Opinión: Gestión eficaz de herramientas clave en las empresas actuales

Por José Carlos Martín, director técnico de TANDBERG para España y Portugal.

Son muchas y cada vez más las empresas y organismos que apuestan por las soluciones de telepresencia y videoconferencia como una herramienta habitual dentro de la organización. Las soluciones de comunicación visual se han convertido en unas aplicaciones críticas y de gran valor añadido para el buen y eficaz funcionamiento de las empresas españolas, y por lo tanto su disponibilidad es un parámetro crítico para los responsables de sistemas, que repercute en el rendimiento global de la compañía.

Los expertos consideran crítica todas aquellas aplicaciones o herramientas cuya reducción de su disponibilidad impacta directamente en el negocio de la compañía, algunos ejemplos de este tipo de aplicaciones son los sistemas CRM, o sistemas informáticos de atención al cliente, sistemas ERP, o sistemas integrales de gestión de la empresa, portales de e-commerce, sistemas de telefonía corporativa, etc… 

De la misma forma, la videoconferencia (telepresencia y videoconferencia tradicional) y el uso que de ella hagan las empresas impacta directamente en los procesos negocio, como por ejemplo en la toma de decisiones ejecutivas, en la reducción del time to market de un producto, un servicio de acceso a experto, y así un largo etcétera… Su gestión, por lo tanto, se convierte en tarea crítica, y por lo tanto va a exigir de características clave como son la seguridad, la gestión y administración centralizada, la alta disponibilidad, así como calidad, robustez, fiabilidad, etc….

Desde el punto de vista de seguridad, vamos a dividir ésta en:

Seguridad física o acceso físico al dispositivo. Son muchos los elementos disuasorios que se pueden utilizar para evitar que físicamente alguien no autorizado utilice la red de videoconferencia, algunos de estos dispositivos son tan simples como una llave que protege la sala donde se encuentra el equipo, detectores de presencia, autenticación biométrica, etc…

Autenticación o acceso a la red, tanto del usuario, asegurándonos que quien va a utilizar el equipo está realmente autorizado para ello, como autenticación de dispositivo, asegurando que el dispositivo tiene las credenciales necesarias para formar parte de la red. En este sentido, el usuario se puede autenticar mediante mecanismos tan variados como un Directorio Activo o una base de datos local o centralizada, mientras que los dispositivos pueden utilizar protocolos como H.235 o IEEE802.1X para autenticar su pertenencia a la red.

Perfil de acceso. Una vez el usuario o dispositivo tiene acceso a la red, su perfil nos indicará qué tipo de llamadas tiene permitidas, a qué dispositivos, con qué velocidad, etc… El elemento que se encuentra en mejor disposición para aplicar dichas políticas y por lo tanto de gestionar todas las llamadas de la red, es el Gatekeeper H.323, servidor SIP o ambos, donde se encuentran registrados todos los dispositivos. Para la aplicación de políticas de acceso se pueden utilizar distintos mecanismos, como por ejemplo la clasificación de determinados terminales en una “subzona” distinta de otra y sobre la cual aplicar políticas de acceso, gestión de ancho de banda, etc… Otro elemento muy utilizado es la aplicación de scripts procesados durante la llamada y que, en base a los parámetros de la misma, determinan si ésta se acepta, se rechaza o se redirige a un tercero. Todos estos mecanismos y muchos más son implementados por equipos como el VCS (Video Communication Server) de TANDBERG.

Privacidad de los datos. Debemos asegurar que los datos que viajan por la red van correctamente protegidos, este requisito se torna todavía más imprescindible cuando la comunicación atraviesa redes no confiables, como por ejemplo Internet. En este sentido, los equipos de videoconferencia suelen incorporar protocolos de encriptación como por ejemplo 3DES o AES.

Seguridad de red, asegurando que mediante elementos de red garantizamos que la videoconferencia con el exterior se haga de una forma segura. El protocolo H.460, o Firewall Traversal, sin duda ha hecho que la videoconferencia IP entre empresas, las cuales están protegidas por firewalls y utilizando NATS, se pueda hacer de una forma fácil y segura tanto para usuarios como para administradores.

En lo que se refiere a gestión y administración centralizada, cuando gestionamos una aplicación crítica tenemos que tener las herramientas adecuadas para poder realizar las tareas de administración de una forma ágil y eficiente, ejemplos de estas tareas son el alta o baja de equipamiento, modificación de configuraciones, realización/restauración de back-ups, gestión de incidencias o ticketing service, monitorización en tiempo real, generación de informes, consolidación de versiones, distribución de agendas, etc… todas estas herramientas y muchas más son proporcionadas por la aplicación de gestión de videoconferencia TMS (TANDBERG Management System), la cual además, al ser multifabricante, evita el inconveniente de tener varias herramientas de gestión para una única red.

Alta disponibilidad

Aunque todas las características anteriores son importantes, quizás la alta disponibilidad es donde últimamente se han producido más logros. Alta disponibilidad significa que le pedimos a nuestra red de videoconferencia que esté siempre lista para ser utilizada y que no se produzcan interrupciones del servicio. En este sentido, hay que pensar en la alta disponibilidad de la red más allá del terminal de videoconferencia individual, es decir, ya no basta sólo con conectar el terminal por IP y, por si acaso falla, por RDSI, o viceversa, sino que tenemos en cuenta la red en su conjunto, implementando mecanismos como por ejemplo de clustering, algoritmos de enrutamiento de llamadas basados en prioridades, mecanismos de balanceo de carga, etc… que proporcionan la alta disponibilidad requerida.

Un ejemplo de implantación de la videoconferencia como herramienta crítica de negocio consistiría por ejemplo en proporcionar un servicio de multiconferencia en alta disponibilidad, para ello necesitamos algunos de los elementos comentados anteriormente, como son el TMS, el VCS y en este caso la CODIAN MCU, qué es el equipo que proporciona la funcionalidad de multiconferencia. Estos tres elementos anteriores, TMS, VCS y CODIAN MCU forman el núcleo alrededor del cual, y como puede verse en la figura de más abajo, se conectaría cualquier terminal de videoconferencia o Telepresencia, garantiza

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers