Actualidad

Linux: diferentes funcionalidades en una máquina

Vall Companys Grup

Vall Companys Grup es una empresa pionera en la integración ganadera que cuenta con 2.500 colaboradores a quienes, desde las numerosas empresas que constituyen el grupo, proporciona los animales para el engorde, el alimento, la asistencia veterinaria y farmacéutica y las gestiones en el momento de la distribución y venta de los animales. Con sede en Lleida y de carácter familiar, consta de 12 empresas y se localiza en España y EE.UU y tiene una producción porcina de 3,2 millones de cabezas y una avícola de 36,5. Cuenta con 500 empleados y dispone de 750.000 euros en recursos propios y 330 millones de euros en ventas.

(Alcántara). La tecnología siempre ha sido importante”, asegura ya desde el principio Pere Prenafeta, jefe de sistemas de información de Vall Companys Grup. La compañía dispone en cada oficina de un servidor que son PC con Linux que realiza diferentes funcionalidades.
Como explica Andreu Ibàñez, director comercial Internet Web Serveis (IWS), empresa de servicios que trabaja para el grupo, “hace de servidor de túneles para montar lo que es la red virtual dentro de Internet y hace de cortafuegos protegiendo el acceso a su red interna”. También proporciona servicios de Internet como el correo, hospedaje de web y algunas funciones más específicas en función de las aplicaciones de cada empresa.
Por ejemplo, para acceder al ERP hay middleware hecho a medida que corre sobre Linux. Otra función que realiza es la protección antivirus. “En el mercado hay muchas máquinas de diversas empresas que tienen esta funcionalidad pero no hay equipos en los que puedas integrar todas las funcionalidades”, destaca Ibàñez. “Para obtener lo que nosotros solucionamos con un sólo PC, y además le proporcionamos un servicio de vigilancia y de mantenimiento, tendrían que comprar más cajas y montarlo en racks diferentes. Y además dependiendo de casa externas y con unas funcionalidades cerradas. Ofrecemos funcionalidades abiertas que están en continuo movimiento y que podemos adaptar”.
Una de las virtudes que tiene el código abierto es que “podemos hacer lo que necesite el cliente, independientemente del tema de costes, ya que no se pagan las licencias de software, y tienen toda la aplicación en un sólo PC”.
IWS se encarga de cuestiones técnicas, mientras que los clientes realizan su gestión. Prenafeta asiente: “con pocos recursos hardware y pocas licencias y coste casi nulo, tenemos una base de datos fiable, un sistema operativo fiable y de hecho salen parches más rápidamente que con Microsoft”. El jefe de sistemas de información reconoce que “estamos contentos de la robustez del sistema y de lo fácil que es adaptarlo a nuestras necesidades.
De este modo, la principal ventaja es que, sobre Linux, se pueden desarrollar unas aplicaciones con unos costes mucho más baratos, “con un mayor control de las aplicaciones porque tanto nosotros como el cliente disponemos del código”, señala el director comercial de IWS. “El software libre en general permite hacer cosas que salgan a mejor precio. Que sean más buenas o más malas depende de la programación. Para el cliente uno de los principales beneficios es el tema de las licencias que no se pagan”, comenta.
En cuanto a la supuesta dificultad que se achaca a este sistema operativo, diferencia entre servidores y usuario. “Linux es difícil aún hoy en día y a pesar de que ha mejorado mucho para el usuario de sobremesa. Sin embargo, en tema de servidores es diferente y están más extendidos. Así por ejemplo el 80 por ciento de los servidores web son Linux o Unix. Es complicado en lo que es la parte de usuarios. Pero para los profesionales que saben de programación y hacen aplicaciones no tiene complicación”.
Las empresas que más se están interesando son las sensibles al coste. “A veces las empresas se gastan miles de euros en licencias de aplicaciones que en software abierto se podrían hacer y la aplicación funcionaría exactamente igual”, remarca Andreu Ibàñez. Ahora mismo, Linux “está al nivel de cualquier otros sistema operativo y esto lo reafirma el hecho de que empresas como IBM o Sun Microsystems, todos están yendo hacia Linux, y actualmente es una alternativa seria”.
IWS trabaja para Prisa y todas las páginas web del grupo como El País, Cinco Días o Los40.com está con Linux y “nosotros hacemos parte de las aplicaciones que están allí. La premisa es que la aplicación ha de funcionar como mínimo igual de bien”.
En cuanto a la mayor seguridad que se presupone en los sistemas de software libre, Ibàñez comenta que se debe a que las aplicaciones están desarrolladas por varias personas. “Y esto es lo más importante: que el código está a disposición de cualquiera. Cuando los programadores quieren hacer una aplicación y la programan, leen el código. Si compras una aplicación propietaria, no puedes ver el software. Sin embargo, en el software libre, como todo el mundo tiene acceso, si se comente un error en la programación, hay otras personas que lo detectan y se hace público y todo el mundo lo corrige”.
Normalmente estas aplicaciones que IWS desarrolla para los clientes “son a medida y no tienen sentido en otro sitio. Pero a veces hay aplicaciones que las hacemos bien para un cliente bien por Investigación y Desarrollo (I+D) que sí que las comercializamos haciendo pagar o no”. Sin embargo, como toda persona que trabaja con software libre, IWS colabora con la comunidad. “Trabajamos con un servidor web determinado y hacemos parches, novedades y arreglos y de eso se beneficia automáticamente toda la comunidad”.
Según los expertos, en el mundo Linux hay un nicho de mercado representado por los servicios. Y a eso se dedican empresas como la de Ibàñez. “Nosotros mantenemos servidores de Internet para otras empresas. Creo que hay mucho tema servicios porque el mercado de Linux está aumentando mucho. Y si se hacen instalaciones y se comercializan productos hay más servicios a su alrededor. Es un mercado que está creciendo y que tiene grandes perspectivas y, por tanto, se genera negocio: de programación, de servicios”.
En este sentido, la compañía IWS ha lanzado junto a la asociación de usuarios de Linux, Hispalinux, el portal Hispalinux.net, en el que se da a conocer las aplicaciones comerciales de este sistema operativo abierto.

En proceso de migración del ERP
En la actualidad el grupo está inmerso en un proceso de migración del antiguo software de CCS al ERP Microsoft Navision Axapta, que la consultora IFR está comenzando a implantar.
El software de que disponía la compañía se estaba quedando obsoleto y era “demasiado hecho a medida”, subraya Prenafeta. En cambio, “con Microsoft Navision Axapta nos aseguramos que si el día de mañana vamos a otro país o se abre otra unidad de negocio es más fácil adaptar el producto de manera horizontal a las diferentes legislaciones del país o a otro sector de negocio que todavía no se tiene. Supone más ventajas que un producto hecho a medida, que necesita de recursos humanos para evolucionarlo”.
Microsoft Navision Axapta gustó en la compañía “porque es muy amigable para el usuario, los desarrollos y adaptaciones a medida son muy sencillas. Este producto se adapta

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers