Mantenimiento de software: un análisis automatizado de las aplicaciones es decisivo para reducir costes

Las empresas de software han implementado diferentes estrategias para reducir el coste del software corporativo. De esta forma, en Vodafone intentan reutilizar las aplicaciones corporativas con lo que han conseguido en 2010, según explica Carlos de la Fuente, responsable de Desarrollo de Producto TI de la operadora, “una reducción de un 10% de las aplicaciones. Nos centramos en todas aquellas que eran más fáciles de eliminar para llevar a cabo nuestra renovación tecnológica, y hemos implantado un programa que utiliza el término de deuda técnica. Nos enfocamos en la adquisición de software comercial más estable y estándar”. Por su parte, en la firma Trucco han decidido apostar por la centralización de los sistemas de información, aunque como aclara su directora de Sistemas, Mónica de Pablos, “seguimos teniendo dificultades a la hora de cumplir los plazos de desarrollo e implantación de nuevas aplicaciones pues los cambios en nuestro negocio se producen de manera muy rápida y las necesidades surgen de un día para otro. No podemos llevar un control exhaustivo de nuestras aplicaciones sino que imperan más las necesidades de negocio. Estamos en un proceso de reducción de aplicaciones propias y los costes más elevados están en la adquisición de licencias y en el desarrollo posterior que esto lleva aparejado. Nos orientamos hacia sistemas abiertos”.

A medida y estándar
Javier González Marcos, director de Sistemas de Renfe, pone de relieve la gran cantidad de aplicaciones que tienen realizadas a medida y cómo están iniciando el proceso hacia la estandarización. Su apuesta está en el mantenimiento. “Hay un área en la que todavía seguimos desarrollando a medida y es el sistema de venta de billetes. Al ser el centro de nuestro negocio necesitamos controlarlo al máximo y que se adapten a nuestras necesidades. En el resto de los sistemas hemos reducido el mantenimiento y apostado por la externalización en una factoría de software”.
En Metro de Madrid, se está siguiendo la misma línea y abandonando los programas a medida, tal y como explica Marcelo Sanz, responsable de Informática de la organización, “para encaminarnos hacia la industrialización. Pero la realidad es que no acabo de creer que en el campo del software se pueda industrializar el desarrollo de sistemas. Trabajamos en asegurar la calidad y metodología de los aplicativos, marcando hitos medibles en etapas tempranas, y así poder dar marcha atrás o rectificar las posibles desviaciones”.
Para Antonio Fernández, director de Sistemas de Información de Cepsa Especialidades, el objetivo no está en apostar por el software a medida o estándar sino en definir las necesidades a cubrir y en alinear tecnología y negocio. “Es difícil definir cuál es el mejor sistema para el mantenimiento del software. Nuestros costes en tecnología son bajos en relación con los costes generales de la compañía, pero no hay milagros. Llevamos más de 20 años trabajando en entornos SAP y es un producto sólido, pero la decisión no está entre software estándar o a medida sino en ser capaces de definir las necesidades de los diferentes departamentos. La única forma de conseguirlo es a través de la alineación de la tecnología con el negocio, que ambos departamentos de la empresa estén juntos, que Sistemas sea miembro del Consejo de Administración y pueda de esa manera vivir los problemas como uno más. Debemos mirar al negocio como si fuera nuestro adelantándonos a sus necesidades y asesorarles cuando surjan los problemas”.
La apuesta de AC Hoteles se centra en la estandarización, tal y como explica su responsable TIC, José María Gallo. “Todo el software que utilizamos es estándar. En el aspecto ofimático cubrimos las necesidades de nuestros usuarios independientemente de lo que cueste desarrollarlo. Queremos que el resto de nuestra organización nos vea como un departamento de servicios y vamos un paso más allá, conocer cuáles son sus problemas para poder resolverlos pero siempre a través de la estandarización y la homogeneización. Es la única forma de ahorrar costes”.

Industrialización
Jaime García, analista independiente, asegura que “la arquitectura también es crítica, tanto la parte funcional como la estructural. En los departamentos de sistemas hay muchas áreas que deben cambiarse, como los ciclos de vida de las aplicaciones. La realidad es que existen aplicaciones que llevan tiempo sin utilizarse pero nadie toma la decisión de eliminarlas. Debemos tender hacia la industrialización”.
Paul Bentz, executive advisor de Cast Software añade: “La industrialización es una disciplina de desarrollo y prueba de código en la que no existe discusión ni diálogo con el cliente, es una cuestión de gobierno TI. Las aplicaciones modernas son más arriesgadas que las antiguas porque están diseñadas por módulos y se distribuyen por toda la organización”.
Por su parte, Javier González, explica como en Renfe no pueden apostar sólo por el software estándar. “Nuestro posicionamiento obliga a tener software a medida y debemos mantenerlo, no es posible eliminarlo. Debemos asumir un coste correctivo que es una cantidad pequeña del total y otro coste más elevado que es el evolutivo. Nuestro objetivo es pasar el coste correctivo a evolutivo y ser más eficaces”.
Carlos de la Fuente, de Vodafone, explica: “Algo que echo de menos en los desarrollos de sistemas es que en el software estándar los fabricantes venden las licencias para que seas tú el que las customice y no dispones de datos que te permitan medir y parametrizar. En cuanto al alineamiento, lo que intentando es acercar a los proveedores externos a nuestra parte de negocio”.
Élide Lucas, country manager de Cast Software afirma que su empresa “trabaja continuamente con grandes analistas de mercado para conocer las necesidades reales de los usuarios, monitorizar la calidad en diferentes áreas y gestionar la calidad del software como cualquier otra área del negocio”.
Aspectos como la necesidad de encontrar una estrategia adecuada de optimización de costes para reducir el presupuesto TI de las organizaciones, la disyuntiva entre software a medida y estándar y cómo gestionar la rotación de los aplicativos fueron otros temas sobre los que también se debatió en la reunión.


Paul Bentz, Executive Advisor de Cast Software
“Es necesario medir la calidad para controlar los costes"
-------------------------------------------------------------------------------
En opinión de Paul Bentz, “en estos momentos el principal problema al que se enfrentan los CIO es la dificultad para definir cuáles son las aplicaciones que deben ser eliminadas de sus departamentos de sistemas. Asimismo, también es fundamental aumentar la eficacia y eficiencia de los nuevos desarrollos y un elemento para lograrlo es apostar por el outsourcing y el offshoring". En opinión de Paul Bentz, “el software debería ser lo suficientemente bueno para que no necesitara cambios una vez que sale de fábrica, sin embargo, aproximadamente un 40% del software instalado debe ser revisado”. En su opinión, “es necesario medir la calidad para controlar los costes” y esto se puede hacer a través del uso de estándares compartidos y mantenidos por organismos de la industria, pero, además, las medidas deben ser automatizadas para poder repetirse en el tiempo y deben formar parte de los acuerdos entre clientes y proveedores.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers