"La seguridad como un ente aislado ya no tiene sentido en la empresa"

Joaquín Reixa, director general de Symantec España

Algo ha cambiado en Symantec desde el sorprendente anuncio de la adquisición de Veritas. A falta de las últimas aprobaciones de regulación, este proveedor de soluciones de seguridad se plantea una unión para toda la vida con el mundo del almacenamiento, obligados a entenderse por la implacable inercia del mercado. Frente a una fusión aún sin materializar, Joaquín Reixa, director general de Symantec España, valora con un sobresaliente la nueva visión de su empresa, que deja atrás a sus rivales tradicionales para jugar a un nivel más alto. A su variada oferta de seguridad y protección para todos los segmentos, suman ahora la de la información, para alejar cualquier conato de ataques y pérdidas irreparables. Les sobran los motivos para hacerlo.

Desde la compra de Norton a la de Veritas de este año, Symantec puede decir abiertamente aquello de cómo hemos cambiado y qué nos ha pasado. ¿Cómo valora esta evolución del antivirus a la de proveedor de soluciones de seguridad?
- Es verdad. Desde aquella famosa adquisición de Norton, que fue el primer paso para entrar en el mercado de seguridad, hemos cambiado mucho. La Symantec de entonces estaba muy enfocada al consumidor doméstico. Hacia el año 2000 se produjo el cambio de CEO, con la incorporación de John Thompson, procedente de IBM y un experto en temas empresariales en grandes corporaciones. Él introduce dos importantes cambios: focalizar por completo la compañía en temas de seguridad, vendiendo todo lo que fuera ajeno a este tema, y trabajar más en el área de gran corporación que en retail, obviamente, manteniendo a este canal, que es una fuente fundamental de nuestros ingresos.

Y comienza también una intensa política de adquisiciones,…
- Sí. Quizá la más sonada en aquel momento fue la de Axent, que es probablemente la base sobre la que se sustenta toda la tecnología de Symantec en temas de firewall, detección de intrusiones, etc. Sobre esta adquisición se empezó a construir la compañía que hoy conocemos. Desde entonces se han adquirido numerosas empresas, a un ritmo tremendo, ya que en los últimos cinco años se han comprado quince, y sólo en el pasado año fueron cinco. La política de Thompson es adquirir compañías con una tecnología puntera para, rápidamente, integrarla en el resto del portfolio, y en eso es un verdadero genio. Probablemente, la oferta que tenemos ahora es la mayor del mercado en materia de seguridad y, lo fundamental de ello es que está perfectamente integrada e intercomunicada desde principio a fin, formando un todo.

Pues lejos de aminorar el ritmo, iniciaron 2005 con el campanazo de la compra de Veritas, si bien, en un vistazo rápido, la sensación que tuvo el mercado era lo contrario, es decir, que Symantec era la adquirida. ¿Qué opina al respecto?
- La confusión es lógica, porque son dos compañías casi como dos gotas de agua en cuanto a tamaño y facturación se refiere. Por esta misma similitud, desde el primer momento nos hemos referido a fusión en nuestros comunicados. De hecho, cuando todos los organismos regulatorios lo aprueben, el accionariado quedará en un 60% por parte de Symantec, y el 40% restante de Veritas; casi, casi, a la par, con un peso algo mayor por nuestra parte. Como se desarrolle después el organigrama a partir del CEO, que sigue siendo John Thompson, honestamente, no tengo ni idea, porque el tema de la fusión se está llevando a cabo con sumo cuidado por las estrictas normas de regulación, de las que aún faltan algunas por aprobar.

Pero cuentan también con el beneplácito de los accionistas, en comparación con otras largas y recientes adquisiciones, ¿no?
- Es cierto que el accionariado de ambas compañías lo ha recibido muy bien, aunque no así el pequeño accionista, ya que tanto los títulos de Symantec como de Veritas se han desplomado. En este aspecto se está realizando un importante esfuerzo por parte de los ejecutivos de ambas compañías para transmitir el objetivo de esta fusión, la estrategia de la misma y darles confianza sobre el resultado final. Creo que es una tarea compleja comprender por qué dos monstruos empresariales se unen para construir otro más grande, y el accionariado duda si seremos capaces de realizarlo o no. Yo tengo una gran confianza, porque me parece una operación brillante.

¿Seguridad y almacenamiento es una unión ineludible para poder sobrevivir en el mercado?
- Yo creo que sí. De hecho, Symantec ha dado el primer paso en este sentido, pero veremos en breve cómo casi todas las grandes compañías de seguridad del mercado lo harán también.

¿Que tiemblen las compañías de almacenamiento o viceversa?
- Temblar no sé, pero sí veremos cambios en ambos sentidos. Esto es lógico, porque una compañía de almacenamiento clásica tiene que extender esa área a la seguridad del dato y de la protección del mismo. Creo que es un binomio que cada vez será más fuerte y la tendencia será unir ambos mundos. Además, la seguridad como un ente aislado en la empresa cada vez tiene menos sentido. La visión de Thompson es proteger la información tanto frente a ataques de terceros, de virus, etc., como de poner ese dato a disposición del usuario autorizado en el momento en que lo necesite. Y esta es una parte nueva para la compañía, con temas como administración de redes y datos, distribución automática de software y parches, copias de seguridad para recuperación frente a desastres de forma casi instantánea, como el recientemente caso del edificio Windsor o el 11-S.

¿Están de acuerdo con eso también sus clientes y los posibles adquiridos?
- Es curioso, porque lo han recibido con verdadera alegría. Tanto unos como otros han entendido perfectamente, con una claridad meridiana, el por qué de esta fusión y cómo seguridad y almacenamiento tienen que ir de la mano. Ven muchos beneficios en esta unión; desde la comodidad de hablar con un solo interlocutor, hasta la integración de tecnologías, porque es algo que los clientes demandaban desde hace tiempo. Desde el 11-S hasta ahora no ha habido más que ejemplos que justifiquen esta integración entre ambos mundos y ver el primer movimiento serio en este sentido les alegra enormemente.

Frente a la norma tradicional de ser reactivos en seguridad, ¿esta conjunción permite hacer realidad la proactividad en las empresas?
- Sin duda. La seguridad tradicionalmente ha sido muy reactiva y, hasta hace algo más de un año, no se empezó a hablar de proactividad. En ese sentido, una de las adquisiciones de Symantec fue SecurityFocus, una empresa con la mayor base de datos de vulnerabilidades y una enorme red de sensores monitorizando Internet en todo el mundo. Ese es el primer paso para ser proactivos, es decir, si somos capaces de saber lo que está pasando, mis riesgos potenciales ante nuevas vulnerabilidades o comportamientos anómalos que se están produciendo en la red son menores, ya que puedo avisar a mis clientes, y así éstos podrán protegerse y cerrar barreras antes de que les afecte. A partir de esto, está la tecnología de prevención de intrusiones y muchas más cosas, lo que conduce a la proactividad. Si a esto le añadimos la posibilidad de realizar un backup de los datos porque sabes que hay una alerta, te anticipas a posibles dañ

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers