Las nuevas tecnologías se abren paso en la formación del futuro

La UOC optimiza sus servicios con Redline Networks

Transcurridos ya más de 10 años desde que la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) iniciara su proyecto de formación a través de la Red, el crecimiento de la institución ha llevado a una evolución de sus sistemas. El traslado a un nuevo centro ubicado en el Parque Mediterráneo de la Tecnología, en la localidad barcelonesa de Castelldefels, ha servido para reorganizar toda la infraestructura y dotarla de aquellos equipos y sistemas de comunicaciones que contribuyan al desarrollo de la actividad en el Campus virtual.

El modelo educativo que la UOC puso en marcha en 1994 propugnaba que el empleo de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) debía favorecer la formación con Internet como base de su actividad. De 200 alumnos iniciales que se acogieron a esta modalidad, la Universidad ha alcanzado 34.000 estudiantes. Este crecimiento del Campus virtual, espacio en la Red en el que interactúan alumnos, profesores y gestores, ha llevado a la UOC a duplicar anualmente el caudal de datos que servía y adaptar sus infraestructuras. Fruto de esta evolución, se trasladó el pasado año su centro de datos (CPD) desde la sede central, en Barcelona, a las instalaciones ubicadas en el edificio del IN3 que la UOC dispone en Castelldefels, rehaciendo su arquitectura y dotándolo de más capacidades. Como explica Antoni Roure, director de telecomunicaciones de la UOC, “teníamos un problema de crecimiento y este proyecto nos permite mejorar los tiempos de acceso de los estudiantes y profesores al Campus Virtual”. La idea era proceder a una ampliación de sus instalaciones de forma sencilla y sin interrupciones del servicio, obteniendo una reducción de gastos al disminuir el caudal de datos.

Optimización de recursos
El proyecto de traslado del actual CPD se aprobó en enero de 2004. A partir de entonces se inicia un plan de migración. Según Roure, algunas insuficiencias que ya se habían detectado hacían referencia a “la instalación eléctrica del edificio o del aire acondicionado”. Así que la UOC decide empezar de nuevo, aunque conservando los equipos instalados en la sede central de Tibidabo, para obtener una sala de máquinas que permitiera realizar los backup. “En esta sala más pequeña, las prestaciones del equipo no son las mismas que las de Castelldefels, porque mucho de lo que teníamos en la sede central lo hemos llevado a las nuevas instalaciones. Esto nos permite tener un backup del disco en caliente al disponer de un sistema igual pero a escala más pequeña”. Si con los sistemas instalados en la sede central se pueden dar 1.000 sesiones simultáneas (clases) con los sistemas de las nuevas instalaciones se pueden alcanzar 2.500. El CPD de Castelldefels combina elementos antiguos y nuevos, como el robot para hacer backup en cinta.
El traslado de un centro a otro comienza con la migración del primer equipo en abril de 2004 y finaliza tres meses después. Todo esto, según Mónica Surinyach, del departamento de telecomunicaciones de la UOC, “con mínimas paradas y de forma transparente para los usuarios”. Se necesitaron nueve técnicos y dos responsables y se trasladaron 134 máquinas, entre servidores y otros 88 servidores, 13 subredes y unos 50 servicios.

Incrementar capacidades
Ahora la estructura del Campus está configurada para que en el centro del sistema esté la base de datos. Junto a ella, hay otra donde se almacena la información sobre la gestión. Ambas están replicadas con un backup automático. El centro dispone de una red de front-ends con 20 servidores, algunos de dos procesadores y otros de Sun con ocho cada uno. “Los front-ends construyen las páginas que recibe el usuario a partir de los datos de gestión. Junto a éstos hay elementos como el array de EMC, CLARiiON CX-500, con capacidad para 3 Terabytes de información, que incluye informaciones de materiales docentes y textos de e-mails”, explica Roure. Los servidores de front-end toman la información de las bases de datos, interrelacionadas con el disco de 3 Terabytes.
Con la ampliación se consigue incrementar el número de armarios de los que se disponía, pasando de 28 a 35, ampliables a 45. Según Surinyach, la capacidad del hardware ha pasado de los 2 a 3 Terabytes. “En este disco se guardan las bases de datos de Campus, la base de datos de gestión, los correos de Campus y el código web. Además, cuenta con dos procesadores de 2 Gigabytes de memoria cada uno y una capacidad de 7 Terabytes, ampliable al doble, aunque sólo tiene ocupada una séptima parte”. Ante el crecimiento de la UOC, sus responsables quieren seguir evolucionando esta capacidad progresivamente. El sistema dispone de la solución de Packeteer para el control del tráfico en Internet y existen cortafuegos que dan acceso a las redes dentro de la UOC.

Mejorar los tiempos de acceso al Campus
Otro aspecto que la UOC quería mejorar es el tiempo de acceso de los estudiantes y profesores al Campus. Aprovechando la ampliación de sus instalaciones, la institución incorporó dos procesadores Web I/O de Redline Networks para “acelerar los contenidos y mejorar la percepción del usuario”, según Roure, quien apunta que, como aún hay alumnos que se conectan con módem, el tiempo de acceso a los contenidos del Campus es mayor. “Los equipos de Redline comprimen la información http en el servidor de origen, con lo que conseguimos obtenerla en la mitad de tiempo. Los alumnos con conexiones más bajas son los que más percibirán la mejora”. La disminución en un 50% en el tiempo de acceso y la de costes de conexión a Internet, se perfilan como los grandes beneficios de la instalación de estos equipos.

Avanzando con nuevas propuestas
Gracias al ahorro que ha supuesto la incorporación de estos procesadores, la UOC está acometiendo otros proyectos para seguir optimizando su funcionamiento. Uno de los que están llevando a cabo es la contratación del servicio de una red de Content Delivery de Akamai. Teniendo en cuenta el modelo pedagógico de la UOC, basado en Internet y asíncrono, la entidad está contemplando dar acceso a determinados contenidos, como de vídeo. “La idea es que, además de disponer de la transcripción escrita de las conferencias más destacadas de la UOC, los estudiantes puedan verlo, teniéndolo en un servidor dedicado”. Para ello, la Universidad tiene contratado el servicio de Akamai, un sistema de cachés distribuidos por todo el mundo que permite que la información que es repetitiva esté disponible en caché cerca del usuario, en el caso de la UOC, las páginas web del Campus, grafismos y toda la información abierta en Internet. Finalmente, la Universidad está inmersa en la mejora de sus niveles de seguridad. Ahora cuenta con cortafuegos de nivel 3 y quiere incrementar sus niveles de protección.


Comunicaciones
------------------------
La ampliación de las capacidades de los sistemas de la UOC conlleva una transferencia de información que, a nivel de comunicaciones, requiere del empleo de diferentes tecnologías. Como apunta Antoni Roure, su director de telecomunicaciones, “como tecnología de red utilizamos Ethernet, con algunos puntos en los que hay redes troncales con fibra óptica y otros con cobre”. Las velocidades de transmisión oscilan entre 100 Mbps y el Gigabyte. El responsable añade que “lo importante es que somos u

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers