Los proveedores de TI buscan su sitio en la pyme

Su precariedad tecnológica las convierte en objetivo prioritario

Que España es un país de pymes es algo que nadie pone en duda. Más del 80% de las empresas de nuestro tejido industrial se integra bajo estas siglas y genera más del 70% de la facturación del mercado de las TIC. Con grandes diferencias en cuanto a su tamaño, facturación y número de empleados, todas tienen un punto en común, la necesidad de mejorar sus infraestructuras y sistemas de información, lo que las convierte en objetivo prioritario de los proveedores de TI.

Dos han sido los principales factores que han llevado a los proveedores de tecnologías de la información a orientar una parte de su negocio hacia el mercado de las pymes. Por un lado, la drástica reducción de los presupuestos de inversión de las grandes multinacionales, y por otro, el descubrimiento de los beneficios que, para la mejora de sus procesos productivos y de su competitividad, tiene la tecnología.
“Entre los años 2000 y 2002 las grandes empresas –asegura Miguel Ángel Fernández, director general de la consultora española ExisTI–, realizaron elevadas inversiones en tecnologías, sin embargo, a partir del 2003 y sobre todo en el 2004, se ha producido un recorte en sus inversiones lo que ha obligado a los proveedores a orientar su oferta hacia el mercado de las pymes, que son las que actualmente están gastando una parte importante de sus presupuestos en tecnología”.

El tamaño no importa
En un punto coinciden los proveedores y es que aunque existen grandes diferencias en cuanto al tamaño de las pymes, éste no es un elemento determinante a la hora de medir su nivel tecnológico, como tampoco lo es su facturación, ya que el grado de informatización viene determinado en gran medida por su actividad.
“El nivel de informatización, de implantación de sistemas de información –asegura Pilar Carretero, directora de marketing de Compuware–, no tiene que ver con la facturación, ni con el número de trabajadores, sino con que la empresa considere la tecnología como un activo importante, que puede ayudarles a mejorar su propio negocio, aumentando su competitividad y ahorrando costes, económicos y de infraestructura”.
“Existen empresas con un número muy pequeño de trabajadores, en las que el 100% de su negocio depende de los sistemas de información, en las que la tecnología está en el corazón de su actividad e implicada en todas las áreas”, señala Jesús Cruz, director general de la pyme de Hewlett Packard para España y Portugal.
“En general las pymes del sector servicios son de las que más invierten en tecnología –señala Pablo Romero, director de marketing de la división de informática de Toshiba España–, es el segmento que está gastando más en la mejora de sus sistemas de información”.
Además aunque todavía son pocas las pymes que disponen de un departamento de sistemas o personal especializado, si están cada vez más profesionalizadas y saben lo que quieren, lo que ha obligado a los proveedores a cambiar la forma en la que se acercan a ella.
“Es necesario dar un giro mental cuando te diriges a una pyme –asegura Miguel Ángel Fernández de ExisTI–, no son ellos los que se tienen que adaptar a ti, sino tú a su forma de trabajar y de manejar su negocio”, y esto es algo que deben hacer los proveedores rápidamente si quieren seguir manteniendo el alto porcentaje de su facturación que proviene de las pymes, y que ronda, en términos globales, entre el 30 y el 35%.

Nuevas necesidades
La globalización del mercado, el alto grado de competitividad al que se enfrenta la pyme le ha obligado a cambiar su forma de integrar la tecnología en sus procesos de negocio.
“Se ha producido un cambio muy claro en las necesidades de la pyme –afirma Jesús Cruz–, el precio ya no es un factor determinante a la hora de decantarse por un proveedor u otro, sino que piden una solución global, probada, que se refleje eficazmente en su negocio final y que resuelva los problemas con los que se enfrentan en el trabajo diario”.
“Quieren un partner tecnológico a largo plazo –asegura Josep Romero, director de marketing de Watermark Spain–, capaz de dar respuesta a sus necesidades de hoy y de mañana, que pueda asesorarles sobre las mejoras tecnológicas que aparezcan en el mercado”.
La confección de ofertas por parte de los proveedores TIC permite afirmar que las áreas objeto de renovación tecnológica de la pyme y dónde mayores inversiones está acometiendo son la movilidad, la automatización de sus fuerzas de ventas y comerciales, la mejora de sus relaciones con los clientes, un control de la gestión de los flujos de información de forma on-line, así como el aumento de la eficacia en todo lo relacionado con el corazón de su negocio, es decir los entornos financiero, de planificación de su producción, etc.


Plan SUMA, el apoyo de las instituciones a la pyme
----------------------------------------------------------------------
A pesar del avance experimentado por las pymes en la modernización de sus sistemas, existen deficiencias significativas y una de ellas es su acceso a ayudas y subvenciones puestas en marcha por administraciones locales y autonómicas.
“Existen en estos momentos por parte de la administración –comenta Adrián Mouré, vicepresidente de Safelayer–, fondos para la implantación de proyectos tecnológicos en las pymes, muchos relativos a la seguridad y a la autenticación de usuarios, pero el problema es que no saben como acceder a ellos, o desconocen su existencia”.
Un ejemplo de estas ayudas es el plan SUMA puesto en marcha por la Cámara de Comercial e Industria de Madrid, con el objetivo de proporcionar a las empresas madrileñas un servicio de asesoramiento tecnológico que les ayude a modernizar sus estructuras y sistemas.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers