"Nuestro objetivo es seguir reforzando nuestro modelo de "delivery" distribuido"

Jesús Garre, director general de Capgemini España

A principios de este año, Capgemini España asumía íntegramente la responsabilidad de la actividad del Grupo en Latinoamérica. Esta decisión amplía las competencias del consejero delegado de la filial española, Eric Morgan, lo que hacía necesario nombrar a un nuevo director general para Capgemini España. El elegido es Jesús Garre, un ‘veterano’ de la casa, con una trayectoria de casi 20 años dentro de la compañía.

Inmersos en una recesión económica, no parece éste el mejor momento para asumir la responsabilidad de Capgemini España...
- Siempre es buen momento para asumir este tipo de retos. Esta nueva responsabilidad es una gran oportunidad aunque no está exenta de dificultades. El contexto económico no es el más boyante, sin embargo, esta situación no tiene un impacto directo sobre la inversión tecnológica. Somos más parte de la solución que del problema. Es por tanto una buena oportunidad para el sector de tecnología actúe como palanca de apoyo al resto de la industria para salir adelante en estos momentos difíciles. Además, esta nueva situación servirá para aclarar el entorno competitivo del sector TIC.

¿Qué empresa se ha encontrado?
- Somos un Grupo de 4.000 personas en España con una buena base de clientes que cuenta con una capacidad de producción sólida apoyada en cuatros centros: Asturias, Murcia, Zaragoza y Buenos Aires. Además, pertenecemos a un Grupo que nos apoya y soporta financieramente. Tenemos todos los elementos para salir adelante.

La filial cerró el año 2007 con una facturación de 267 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 18%. ¿Se ha mantenido esta línea de crecimiento también en 2008?
- Sí. El año pasado la consultora obtuvo unos ingresos de 294 millones de euros, lo que supone un 10% de crecimiento si se compara con 2007.

¿Y en 2009?
- La previsión está entre un 6% y un 8% de crecimiento.

¿Sobre qué áreas se apoyará este incremento?
- El componente de outsourcing va a crecer especialmente en todo aquello relacionado con la gestión de aplicaciones. En esta área, los clientes buscan un mayor compromiso a través de períodos más largos de contratación pero con un mayor volumen, intentando concentrar más aplicaciones dentro de estos contratos y, evidentemente, ajustándolos a modelos económicos conforme a la realidad económica actual. El crecimiento estimado para el área de outsourcing en este año es de un 10%, mientras que para la integración tecnológica la estimación es de un 5% y un 3% para la consultoría de negocio.

Latinoamérica es un asunto que compete a España. ¿Qué volumen de negocio aporta?
- Hace algo más de un año, se abrió un centro en Argentina en el que actualmente trabajan unas 400 personas. Su aportación al negocio total de la compañía oscila entre el 7% y el 10%.

¿La actual situación económica que vive el mercado favorecerá el incremento de contratos que se destinen a Argentina?
- Nuestro objetivo es seguir reforzando nuestro modelo de delivery distribuido y esto implica tanto a los centros que disponemos en España como en Argentina. Evidentemente, si la presión en precios en España se incrementa, tendremos que incorporar un mayor componente de offshore en los contratos. Los centros de Asturias, Murcia y Zaragoza aportan especialización, porque llevan más años de rodaje, mientras que en Argentina vamos a optimizar nuestra capacidad de codificación. El reto en este país americano es básico, tenemos que alcanzar las 700 personas a final de este año. Se está haciendo mucho foco en Latinoamérica, pero me hubiera gustado ir un poco más rápido en esta región con las empresas españolas. Hemos tenido alguna oportunidad pero no estábamos preparados. Son contratos con presencia en cinco o seis países latinoamericanos y nos faltaba capacidad para realizarlo; pero estamos poniendo remedio.

¿Cómo?
- Estamos desarrollando el mercado latinoamericano con gente local y reforzando su actividad no sólo como centro de offshore para España sino también con empresas locales, principalmente con filiales españolas con presencia en Argentina y Brasil, donde tiene presencia Network Consulting, empresa adquirida hace dos años por Capgemini. En México también tenemos operaciones.

¿Cuánta oportunidad de negocio se ha perdido por no tener una infraestructura adecuada en Latinoamérica?
- Una parte significativa por que eran proyectos de muchos millones de dólares. Vemos proyectos más grandes en Latinoamérica que en España. Empresas como Telefónica, Santander, BBVA o Mapfre tienen una gran parte de sus ingresos y beneficios en estos países latinoamericanos. La apuesta inicial de Capgemini en Latinoamérica era trabajar en offshore para España y ahora el paso que nos falta es focalizarnos en clientes españoles con presencia en estos países. Para ello es necesario trasladar management a Latinoamérica. Éste es un problema propio de todas las multinacionales: hay negocio en otras zonas geográficas pero el equipo directivo es más reacio a desplazarse. Conforme vayamos creciendo y viendo oportunidades de negocio más concretas en Latinoamérica se irá desplazando capacidad de gestión a esta región.

¿No echa en falta algo más de apoyo por parte del Grupo para afrontar el mercado Latinoamericano?
- Claro que me encantaría tener más ayuda. El Grupo nos apoya y nos deja trabajar, que en definitiva ya es importante, y además tenemos autonomía para decidir lo que queremos hacer.

¿Tal vez el Grupo esté más interesado en India, donde cuenta con 20.000 personas que espera duplicar en 2010, que en Latinoamérica?
- En India tenemos una presencia incontestable, un 30% de la plantilla total del Grupo está ubicada en este país. Sí es verdad que en los primeros años había un especial interés por parte del Grupo de empujar y forzar a las filiales a que utilizaran este servicio en offshore, pero hoy es una actividad tan obvia que es un negocio que va solo. Ahora bien, Latinoamérica también es un área prioritaria para el Grupo. Además de lo que se está haciendo desde España, otras filiales están realizando diferentes proyectos en Latinoamérica lo que nos sitúa en más de 1.000 profesionales, una cifra impensable hace dos años cuando comenzó esta aventura.

Latinoamérica es una prioridad para este año…
- Sí. Gran parte del crecimiento de este año va a venir de este mercado. En 2008, España significó el 85% de la región, Portugal un 10% y Latinoamérica un 5%. En 2009, la región americana duplicará su aportación a la firma en base a un incremento del negocio local y no tanto en servicios de offshore para España.

Uno de los objetivos para 2008 pasaba por potenciar su presencia en las AA.PP. ¿Se ha conseguido?
- Sí. De hecho fue el sector que más creció, un 17%. Si en 2007 representaba un 12% de la facturación de la filial, este pasado año ha aumentado hasta un 16%; sin embargo, todavía nos queda camino por recorrer si queremos llegar al 20% que, según los analistas, es la aportación que el sector público tiene en el mercado

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes