¿Podrán mantenerse los monopolios actuales?

El impacto de Windows NT sobre la estructura del sector informático a largo plazo

Ahora que el Windows NT de Microsoft está en el mercado, es fácil centrarse en los detalles de la presentación del producto y perder el enfoque sobre la imagen global. Windows NT representa mucho más que el último esfuerzo de Microsoft por extender su posición en el sector. Si tiene éxito, dispondrá del potencial para completar una fase importante de un proceso de reestructuración del sector que se inició con el ordenador personal de IBM en 1981.

La última década ha visto el extraordinario ascenso de tres cuasi-monopolios para Intel, Microsoft y Novell. La cuestión clave para el resto de los años 90 es si estas posiciones son sostenibles. ¿Serán los líderes de facto, con su alto dominio, tanto el pasado como el futuro del sector informático, o existen buenas razones para pensar que el movimiento de los sistemas abiertos conducirá en realidad a una competencia más abierta y a resultados igualitarios?

Etapas de un proceso histórico

La estructura del sector informático puede describirse de acuerdo con tres fases principales. La Fase 1 era el período de los sistemas integrados, en el que las compañías diseñaban y producían su propio hardware, software y arquitecturas de comunicaciones integradas. Este período comenzó en los años 50 y creció en gran medida sin oposición hasta 1981 con la introducción del IBM PC.

Después de este período, los años entre 1981 y 1993 pueden ser considerados como un período interino de Fase 2. Durante este tiempo, el sector comenzó a desintegrarse rápidamente. Compañías integradas verticalmente como IBM y Digital fueron suplantadas en gran medida por lo que podría llamarse un modelo de sector integrado verticalmente virtualmente.

Bajo este modelo, surgieron compañías que por separado lideraron cada capa o nivel de la cadena de valor (Intel en procesadores, Microsoft en sistemas operativos, Novell en redes, etc.). Sin embargo, cada una de estas capas ha estado siempre estrechamente ligada a las otras. DOS sólo funcionaba en Intel, y Novell ofrecía, sobre todo, un medio para la conexión en red de máquinas DOS/Intel.

En este sentido, estas tres compañías estaban integradas virtualmente de forma vertical, en el sentido de que era difícil para un cliente disponer de una sin las otras, y el éxito de una compañía tendía a alimentar el éxito de las otras. En realidad, si las tres se hubieran fundido en una sola compañía, ello no hubiera conducido necesariamente a ningún cambio importante en el comportamiento global del grupo. Cada una mantiene la misma posición de cuasi-monopolio que disfrutó IBM en procesadores, software de sistemas y redes en los años 60 y 70, con niveles de beneficios similares. La principal diferencia es que IBM también ofrecía amplias capacidades de ventas, servicio y soporte técnico, cosa que la compañía virtual ha realizado sólo a través de firmas asociadas.

Fase 3, la verdadera desintegración

La llegada de Windows NT, la venta de USL a Novell, y los recientes esfuerzos aumentados por unificar Unix indican que ha comenzado probablemente ya la Fase 3 de este proceso. Durante este período, el sector llevará a cabo un intento serio por convertirse en verdaderamente desintegrado. Esto significa que el modelo virtualmente integrado verticalmente de hoy, tenderá a dar paso a un sector en el que cada capa de la cadena de valor estará cada vez más aislada de los eventos que tienen lugar en las otras capas. Durante este período, los tres miembros de la compañía virtual se harán en el mejor de los casos indiferentes respecto a los otros, y en el caso de Microsoft y Novell, abiertamente hostiles.

Dentro de esta perspectiva estructural, la importancia de Windows NT y Unix está, naturalmente, en la posibilidad de romper el lazo tradicional entre el hardware y software de sistemas. Windows NT es claramente el producto que con mayor probabilidad facilitará esta separación en el área del desktop, mientras que Unix tiene aún una ventaja en el campo multiusuarios/servidores.

Algún escéptico podría replicar que la idea de separación no es nada nuevo, y que se ha venido hablando de ella durante una década por lo menos. No obstante, es importante tener en cuenta que los cambios estructurales importantes requieren tiempo. El modelo comercial de la Fase 1 integrado verticalmente se mantuvo sin oposición durante más de 25 años; el modelo de la Fase 2 integrado verticalmente de forma virtual ha estado vigente 12 años. No debe esperarse que la Fase 3 se imponga rápidamente, y quizás no lo haga tampoco de manera uniforme. El alcance de los cambios no será probablemente visible por completo hasta finales de los años 90.

Romper el triunvirato

Quienes estudian la historia de Roma podrán observar algunos paralelismos, aunque invertidos. El antiguo gobierno de Roma pasó de una larga república a un breve triunvirato (dos veces), seguido de un largo imperio. A la inversa, puede considerarse que el sector informático ha pasado de un largo imperio (IBM) a un triunvirato relativamente breve (Intel, Microsoft, Novell) y, muy probablemente, pasará a convertirse en una larga república (competencia desintegrada y abierta).

Como sugiere la historia de Roma, los triunviratos tienden a no durar tanto como los imperios. Eventualmente, los intereses de los miembros entran en conflicto. Si Microsoft, Intel y Novell fueran una compañía, las dos compañías de software adoptarían medidas para proteger la posición del vendedor de hardware, más vulnerable. Esto no sucederá, ya que participan tres compañías distintas. Estos intereses en conflicto, unidos a un sector que se mueve globalmente a mayor velocidad, sugiere que el reinado del actual triunvirato será más corto que el de IBM. La historia y la economía sugieren también claramente que los monopolios de software son mucho más fáciles de sostener que los de hardware.

Procesadores centrales, mirando hacia atrás....

De las tres compañías, la posición de Intel será la más difícil de mantener. Lo mismo que IBM con los mainframes, Intel se enfrenta a dos tipos de competencia: por parte de los dispositivos compatibles -AMD, Cyrix, y probablemente otros que seguirán- y de nuevas arquitecturas, principalmente los chips RISC.

El grado de amenaza procedente de cada uno varía según el tiempo. A corto plazo, los compatibles son mucho más importantes. Aquí, la historia del mercado mainframe con compatibilidad IBM parece muy instructiva. Entre las lecciones de aquella era, pueden mencionarse las siguientes:

* Los esfuerzos con alta inversión, en procesadores compatibles, pueden tardar mucho tiempo en surgir. Las primeras máquinas Amdahl 370 aparecieron en 1975, 11 años después de la introducción de la familia IBM 360. El mercado compatible Intel sólo ha adquirido importancia en los últimos años, aproximadamente una década después de que el IBM PC estableciera la posición de Intel. (Resulta interesante que en ambos casos interviene dinero de Fujitsu. Amdahl podría muy bien haber desaparecido sin el respaldo del gigante japonés. Hoy, Fujitsu tiene una participación del 5% en la firma Advanced Micro Devices. Incluso los nombres se repiten: AMDahl, AMD.) Abundarán las cuestiones legales, pero en última instancia prevalecerá el derecho a producir equipos compatibles de forma viable y predecible.

* Los aumentos en participación de mercado tendrán lugar de forma irregular, ligados a diversos ciclos de productos, pero las ganancias globales serán uniformes. Hoy, 18 años después de los primeros mainframes con compatibilidad 370, todos los PCMs (Plug Compatible Manufacturers) combinados poseen aproximadamente la mitad del mercado de máquinas de compatibilidad IBM. El éxito de los PCM en el mercado Intel llegará quizás algo más rápidamente y podría ser fácilmente de una magnitud similar, especialmente si IBM participa agresivamente en el mercad

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes