Malos tiempos para Meta4

Meta4 está atravesando un mal momento que puede lastrar la compañía gravemente si no encuentra los cauces, los medios, y la habilidad imprescindible para recuperar posiciones que permitan retomar, al menos, parte de los atributos que la permitieron dibujar en sus comienzos un rumbo acertado, y unas expectativas de negocio muy esperanzadoras. La síntesis del declive se concreta en las reiteradas pérdidas durante los últimos ejercicios económicos; la caída bursátil que en el pasado mes de enero supuso, en un sólo día, a reducir la cotización de sus acciones un 30 por ciento (desde el mes de febrero de 1999, en el que alcanzaron su máximo valor, éste ha bajado en Bolsa cerca del noventa por ciento); y una necesidad de financiación constante, que ha propiciado que los dos fondos de inversión norteamericanos que tenían una participación del 15 por ciento en el accionariado, hayan decidido protagonizar una ampliación de capital que les confiere un control aproximado, de momento, del 60 por ciento de la compañía.
Los acontecimientos no se producen por casualidad, y la interrupción de su salida a Bolsa, en el mes de julio del pasado año, estuvo muy condicionada por la escasa demanda institucional española. La titubeante marcha de la compañía no invitaba precisamente a despertar la motivación a los inversores y la decisión de Meta4 de suspender a última hora la operación, añadía un factor de incertidumbre más sobre su capacidad para enderezar la situación. Pero las dudas respecto a las auténticas posibilidades de Meta 4 como compañía con futuro solvente venían de más atrás y fueron, y siguen siendo, la causa determinante de la pérdida de credibilidad de los inversores y el detonante que ha producido los efectos de la crisis. De acuerdo con los hechos más recientes, Meta 4 está obligada a remontar el vuelo para intentar reconquistar posiciones. Después de la imprescindible ampliación de capital, ha abordado cambios importantes y significativos en su cúpula directiva y ha tomado medidas que afectan a reducción de plantilla. Sin embargo, el más importante desafío al que se tiene que enfrentar la compañía de forma casi inmediata es el de recuperar lo más posible el prestigio que tuvo y mantuvo durante sus primeros años de existencia, que hicieron factible que su producto estrella de recursos humanos se introdujera no sólo en grandes organizaciones a nivel nacional, sino que fue adoptado en otros países, incluidos los Estados Unidos. Para ello, no deben soslayar una idónea planificación de relanzamiento, potente y reiterativo. Porque una cosa es cortar racionalmente gastos, y otra prescindir de sabias inversiones que ayuden a la revitalización. Se juegan demasiado.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers