Liberar software para compartir, reutilizar y colaborar

La Administración Pública española afronta enormes retos tecnológicos, como son garantizar el acceso electrónico de la ciudadanía a los servicios públicos, permitir la reutilización de información y evolucionar hacia la interoperabilidad entre sus entes. El recientemente aprobado Esquema Nacional de Interoperabilidad establece claramente cómo lograrlos: compartiendo, reutilizando y colaborando entre administraciones. Es en este punto donde los eficientes modelos de cooperación basados en software libre se convierten en la mejor práctica posible.
La tendencia al empleo de software de fuentes abiertas es imparable en la Administración, pues es un hecho conocido que su uso permite un ahorro de costes y sobre todo, la libertad e independencia de elección de la estrategia tecnológica. La clave ahora es lograr que esas administraciones pongan estos activos de software a disposición de otras instituciones y transfirieran el conocimiento al sector TIC. Pero liberar no es sólo hacer público el código, sino diseñar un correcto modelo de explotación y comunidad que, promovido por las propias administraciones y con la imprescindible participación del tejido empresarial TIC local y las comunidades de desarrollo, garantice la sostenibilidad del software liberado a través de la transferencia de conocimiento, la transparencia y la correcta gestión de contribuciones.
Basándose en estos principios, la Administración reduce su déficit, aporta valor al sector privado, sobre todo a la empresa TIC local, favorece la competitividad y contribuye al desarrollo de una economía sostenible basada en el conocimiento y la innovación abierta.


Manuel Velardo es director de Proyectos y Servicios de CENATIC (Centro Nacional de Referencia de Aplicación de las TIC basadas en Fuentes Abiertas).

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes