La crisis llega a los intocables

A todos. Esta crisis no se para ante nada ni ante nadie y el sector tecnológico al que las crisis anteriores casi ni le rozaron está sufriendo y, por lo que se ve, mucho. Quizás éste es un síntoma, como dicen muchos de los analistas del mercado, de madurez del propio sector. No lo sé, lo cierto es que empresas que hace unos meses acaparaban las portadas de todos los medios de comunicación por su exitosa evolución y cuyos directivos parecían estar tocados por algo divino, se han convertido en mortales. Y claro, esto es algo que no es fácil de digerir, y ésta es primera medida y casi, por lo que se ve, única que han tomado: despidos masivos.
Una acción que sorprendentemente se corresponde con unos resultados económicos que ya quisieran muchas empresas de sectores tradicionales para sus años de bonanza. No quiero decir con esto que vea innecesarias las múltiples reducciones de empleo o reestructuraciones –como gusta decir– sino que algunas de ellas no están justificadas con una viabilidad cuestionada de la empresa en cuestión. Lo que supone que una gran mayoría están orientadas a “optimizar las cuentas de resultados”, es decir, a ganar lo mismo o más y, de este modo, contentar a sus accionistas.
Lo de fomentar la innovación o luchar contra la brecha digital, argumentos ambos presentes en todos y cada uno de los mensajes de todas estas empresas que han llevado a cabo reducciones de empleo masivas, han quedado ahora con un contenido cuestionado.
Aunque, claro, ahora lo que argumentarán estas empresas es que se han visto obligadas a llevar a cabo esas reducciones de empleo para asegurar su viabilidad y su éxito en el futuro. En definitiva, que los argumentos los hay y de muy diversa índole. Cada uno que elija el suyo.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes