Las green IT, en auge

Las llamadas green IT o tecnologías que posibilitan la sostenibilidad medioambiental constituyen un importante nicho de desarrollo económico y tecnológico, así como una oportunidad clave para que la industria del sector continúe impulsando el crecimiento económico y el empleo. Ésta es la principal conclusión de un reciente estudio realizado por Ametic junto a Funcoas con la colaboración del Foro TIC para la Sostenibilidad y con el apoyo del Ministerio de Industria. El informe (Situación y retos de las Green TIC en España) pone de manifiesto que la aplicación de esta tecnología en diversos sectores económicos podría reducir un 15% las emisiones de CO2 previstas para el año 2020 en el mundo, lo que conllevaría un ahorro de 7.800 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. De ahí la importancia del sector TIC que, según Ametic, debería ser la base tecnológica en la que se sustenten los nuevos modelos de producción para cumplir las normativas europeas referentes a la eficiencia energética, la gestión de recursos naturales y en la protección de la biodiversidad. Y es que, según los datos de Ametic, la eficiencia energética proporcionada por las TIC puede llegar a suponer un ahorro de costes de unos 600.000 millones de euros en 2020.

Pero, ¿son conscientes las compañías y organismos públicos españoles sobre el necesario uso de este tipo de tecnologías? Según Silvia Guzmán, directora de Reputación y Sostenibilidad Corporativas de Telefónica, “éstas ya empiezan a ver el papel de las TIC como parte de la solución al cambio climático y palanca de ahorro en la factura energética, pero hay mucho por hacer”. Guzmán asegura que la crisis ha llevado a centrar el cambio climático en gran medida en la eficiencia energética y “ha mostrado que lo ‘green’ es un tema de negocio, es decir, de ingresos y de gastos. Las empresas lo están percibiendo así y se están beneficiando de los ahorros que permiten las soluciones”. En este sentido, la directiva aporta cifras interesantes: “Los servicios de inmótica de Telefónica suponen una reducción del 20 al 30% en energía y emisiones de CO2; nuestro sistema de geolocalización de flotas, basado en el M2M, implica una reducción anual estimada del 12% de combustible para los transportistas; y el hosting virtual o alojamiento virtual consigue, en comparación con el hosting físico estándar, una reducción del TCO (Coste Total de Propiedad) de la solución de hasta un 40% durante tres años”.

Guzmán considera que las Administraciones ven también la tecnología como una potente herramienta para aumentar la eficiencia de la gestión de los recursos y sostenibilidad. “De ahí su interés por convertir las ciudades en smart cities”, sentencia. En la actualidad, Telefónica trabaja con otras empresas en los proyectos de smart city de Santander, Málaga, Barcelona y Alcalá de Henares.

Para Miguel Ángel Ordoñez, responsable del área Centro de Datos en IBM España, Portugal, Grecia e Israel, “las previsiones derivadas de la Agenda Digital Europea sobre la influencia de tecnologías Green IT en la reducción de emisiones son importantes e incitan a trabajar sobre ello. La posibilidad de que las TI contribuyan a eliminar hasta 7,8 GtCo2 en 2020, manteniendo el crecimiento de la demanda es un reto importante”. Ordoñez opina además que la crisis económica ha provocado que las soluciones green “hayan pasado de ser una opción a una necesidad, especialmente desde el punto de vista de racionalización del consumo energético”.

Ordoñez asegura que su compañía ya lo abordó con su proyecto Big Green hace cinco años, consiguiendo duplicar la capacidad de sus centros de datos sin aumentar el consumo energético. El directivo de IBM asegura que en España comienza a haber preocupación e interés en promover proyectos de mejora desde distintos organismos públicos, “aunque muchos organismos regionales o nacionales, responsables del gasto energético no tienen aún un conocimiento específico de las distintas soluciones que pueden implantarse, su impacto, la metodología de gestión, etc.”. Para Ordoñez son las compañías con alcance integral en el mundo TIC las que pueden aportar “método, soluciones y conocimiento sobre qué hacer y cómo hacerlo”.

Manuel Vidal, director de Preventa de Hardware de Oracle Ibérica, y Alfonso Guilabert, director de Calidad de Fujitsu, están convencidos de que las empresas y los responsables de TI de compañías y Administraciones Públicas son plenamente conscientes de la importancia de tecnologías que cada vez consuman menos energía. “El uso de estas tecnologías no sólo ayuda a reducir las emisiones de CO2, sino que también reduce de manera muy sensible los costes de consumo eléctrico de las organizaciones, con un impacto positivo en la cuenta de resultados”, indica Vidal.

“En las relaciones diarias con nuestros clientes vemos que las cuestiones medioambientales son claves a la hora de tomar decisiones en el diseño de sus proyectos tecnológicos –afirma Guilabert–. Hoy en día no se concibe una propuesta tecnológica sin valorar el impacto medioambiental que conlleva”. En este sentido, recuerda, “Fujitsu se ha convertido en el primer proveedor con un rango completo de productos respetuosos con el medioambiente, e invierte fuertemente desde 1993 en el desarrollo de una completa gestión medioambiental, que nos permita ser plenamente verdes. Por estos motivos, y a pesar de la crisis, trabajamos activamente para crear nuevas tecnologías que permitan reducir hasta un 40% las emisiones de CO2 a la atmósfera, especialmente gracias a nuestra estrategia cloud computing y a la apuesta por la creación de centros de datos verdes”.

Desde SAP, portavoces de la compañía aseguran que el nivel de concienciación es cada vez mayor, “sobre todo, teniendo en cuenta por un lado el incremento en el precio de la energía (las procedentes del petróleo o electricidad) y, por otro, a que tienen que hacer frente a regulaciones cada vez más estrictas que obligan a establecer un mayor control sobre las emisiones de CO2”.

Estas mismas fuentes indican que, según sus estimaciones, las soluciones de gestión de la energía para empresas de fabricación están ayudando a sus clientes a ahorrar aproximadamente 8.000 millones de kilovatios-hora de electricidad o unas 5,7 millones de toneladas de emisiones de carbono, lo que permite ahorros de 550 millones de dólares en el gasto energético. La compañía menciona a Danone como ejemplo. La compañía (que utiliza las soluciones analíticas y de sostenibilidad de SAP para medir las emisiones de carbono de sus 35.000 productos y entender el impacto ambiental en cada paso del ciclo de vida del producto) se marcó el objetivo de reducir en un 30% su huella de carbono de 2008 a 2012 y acaba de anunciar que en 2010 llegó al 22% y que está en la senda adecuada para lograr su objetivo de 2012.

“En el entorno empresarial cada vez más global y exigente del siglo XXI, donde la competitividad de los mercados hace que las empresas necesiten diferenciarse, la apuesta por la innovación sostenible es un máxima para aquellas que quieran salir reforzadas y superar la actual situación económica”, apunta Carlos de la Iglesia, director de Desarrollo Corporativo de Microsoft Ibérica. De la Iglesia cree que ningún agente empresarial es ajeno a las necesidades locales y globales del entorno en el que opera: “El fomento de un desarrollo sostenible, una gestión de recursos óptima y el apoyo a prácticas medioambientales van a ser una exigencia de negocio y este modelo basado en las nuevas tecnologías va a ser una palanca que facilite el camino hacia la excelencia”, añade.

Para el directivo, las soluciones basadas en el modelo de informática en la nube está ayudando a las empresas a alcanzar la eficiencia energética al mismo tiempo que mejoran sus procesos, reducen gastos y alcanzan una mejor gestión de sus sistemas. “Un estudio elaborado por Accenture y Microsoft sobre medio ambiente y sostenibilidad confirma que gracias a los grandes despliegues de soluciones cloud de Microsoft se puede reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono en más de un 30%, si lo comparamos con esos mismos servicios instalados en la propia empresa”.

Principales barreras
Pero a pesar de las bondades de la tecnología verde y de que España se encuentra en segunda posición de empresas adheridas al EMAS (Eco-Management and Audit Scheme), sistema de gestión medioambiental de la Unión Europea y de que se ha convertido en el país que mayor número de empresas aporta al Índice Dow Jones de Sostenibilidad, en el mercado nacional, según revela el informe de Ametic, el desarrollo de las Green TIC se ve frenado por el bajo nivel de incentivos que las empresas obtienen, así como por la valoración económica del CO2.

Guzmán, de Telefónica, destaca que en España, al igual que ocurre en otros países, faltan de estándares de medición de los ahorros que generan las soluciones TIC para ofrecer a los clientes información objetiva sobre las ventajas, “es decir, servicios claros y comparables”. “De ahí la importancia del trabajo que está haciendo la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) y en el que Telefónica participa para crear metodologías comunes para todas las empresas proveedoras”.

La directiva señala la necesidad de seguir invirtiendo en innovación para desarrollar servicios de green TIC y de que no haya barreras regulatorias y añade que “se necesitan políticas para favorecer la demanda y extender entre las empresas y los ciudadanos el uso de tecnologías green que conduzcan a una economía y a una vida bajas en carbono”. Además afirma que, aunque se está avanzando, aún faltan modelos de colaboración entre empresas de diferentes sectores (TIC, energía, automoción, etc.) para llevar los proyectos a la realidad.

Ordoñez, de IBM, considera que mientras el Plan Europeo de Ahorro Energético ha tenido un eco positivo en general, “con ejemplos notables como Dinamarca y Alemania, en España hemos experimentado un éxito menor en la aplicación de medidas y consecución de resultados”. Ordoñez destaca tres barreras para la expansión de las TIC verdes: “La poca conciencia en los años anteriores de cómo las TI pueden ahorrar energía en áreas de alto impacto energético como edificios de oficinas y centros de datos; una escasa decisión a la hora de abordar proyectos basados en retorno de la inversión, en lugar de primar la solución de menor inversión inicial (la crisis y el recorte de presupuestos públicos sí se ha hecho notar en este punto); y la falta de conocimiento en soluciones TIC concretas por los expertos y responsables de la gestión pública energética”.

No obstante, el directivo de IBM es optimista: “No es difícil superar estas barreras. La creación de un equipo multidisciplinar dedicado a estas funciones es el primer paso. Recopilar conocimiento de las ineficiencias propias, tomar conciencia del punto de partida y establecer objetivos razonables. Después, es crucial plantear un proyecto de transformación particularizado y con amplitud de miras”.

La mentalidad es, según Guilabert, de Fujitsu, la principal barrera. “En su inicio, la aplicación de las tecnologías green en España se contemplaban como un proceso que lleva tiempo y esfuerzo, y que requieren de una gran inversión de los recursos antes de poder ahorrarlos. Pero ya tenemos constancia de que las empresas tienen, como uno de sus principales elementos de desarrollo, las cuestiones medioambientales, no sólo en el ámbito interno, sino en la relación con sus clientes y partners. Piensan en “green” como un elemento aglutinador de su estrategia, de reducción de costes y como su pequeña aportación para mejorar el planeta y evitar la destrucción del mismo”.

En este sentido, Manuel Vidal, de Oracle, no considera que exista “ningún freno esencial” a la implantación de tecnologías ´green´. “Simplemente, su difusión se produce acorde con los planes de inversión en TI de las organizaciones. Es decir, la introducción de equipamiento para sustituir o consolidar las infraestructuras existentes se produce siempre con tecnologías que son mucho más eficaces desde el punto de vista energético que la anterior generación”, sentencia.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
PROPUESTAS DE LOS GRANDES DE LA INDUSTRIA TIC

IBM
El Gigante Azul ayuda a sus clientes a definir e implantar sistemas de gestión energética, habilitar cuadros de mando para "conocerse" y "gestionarse", implantar herramientas energéticas y modernizar o construir nuevos data center más eficientes a través de sus proyectos de ingeniería, según afirma Miguel Ángel Ordoñez, responsable del área de Centro de Datos en IBM España. “El catálogo de productos y servicios que IBM ofrece ligados a la eficiencia es incontable: hardware, software de gestión de activos, proyectos de virtualización de servidores, gestión inteligente del almacenamiento de datos, business analytics, etc.”.
No hay que olvidar, añade Ordoñez, la iniciativa Smarter Planet de la compañía intenta agrupar planteamientos green y sus soluciones aplicadas a diversos sectores y ámbitos de la sociedad. “La mayor parte de los proyectos de innovación en nuestros laboratorios para los próximos cinco años tienen objetivos de eficiencia energética y gestión de recursos”.


Fujitsu
“Hacemos que cada actividad nuestra sea una actividad green”, explica Alfonso Guilabert, director de Calidad de Fujitsu. “Ya en 2007 se lanzó la Green Policy con el objetivo de contribuir en la reducción de emisiones de CO2, tanto de nuestros clientes como el impacto a nivel social. Para ello, nuestro I+D se centra en que los productos de Infraestructura, software, plataformas, etc. sean green, así como las soluciones que aportamos a nuestros clientes”, añade.
Fujitsu persigue conseguir, de cara al 2020, una auténtica green policy que incluye 20 temas concretos, “13 enfocados a aportar beneficios concretos a los clientes y la sociedad, como el desarrollo de tecnologías energéticas innovadoras y ayudar a reducir el consumo de energía; cinco reformas internas, incluyendo un drástico compromiso para disminuir las emisiones de dióxido de carbono que se producen como consecuencia de nuestra actividad empresarial y relacionadas con la biodiversidad. Por ello, esperamos reducir de cara al 2020, 30 millones de toneladas de CO2, es un compromiso firme”, afirma el directivo.

Microsoft
“El compromiso que tenemos en Microsoft es desarrollar tecnologías que ayuden a los consumidores y las empresas a reducir su huella medioambiental” –afirma Carlos de la Iglesia, director de Desarrollo Corporativo de Microsoft Ibérica–. Desde Microsoft colaboramos en la obtención de estos objetivos a través de una gran variedad de tecnologías. Algunas disminuyen la necesidad de usar papel, otras posibilitan que los ordenadores sean más eficientes desde el punto de vista energético y otras ofrecen alternativas al uso de combustibles fósiles, pero los objetivos de todas ellas son comunes: velar por la sostenibilidad del entorno mediante el uso más eficiente de la tecnología”.
Además, el directivo destaca los acuerdos de la compañía con otras organizaciones con el objetivo de alcanzar un entorno sostenible en el ámbito de la industria de las TI. Asimismo, internamente, Microsoft ha desarrollado una cultura organizacional sostenible con el fin, a medio plazo, de reducir en un 30% de su huella medioambiental.

Oracle
En Oracle, Manuel Vidal, director de Preventa de Hardware, explica que las nuevas generaciones de procesadores, y por tanto de servidores y sistemas de almacenamiento, son sensiblemente más eficientes que las anteriores en materia energética. “Por ejemplo, los nuevos procesadores de la serie M de nueva generación incrementarán 6 veces el rendimiento con similar consumo energético, e incrementa 1,5 veces la capacidad de cada hilo de ejecución (thread). Los nuevos procesadores de la serie T de nueva generación tendrán un rendimiento 2,5 veces superior con el mismo consumo energético. Estas mejoras de rendimiento suponen no sólo un menor consumo por equipo, sino también una necesidad menor en el número de servidores, menores necesidades de espacio y de refrigeración, etc.”.

SAP
SAP trabaja en dos vertientes. Por un lado, según fuentes de la compañía, tiene un programa interno para la reducción de emisiones de efecto invernadero en la que involucra a todos sus empleados y, por otro, desarrolla aplicaciones para que las empresas puedan implantar este tipo de políticas. Con respecto al primero, la compañía quiere reducir en 2020 las emisiones de gases de efecto invernadero a niveles de 2000. Desde hace cinco años se elabora un informe anual en el que una consultora independiente evalúa la sostenibilidad de SAP desde ambas perspectivas. El informe de 2011, presentado en marzo, destaca que la compañía incrementó su eficiencia en el carbono por quinto año consecutivo.
Asimismo, SAP tiene soluciones dirigidas a ayudar a las empresas en la gestión de su política medioambiental. Las soluciones SAP Carbon Impact OnDemand, y otras de evaluación de riesgos, EHS (Gestión de la seguridad, Salud y Medio Ambiente) y gestión de incidentes, SAP Smart Meter Analytics (para el análisis de los contadores inteligentes), mejoras en los servicios de documentación y contenido y el lanzamiento de la Herramienta de Elaboración de Informes sobre Emisiones CDP (Carbon Disclosure Project) son algunas de sus propuestas.

Telefónica
Para Telefónica “los servicios green son estratégicos”, según Silvia Guzmán, directora de Reputación y Sostenibilidad Corporativas de la operadora. “En los últimos años hemos avanzado mucho y en la actualidad seguimos desarrollando la oferta de servicios green para las empresas, los particulares y las ciudades. Nuestro objetivo es comercializar los servicios eficientes con un sello propio de ‘green tecnology”.
Para las empresas Telefónica ofrece servicios de inmótica, geolocalización y gestión de flotas, telepresencia y hosting virtual, entre otros. En cuanto a las ciudades, además de participar en proyectos de smart cities, trabaja en iniciativas del coche eléctrico.
Y para particulares la operadora tiene planteado un modelo global denominado “Green Customer Experience” y diseñado por su Oficina de Cambio Climático y Eficiencia Energética con el fin de “ofrecerles una experiencia green desde que se plantean comprar un dispositivo, por ejemplo, un teléfono móvil, durante su uso y hasta el final de su vida útil”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers