Politiquerías.

El Partido Popular y la Coalición electoral Izquierda Unida han anunciado su intención de recurrir ante el Tribunal Constitucional algunos artículos de la Ley que regula el tratamiento informatizado de datos por la Administración.

Tras un largo parto de esta ley, que es urgente, que es necesaria y que es imprescindible su rápida aplicación, ahora parece que todo no ha concluido. Todavía quedan más batallas políticas que librar alrededor de este texto legal.

La verdad es que es una ley compleja que quizás presente como mayor virtud el no satisfacer plenamente a nadie, lo que, en cierto sentido podría garantizar su equilibrio. En este país se están haciendo auténticas barrabasadas con la mezcla explosiva de datos confidenciales y herramientas informáticas para su explotación, uso y abuso. En bien de todos, es imprescindible ponerles coto a los traficantes y desaprensivos cuanto antes.

Si la ley es incorrecta, deberá modificarse, pero conviene no olvidar que todo texto legal, por su propia naturaleza, es perfectible. Lo sospechoso es que, en puertas de un periodo electoral, la oposición se ponga puntillosa. La Ley es complicada y, sinceramente, farragosa. Pero el tema, convenientemente manejado y simplificado, puede ser muy efectista y electoralista. Este país necesita seriedad, no tentaciones demagógicas.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers