Las empresas han de asegurar la información como activo más que la infraestructura

Un informe de McAfee pone de relieve que la propiedad intelectual se está convirtiendo en el nuevo objetivo de los cibercriminales

Las cifras hablan por sí solas. Sólo el pasado año, en todo el mundo, las compañías perdieron 4.600 millones de dólares sólo en términos de propiedad intelectual, y gastaron 600 millones de dólares, aproximadamente, en reparar los daños causados por esta brecha de datos. Éstos son los principales datos aportados por el último estudio de McAfee sobre la seguridad de las economías de la información titulado Economías desprotegidas: cómo proteger la información vital, elaborado a partir de las encuestas realizadas a más de 800 CIO.
El informe pone de relieve que la propiedad intelectual se está convirtiendo en el nuevo objetivo de los cibercriminales. “Desde el año 2004 en el que publicamos el primer estudio sobre ciberdelincuencia hemos asistido a una profesionalización de estas bandas”, afirma Blas Simarro, director técnico de McAfee para España y Portugal. “Si antes los ciberdelincuentes lanzaban un ataque con el que no sabían qué iban a ‘pescar’ ahora lanzan ataques a compañías concretas para conseguir información de desarrollo industrial y propiedad intelectual”. De hecho, según el informe, el problema más importante para el 39% de los encuestados ha sido proteger su propiedad intelectual de ladrones de datos externos.

Amenazas internas
Sin embargo, no hay que olvidar, como señala Simarro, que “la principal amenaza para una compañía siempre ha venido de dentro”. Un peligro creciente teniendo en cuenta la situación económica actual, donde la recesión global continúa y crece el desempleo. En este sentido, el estudio revela que se ha percibido un aumento del número de empleados con dificultades económicas que está haciendo uso de su acceso a datos corporativos para robar información vital y que el 42% de los encuestados afirman que los trabajadores despedidos constituyen la amenaza más importante para esta información vital.
Es evidente que la seguridad es imprescindible y más si cabe en tiempos de crisis. Por ello, las compañías deben dedicar sus esfuerzos a esta área y darse cuenta que “más que asegurar la infraestructura han de asegurar el activo, la información”, puntualiza el máximo responsable técnico de McAfee para España y Portugal. Para llevar esta tarea deben, según Simarro, “primero evaluar dónde están sus activos de información y, segundo, darle la seguridad debida como el activo más valioso de la organización”.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes