La factura electrónica inquieta a Europa

La factura electrónica está de moda en Europa. Según estimaciones realizadas por la entidad Billentis, de los más de 30.000 millones de facturas que se generarán en Europa en 2010, más de 2.200 millones serán facturas electrónicas, lo que supone un crecimiento del 37%. 



Bajo este panorama, los ministros de Economía de la Unión Europea daban luz verde, a principios de este año, a una nueva directivia de facturación diseñada como paso decisivo en el impulso de la facturación electrónica, un proceso que según el Ejecutivo comunitario, permitirá ahorrar a las empresas europeas cerca de 18.000 millones de euros. Así las cosas, los países miembros tienen hasta 2013 para presentar una directiva que equipare la factura on line a la tradicional en papel.

Con este propósito, la Comisión Europea creó, a finales de 2009, un Grupo de Expertos independiente sobre facturación electrónica cuyo objetivo es crear un Marco Europeo (European e-Invoicing Framework EEIF) con recomendaciones para la provisión de servicios de efactura abiertos, competitivos e interoperables en el Viejo Continente.



La Conferencia sobre Facturación Electrónica en Europa, organizada por la Presidencia española de la Unión Europea y la Comisión Europea que tuvo lugar en Madrid, fue el escenario elegido para presentar las siguientes recomendaciones.



• Enfocarse en las necesidades de negocio específicas de las pyme, ofreciéndoles soluciones de factura electrónica fáciles de usar y que les ofrezcan una reducción de los tiempos de proceso de las facturas y de los costes de gestión.

• La armonización del marco regulatorio aplicable a la factura electrónica en Europa, partiendo de la premisa de dar un tratamiento equivalente a la factura en papel y a la factura electrónica.

• Creación de un contexto de uso de la factura electrónica que permita conseguir el máximo de interoperabilidad.

• Identificación de organizaciones a nivel nacional y europeo que lideren el impulso de la factura electrónica.

• Definición de un plan de comunicación efectivo que ponga adecuadamente en valor los beneficios de la adopción de la factura electrónica, dirigido tanto a prescriptores como a usuarios finales.

• Adopción de un estándar común de contenidos y modelos de datos de factura que es el UNCEFACT Cross-Industry Invoice (CII) v.2.



En cuanto a esta última recomendación, la Unión Europea espera tener acordado un estándar común para la factura electrónica este verano, según avanzó el presidente del grupo europeo de factura electrónica, Bo Harald. Durante su intervención, Harald señaló que los trabajos para estandarizar el modelo de factura electrónica entre los países europeos están “muy avanzados”, y destacó las ventajas económicas y ambientales que conlleva este formato.

Por su parte, el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros, destacó la importancia de desarrollar un marco regulatorio común europeo para estos temas, así como de impulsar el uso de la factura electrónica entre las pymes. Y subrayó el papel que debe tener la Administración Pública como motor de la implantación de este formato.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes