OSF reestructura su actividad en dos líneas de negocio. La presión de los miembros ha sido decisiva.

La Open Software Foundation no ha tenido más remedio que ceder finalmente a la presión de las empresas que forman su comité ejecutivo. Según ha podido saberse ahora, en los últimos meses una serie de fricciones internas entre las distintas divisiones de la fundación, habían llevado a compañías como HP o IBM a cuestionar la viabilidad de los trabajos llevados a cabo en el seno de la Fundación. En este sentido unos de los miembros del comité ejecutivo, directivo de HP opinaba recientemente que la mayor parte de los miembros de OSF estaban perdiendo dinero. Así las cosas, la pasada semana un portavoz de la organización daba a conocer los cambios estructurales que se van a acometer en los próximos meses, para hacerla más operativa.

En el futuro, el 75% de los recursos humanos y financieros de OSF pasarán a formar parte de la nueva división de Tecnologías Interoperativas. En ella estarán incluídas las antiguas divisiones de DME (Distributed Management Enviroment) y DCE (Distributed Computing Enviroment), así como la dedicada al interface gráfico Motif. Para todos los miembros esta decisión ha sido muy acertada, ya que en los últimos tiempos tanto DME como DCE habían entrado en conflicto, en lo relativo a interoperatibilidad de algunos de sus productos.

La otra división, llamada Sistemas Operativos, trabajará para crear el interface de OSF/1 y la próxima generación de microkernel.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers