La Universidad Antonio de Nebrija moderniza sus soluciones de acceso a Internet

Ha renovado los 'proxys' y ha instalado un sistema que le permite optimizar el ancho de banda

La Universidad Antonio de Nebrija es una institución española privada, laica e independiente que cuenta con dos campus en Madrid: el de la Dehesa de la Villa, que alberga el centro de Estudios Hispánicos, la Escuela de Negocios, la Escuela Politécnica Superior y la de Arquitectura, así como varios programas de la Escuela de Postgrado; y el campus de La Berzosa, ubicado en Hoyo de Manzanares, donde se imparten el resto de las titulaciones. Actualmente, la Nebrija acoge anualmente a más de 2.000 alumnos universitarios, de los que 180 se alojan permanentemente en la residencia universitaria. En cuanto a su plantilla, cuenta con 500 empleados, 150 permanentes y el resto asociados. “Desde su creación, hace más de 25 años, la tecnología ha formado parte de la Universidad y se ha fomentado la disponibilidad de equipos informáticos tanto para los alumnos como para el personal docente, investigador y de servicios. Los alumnos siempre han contado con aulas de ordenadores de acceso libre y aulas docentes, todas con conexión a Internet. Si bien no se trata de una universidad puntera, tecnológicamente hablando, sí se ha realizado un gran esfuerzo en la difusión de la tecnología poniéndola a disposición de toda la comunidad”, explica Daniel Magaña Martínez, director de Sistemas de la Universidad Antonio de Nebrija.
La red informática de esta institución docente cuenta aproximadamente con 3.000 usuarios, entre estudiantes, residentes, profesores y otros empleados. El servicio de acceso a Internet se realizaba con dos antiguos dispositivos Blue Coat Proxy SG, pero la demanda de ancho de banda del centro se incrementó, principalmente por el aumento de las conexiones a Internet, descargas de vídeos y visualizaciones online en streaming, provocando importantes problemas en el acceso a la Red y constantes interrupciones en el servicio. La infraestructura de red se encontraba permanentemente con las CPU entre el 90 y el 100% de su rendimiento, lo que hacía que en los momentos de mayor tráfico el sistema se saturara y que las máquinas no fueran capaces de responder adecuadamente.
Con la intención de optimizar los 100 Mb de ancho de banda instalados en la red y dar solución a los problemas en el servicio, los técnicos de TI de la Universidad decidieron renovar la pasarela de acceso con la tecnología de Blue Coat. “El proyecto comenzó en noviembre de 2010 al detectarse las primeras incidencias en la navegación de los usuarios. Una vez detectadas las primeras incidencias se habilitaron una serie de soluciones parciales, encaminadas a hacer una gestión de tráfico y del ancho de banda y, en paralelo, se inició el estudio de diferentes soluciones existentes en el mercado para realizar la gestión del ancho de banda y el servicio de proxy cache. Se descartaron otras soluciones del mercado ya que abarcaban servicios que se solapaban con los ya instalados y no cubrían satisfactoriamente la gestión del ancho de banda. Por otra parte, hay que tener en cuenta que ya veníamos trabajando con los proxys de Blue Coat desde 2006 y habían demostrado ser una solución muy robusta, potente y adecuada a nuestro entorno. Con respecto a la gestión de ancho de banda la tecnología de Blue Coat se adecuaba perfectamente a las necesidades de Nebrija”, comenta Daniel Magaña.
La solución propuesta por el equipo de Blue Coat incluía la optimización de la gestión del ancho de banda, tanto para el servicio de acceso a Internet de la universidad como para el host interno que mantiene el campus virtual del centro universitario. De esta forma, se decidió sustituir la anterior configuración por una nueva y se instaló un Proxy SG 900-10 de Blue Coat con la última versión del software SGOS v6.2, manteniendo los anteriores dispositivos Proxys SG como equipos de backup. Por otra parte, Blue Coat propuso a la Universidad la instalación de su dispositivo PacketShaper, para gestionar y optimizar el ancho de banda de la red.
Con la solución Blue Coat PacketShaper, el centro ha podido tener un conocimiento instantáneo de las aplicaciones y contenidos que circulan por la pasarela de acceso a Internet. De esta forma, los técnicos de la Universidad son capaces de priorizar los contenidos educativos, al mismo tiempo que se reduce el consumo de ancho de banda de todo tipo de contenidos en la red con la solución integrada.
Este proyecto ha tenido una inversión de aproximadamente 39.000 euros, y con ella ha podido solventar las incidencias en el servicio de Internet y ha conseguido mejorar la gestión del ancho de banda tanto para el servicio de Internet, como para su campus virtual.
Además de optimizar la pasarela de acceso a Internet de la universidad y acelerar la entrega de aplicaciones de vídeo, los dispositivos ProxySG ayudan al centro a proteger la información de sus alumnos, del cuerpo académico y de los trabajadores, a la vez que ofrecen un control minucioso del uso de las aplicaciones de media streaming, compartición de archivos peer-to-peer (P2P), mensajería instantánea y navegación web.

Campus virtual
La inmersión de esta universidad en el mundo de Internet no es sólo a nivel de navegación sino que esta institución ha apostado también por la formación a distancia y aplicaciones, como el campus virtual o las Web Conferences, han cobrado especial importancia
El campus virtual se utiliza para la formación presencial, semi-presencial y a distancia. En la formación presencial se utiliza como una herramienta de apoyo a la docencia donde los profesores cuelgan apuntes, proponen ejercicios y trabajos que se debaten en foros y “sirve como complemento a las sesiones presenciales que es donde se encuentra la mayor carga lectiva”, aclara Daniel Magaña. En la formación semipresencial y a distancia es donde el campus virtual juega el papel más importante ya que es el punto de encuentro y comunicación entre alumnos y profesores. Los profesores, a través de las herramientas del campus virtual, se comunican con los alumnos, ofrecen el material docente, organizan las entregas de trabajo y fomentan los debates usando los foros de la herramienta. Adicionalmente, disponen de una herramienta de Web Conference, basada en
Blackboard Collaborate, que los profesores utilizan para realizar sesiones de formación síncronas con sus alumnos. Estas sesiones pueden quedar grabadas y ser ofrecidas a posteriori a los alumnos que no pudieron asistir o incluso a otros alumnos que se matriculen con posterioridad. Blackboard Collaborate dispone de audio, vídeo, pizarra, transferencia de ficheros y otras herramientas muy orientadas a la docencia.
La plataforma para la formación a distancia es Dokeos que la Universidad ha personalizado y desarrollado para ajustarse a sus necesidades formativas y organizativas. En la plataforma hay cerca de 8.000 cursos habilitados de los que, aproximadamente, mil son cursos activos y el resto son cursos que tanto alumnos y profesores utilizan como referencia. “Este año hemos reforzado las herramientas de vídeo y audio-conferencia de Dokeos sustituyendo las originales por la solución de Blackboard Collaborate que funciona en modo SAS. Al fomentar el uso de herramientas de videoconferencia para la formación a distancia ha sido necesario hacer uso de las políticas de gestión de ancho de banda del PacketShaper de manera que prioricemos este tráfico frente a otro no tan crítico y exigente”, comenta el director de Sistemas.
Entre sus proyectos más inmediatos, la universidad tienen previsto abordar uno que está relacionado con la herramienta de Web Conference y que tiene como objetivo ampliar la cobertura más allá del entorno docente y utilizarla como oficina virtual para los departamentos académicos, investigadores y personal de servicios. “Además, estamos trabajando en la externalización de algunos servicios críticos como el campus virtual, lo que garantiza su disponibilidad y crecimiento en el futuro”.


Sedes conectadas
--------------------------
La infraestructura de la Universidad Antonio de Nebrija no es exclusiva para el centro docente sino que también da servicio a una de las residencias universitarias y a la Fundación Antonio de Nebrija. En total se encuentran conectadas tres sedes, dos en Madrid y una tercera en Hoyo de Manzanares, mediante circuitos MetroLAN de entre 100 Mb y 1 Gb de ancho de banda, centralizando la mayor parte de los servicios en el campus de La Berzosa en Hoyo de Manzanares.
La Universidad dispone de casi 800 ordenadores distribuidos entre aulas y personal docente y de servicios, a lo que se suman los 170 equipos personales de los residentes. Asimismo, cuentan con una red WiFi para las tres sedes “por lo que en ciertos momentos se superan los mil equipos conectados concurrentemente”.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes